Una nueva vida #480 – No arregles una maquinaria oxidada

Una nueva vida #480 – No arregles una maquinaria oxidada
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Yael Leshed-Harel

Pregunta: El asunto del salario mínimo últimamente ha estado mucho en las noticias. Es asunto de gran preocupación no sólo en Israel también en otros países.

Nos gustaría examinar este asunto no tanto desde una perspectiva económica sino desde una perspectiva social. Después de todo, el salario mínimo en un país nos dice mucho acerca de la sociedad y saca a la luz muchos problemas relacionados con relaciones sociales en el país.

Como asesor de empleo, veo cómo la clase media está gradualmente cayendo a la categoría de los que ganan lo mínimo. En general, se refiere a cerca de un tercio de trabajadores que reciben el salario mínimo o un poco más. Es cerca de un millón de personas, incluyendo algunos que tienen educación superior: maestros, jóvenes arquitectos, trabajadores sociales, etc. Hoy muchos encuentran difícil llegar a fin de mes a causa de los bajos salarios que reciben.

En Israel, existen muchos argumentos acerca de este asunto, incluyendo aspectos morales y sociales ¿tiene caso forzar una igualdad artificial? o ¿es mejor mantener las leyes del libre mercado en cada área?

Los economistas tampoco han llegado a un acuerdo en este asunto. Algunos afirman que los salarios mínimos altos incrementan el desempleo y debilitan la economía. Otros creen que esas afirmaciones no tienen fundamento. Por ejemplo, siete ganadores del premio Nobel, niegan relación entre el desempleo y el salario mínimo y afirman que elevar el salario mínimo es benéfico para la economía.

¿Cuál es su opinión acerca de este asunto?

Respuesta: Trato con diferentes tipos de sistemas. Controlados por diferentes leyes que las aceptadas en la sociedad moderna. Son leyes de la naturaleza, no leyes artificiales de este mundo que son forzadas como resultado de la rivalidad egoísta.

Por eso, encuentro difícil entrar en la podrida estructura de la sociedad fundada en base a “perro come perro” y cada individuo es un enemigo despreciado. En esas circunstancias es imposible dar consejo acerca de asuntos específicos dado que el sistema entero no tiene esperanza. Lo único que podemos hacer es deshacernos de él y crear algo nuevo.

Por otra parte, ya hemos visto cómo destruir el mundo antiguo sin construir nada mejor. Después de todo, la base sigue siendo la misma base egoísta.

Hoy estamos sujetos a la economía de mercado que existe de acuerdo a sus propias reglas. Es decir, como regla, al empleador le gustaría no pagar nada a su empleado, por 24 horas de trabajo al día sin descansos ni vacaciones. El empleado, por otra parte, en general, no quiere trabajar excepto para recibir un salario en su cuenta de banco y no un salario mínimo sino un salario máximo.

Bajo esas circunstancias, la sociedad existe por el potencial competitivo de sus miembros: cada uno trata de lograr lo más posible en juegos de poder, negociaciones, acuerdos y muchos otros factores.

Por ejemplo, entre un empleador y sus trabajadores, existen leyes laborales, autoridades, sindicatos, comités de trabajadores, etc., pero las partes involucradas quieren beneficiarse de lo que sucede y nadie quiere que termine.

Después de todo, compañías, grupos y sindicatos tienen interés e incluso si pelean por los derechos de los trabajadores y las clases bajas, tratando de lograr salario mínimo, pensiones, estipendios y otros beneficios, aun así sólo piensan en sí mismos. Esas personas tienen buenos empleos y reciben su parte, en otras palabras, operan de forma egoísta.

Por lo tanto, no hay nadie de quién podamos demandar corrección. Es imposible corregir sólo parte del mecanismo. Si una maquinaria está completamente oxidada, podemos cambiar cierta parte, con una parte hecha de oro, perfecta en tamaño y en cada parámetro, pero esto no ayudará. La parte arreglada puede incluso interrumpir todo el sistema e incluso más.

Recuerdo cuando era estudiante, una chica decidió limpiar parte de la ventana en los dormitorios donde vivíamos. Como resultado, descubrimos que teníamos que limpiar toda la pared hecha de enormes ventanas. Y después cuando la luz del sol entró al cuarto, resultó que el cuarto entero necesitaba una buena limpieza.

En pocas palabras, si intentamos arreglar algo, necesitamos tomar el sistema entero en cuenta. Es un sistema integral en el cual todas las partes están conectadas mutuamente; es imposible aislar el salario mínimo como factor para el éxito económico. Tenemos que abordar el sistema entero de forma integral y darle una buena sacudida o, en otras palabras, llevarlo aparte y ensamblarlo una vez más de forma diferente. Ningún arreglo individual ayudará a la imagen completa.
[150601]
De Kabtv “Una nueva vida #480 – No arregles una maquinaria oxidada”, 23/dic/14
Video: Reproducir ahora      Audio: Reproducir ahora

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta