Drama en el camino espiritual

Tora, Deuteronomio 21:01 – 21:04: Cuando se encuentre un cadáver en la tierra que el Señor, tu Dios te da en posesión, tirado en el campo y no se sepa quién lo mató, tus ancianos y jueces deberán ir y medir la distancia desde el cadáver hacia cada una de las ciudades de alrededor.

Los ancianos de la ciudad más próxima al cadáver, deberán tomar una becerra con la que no se haya trabajado y a la que no se le haya puesto el yugo. Los ancianos de esa ciudad deberán llevar la becerra a un valle rocoso, que nunca ha sido cultivado y nunca ha sido sembrado. Y allí, en el valle, decapitarán a la becerra.

Puesto que la Torá habla sólo de nuestras acciones internas, aquí se habla de encontrar en ti mismo a la persona asesinada por ti. Al trabajar en ti, poco a poco sales del estado animal. Por lo tanto, tomas de tu cualidad un estado animal que es el más cercano a la “persona muerta”, un ternero y lo decapitas con la piedra.

El becerro se identifica con la cualidad de Bina, con leche y con la cualidad de otorgamiento. La piedra es Lev haEven (corazón de piedra), el egoísmo más pesado, imposible de corregir. En otras palabras, debes ejecutar una acción cuando tu egoísmo indomable, en su forma más baja, decapita el becerro que da vida, es decir, leche, que es llamada la Luz de Jasadim.

Con esto realizas una acción espiritual en nuestro mundo y al hacerlo, expías la muerte de la persona en ti. El reconocimiento del mal que haces, matando el germen de la futura persona en ti, te sirve como punto de partida para la elevación adicional.

Me detuve aquí sólo en algunos puntos de referencia. De hecho, nada es simple en absoluto. Se describe en forma de instrucción en la Torá y no está claro cómo se puede descifrar. Requiere toda la sabiduría de la Cabalá.

Resulta que matas la cualidad de otorgamiento en ti, realizas esta grave acción, como si te dijeran: “¡No puedes imaginar a quién mataste en ti! Y ahora lo haces conscientemente. A nivel humano, no viste ni entendiste que estabas matando a una persona en ti, pero a nivel animado puedes determinarlo. Así que, mata.

Esta es una acción interna muy profunda cuando obligas a tu egoísmo a matar la vida animal que te es familiar. Matas la raíz, de la cual el humano muerto por ti debía crecer y ahora puedes empezar a actuar.

Este es un gran drama interno y un acto de auto observación interna.
[203242]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 21/sep/16

Material relacionado:
Viviendo con las leyes de la Torá
De la entrega de la Torá al Dador de la Torá
Los sabores de la Torá

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: