¿Qué nos dice la Torá?

Es imposible entender el texto de la Torá directamente. De su interpretación errónea aparecieron las religiones y todas sus distorsiones y nos hacen pensar que debemos cumplir sus preceptos en la vida corporal.

La Torá dice que el grupo creado por Abraham descendió a Egipto; es decir, comenzó a sentir mucho egoísmo.

Luego decidieron dejar el ego y elevarse por encima de él, esto es llamado éxodo de Egipto. Estaban dispuestos a conectarse para elevarse por encima de su egoísmo, es decir, aceptaron la condición de garantía mutua.

Sin embargo, para cumplir esta condición, comenzar a corregir el egoísmo y llevarlo en dirección de otorgamiento y amor, aún necesitamos la fuerza superior llamada, Torá, que significa Luz. Y la recibieron. La Luz entró en sus deseos egoístas y, por lo tanto, inevitablemente construyeron el becerro de oro.

Moisés es la parte que los une, los eleva sobre el monte Sinaí, que significa montaña de odio. Dividió la Luz y entró en sus deseos llamados, becerro de oro, los derritió y recibió la mezcla de terribles deseos egoístas mutuos, en los cuales existe la Luz Superior.

Ahora pueden empezar a trabajar con esta terrible mezcla, gradualmente extraer las partes requeridas y conectarlas en el sistema correcto.

Esto ocurre cuando Moisés baja del monte Sinaí por segunda vez, en Yom Kippur (día de expiación), con las nuevas tablas de la alianza, diez días después de Rosh HaShaná (año nuevo), es decir, después de darse cuenta de la agitación interna y de la llegada de metas, pensamientos y fuerzas totalmente diferentes para la corrección, de la existencia de un nuevo sistema.

En otras palabras, en diez días, es decir, en diez Sefirot después de Keter, llegan a Maljut y alcanzan plenamente el sistema donde existen. Por lo tanto, en Yom Kippur se juzgan ellos mismos, comprendiendo lo que necesitan hacer y deciden cómo seguir existiendo. Y la corrección real comienza después del día de la expiación.

Las primeras tablas de la alianza son la Luz sólida de Jojmá, la Luz más fuerte, que eventualmente debe llenar todos los deseos y alcanzar el estado del mundo del infinito, placer infinito. Simbolizan Tzimtzum Aleph (primera restricción).

Las segundas tablas de la alianza son construidas bajo la condición de Tzimtzum Bet (segunda restricción) cuando podemos corregirnos plenamente, sin temor, sin equivocarnos, porque la Luz Superior viene a nosotros, no con la misma fuerza que la primera vez y empezamos a sentir qué deseos pueden conectarse entre sí y cómo corregirnos adecuadamente.

En otras palabras, las segundas tablas simbolizan el estado pequeño, durante el cual corregimos nuestra naturaleza con acciones graduales. Todo el camino en el desierto, habla exactamente de este camino.
[200217]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 31/ago/16

Material relacionado:
Danza alrededor del becerro de oro y ruptura de las Tablas de la Alianza
La ruptura de las Tablas
¿De qué habla la Torá?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta