Apoyo mutuo

Torá, Deuteronomio 22:4: 4Si ves el burro de tu prójimo o su toro caídos en el camino (a causa de su carga), no los ignores: ayúdalo (a tu prójimo) a levantar (su carga).

Un burro o un buey son animales que llevan cargas pesadas.  

Si ves que un amigo del grupo cae en su trabajo espiritual y no puede cumplirlo, debes ayudarle.

No quiero hablar de cómo sucede dentro de la persona -que es tu hermano o tu vecino, pero trabajamos entre nosotros en el grupo, exactamente en la misma forma. La vida es difícil para aquellos que se reúnen como grupo especial y trabajan entre ellos, sólo para alcanzar mayor adhesión y revelar al Creador. Después de todo, nuestra existencia debe estar dirigida, precisamente a un propósito espiritual y esto es de lo que la Torá nos habla.  

Sus leyes están establecidas sólo para el grupo que dedica su vida a alcanzar al Creador, a partir de su conexión mutua.

Así que, si ves que tu amigo, en el trabajo espiritual no puede hacer frente a su ego y tropieza y cae todo el tiempo, tienes que ayudarlo. Tienes que inspirarlo, hablarle, invitarlo, estudiar junto con él; es decir, hacer todo lo posible por apoyarlo. La próxima vez tú estarás en su lugar y él te ayudará.

Siempre funciona en mutualidad. Ayudando al otro, te unes a él o él se une a tí, como la parte inferior con la superior y ambas crecen espiritualmente.

Pero debes entender que si lo ves caer o crecer, es lo que tú percibes. Todo sucede en relación a tu individualidad y se te da para hacerte crecer. Es decir, “tu hermano está dentro de tí”. No hay nada fuera de nosotros. Todos los vecinos, bueyes, vacas, corderos, etc. -todo está dentro de nosotros. Son nuestros deseos humanos o animales, que necesitamos corregir de esta forma.
[204165]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 28/sep/16

Material relacionado:
El sistema de trabajo mutuo es la clave para el éxito
Cómo ayudar a un amigo
La espiritualidad comienza con la ruptura

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta