Haaretz: “Cómo puede Trump drenar el pantano“

En mi columna regular en Haaretz, mi nuevo artículo: “Cómo puede Trump drenar el pantano

Hasta ahora, Trump ha sido un luchador, pero para drenar el pantano y hacer USA grande necesita un milagro –unir a los ‘Estados Unidos’

No fue sorpresa que el ataque del presidente Trump del 7 de abril contra la base aérea siria, cuyos aviones aparentemente lanzaron bombas de gas sarín sobre civiles tres días antes, haya recibido críticas de los medios neoliberales. Sin embargo, la sensación general es que una respuesta militar estaba en orden.

El terror golpeó a Suecia apenas semanas después de que Carl Bildt, ex PM sueco, se burlara del presidente que dijo que los inmigrantes realizaron un ataque terrorista en Suecia, ‘¿Suecia? ¿ataque terrorista? ¿qué fumó?’  Ahora, después de que un inmigrante ilegal mató a cuatro personas e hirió a 15 en un atentado en el centro de Estocolmo, el actual primer ministro sueco declaró que Suecia ‘nunca volverá’ a los días de la migración masiva.

Finalmente, a pesar de meses de burla por la insistencia de Trump de que la administración de Obama lo espió a él ya sus asesores antes de las elecciones, Eli Lake, de Bloomberg, reveló que Susan Rice, ex consejera de seguridad nacional de Obama, lo hizo.

En conclusión, estoy de acuerdo con el ex vicepresidente Joe Biden, quien dijo el mes pasado que el presidente Trump merece la oportunidad de liderar el país.

Claves para seguir adelante

Para drenar el pantano’, como al presidente le gusta llamar a su intención de limpiar el desastre dejado por su predecesor, primero debe secar los arroyos que lo alimentan. En el caso de la sociedad de EUA, es división, desconfianza y alienación. La administración Obama, que muchos esperaban que sanara las heridas del racismo, logró exactamente lo contrario. Fue uno de los períodos de más división que Estados Unidos ha visto desde el final de la Segunda Guerra Mundial o desde antes. La elección de Donald Trump sacó estas grietas a la superficie, pero no las creó. En toda la sociedad estadounidense, la marginación acelerada está ocurriendo y el centro se reduce rápidamente en ambos lados del mapa político. Para limpiar todo, Trump necesitará encontrar la forma de ayudar a la sociedad a fusionarse en una sociedad con agenda y metas comunes y un acuerdo común sobre lo que es bueno para el país. En la actualidad, las tensiones son tan altas que si Trump falla, el siguiente presidente podría tener que enfrentar problemas como; estados que declaran su independencia política del gobierno central, enfrentamientos violentos agresivos entre policía y civiles y otros problemas característicos de países del tercer mundo, no del líder del mundo libre.

El presidente ya ha comenzado a aliviar las tensiones. Pasos como dar a colegios y universidades históricamente negros, un impulso tan esperado como parece, para superar a sus predecesores (incluyendo al primer presidente afroamericano) puede ganar puntos, pero no producirá cohesión ni solidaridad en EUA, a menos que sean parte de una estrategia inclusiva de conexión.

Un enfoque comercial

Uno de los principales activos del presidente es su enfoque empresarial de gobierno. Está dispuesto a hacer cambios tanto en política como en el personal. Buscan ideas para mejorar el gobierno, yo consideraría la posibilidad de construir un gabinete de gente comprometida a conectar al pueblo estadounidense, en lugar de promover una agenda política o sectorial específica.

El gabinete debe adoptar un enfoque positivo y proactivo que considere los problemas como indicadores de desunión social más que como crisis aisladas. El modo de trabajo debe ser como el de una familia sana: tendrá prioridades, pero sin descuidar a ningún miembro de la familia. Si la administración de Trump logra ver al pueblo así, no hay duda de que EUA volverá a ser grande.

El ángulo judío

Igual que en cualquier otra administración, en las últimas décadas, el gabinete de Donald Trump está lleno de judíos. La gente a menudo piensa que los judíos utilizan el poder financiero para pavimentar su camino a la cima. Pero, ver su éxito sólo como resultado de riqueza, pierde la fuerza clave de los judíos. Los judíos están en la cima, principalmente porque son grandes conectores. Su capacidad de conectar a la gente les da influencia en cada sistema. El problema es que los líderes políticos tienden a usar esta habilidad única para promover una agenda partidista. Trump establecerá un precedente si los usa para promover una agenda de unidad en todo EUA.

Hay una buena razón en el por qué los judíos sobresalen en conectar a la gente. Son la única nación en el mundo con un cumpleaños oficial. La Torá escribe que el día 6 del mes hebreo de Sivan, 2,488 en el calendario hebreo (1272 AC), el pueblo judío fue nombrado. El prerrequisito para declarar al pueblo judío, fue su unión ‘como un hombre con un corazón’. Desde ese momento, el ascenso y caída del pueblo judío ha dependido de su nivel de dedicación al principio de unidad.

En los siglos que siguieron a su nominación, los judíos soportaron incontables conflictos internos. Los superaron aplicando la ley que el rey Salomón expresó sucintamente: ‘El odio agita la contienda y el amor cubre todos los crímenes’ (Proverbios 10:12). Alrededor del inicio de la era común, perdieron su capacidad de ‘cubrir su odio con amor’ y la alienación entre ellos evolucionó a tal odio que trajo sobre ellos su exilio de la Tierra de Israel y la ruina del Templo. El Talmud (Masechet Yoma) lo dice claramente: ‘El Segundo Templo … ¿por qué fue arruinado? Porque había odio infundado en él. ‘

Después de la ruina del Templo y del exilio de la Tierra de Israel, los judíos siguieron siendo expertos en conexión, pero ya no quisieron conectar a la nación ‘como un hombre con un corazón’. En cambio, utilizaron la habilidad que habían afinado por siglos para promover los intereses de su grupo. El éxito político requiere buenas conexiones. Como resultado, los políticos siempre han empleado asesores judíos, usualmente bajo el título (despectivo): ‘judío de la corte’. Hace poco, Jonathan Levi del Forward preguntó: ‘¿Es Jared Kushner el ‘judío de la corte’ del reino de Donald Trump?

Hacer a EUA grande otra vez

Drenar el pantano requerirá que los judíos en la administración de Donald Trump trabajen de forma diferente a las administraciones anteriores. Para tener éxito, EUA debe ser una nación unida. Trump necesita exigir que, primero y ante todo, los judíos faciliten las conexiones y su relación en ambos lados del mapa político. Posteriormente, deben extender esa amistad al resto de la nación.

Si los judíos, en posición clave en ambos partidos, logran confianza y comprensión entre ellos, facilitará el proceso de reconciliación con el Partido Demócrata y podrán establecer un gobierno que goce del pleno apoyo del Congreso. Cuanto más espere Trump, más difícil le será operar, ya que las fuerzas divisorias como Barack Obama, John McCain y Bernie Sanders se fortalecen con el empuje implacable de los medios neoliberales, que abarcan casi todas las principales redes, incluyendo, en cierto grado a Fox News.

Normalmente, los asesores del presidente sugieren en qué dirección guiar al país y cómo hacerlo. Pero Donald Trump no es un presidente ordinario. Es líder de negocios que decide cómo quiere que sus asesores le ayuden. Si es inteligente, les pedirá que elaboren una ruta que conduzca del actual partidismo a la confianza, la cooperación y la eventual cohesión de la sociedad estadounidense y el establishment político. Esto hará a EUA no sólo grande, sino el modelo a seguir para las demás naciones, es decir, ‘luz para las naciones’. Ejecutar un plan de esta naturaleza, ciertamente drenará el pantano y garantizará a EUA, un futuro de seguridad, paz y liderazgo mundial.
[205640]

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta