Jewish Business News: “Uniendo los estados para un gran EUA en la era de Trump”

En mi columna regular Jewish Business News, mi nuevo artículo: “Uniendo los estados para un gran EUA en la era de Trump

El ataque con misiles de Trump contra Siria fue ampliamente aprobado, lo que indica que Estados Unidos quiere recuperar el papel de guardián internacional. Pero primero, Trump debe recuperar la unidad de Estados Unidos. Los judíos en su administración pueden ayudarlo a hacer precisamente eso.

En mi perspectiva, el tiempo de Trump en el cargo ha demostrado que merece la oportunidad de guiar al país, como lo expresó el ex vicepresidente Joe Biden el mes pasado.

Recientemente, el ex primer ministro sueco, Carl Bildt, se burló del presidente tras la implicación de Trump de que hubo un ataque terrorista en Suecia, perpetrado por inmigrantes. Bildt twitteó, “¿Suecia? ¿ataque terrorista?. Dos meses más tarde, el actual primer ministro sueco declaró que Suecia “nunca volverá” a los días de la migración masiva, después de que un inmigrante ilegal mató a cuatro e hirió a 15 personas en un ataque en el centro de Estocolmo.

Después de meses de burla porque Trump declaró que la administración Obama lo espió a él y a sus asesores, antes de las elecciones, Eli Lake, de Bloomberg, reveló que Susan Rice, ex asesora de seguridad nacional de Barack Obama, lo hizo.

Avance rápido

Trump debe seguir adelante con su agenda y llevar a EUA al siguiente nivel. Es decir, consolidar, unir y fundir la sociedad en un todo cohesivo. Como presidente de EUA, esta es su principal obligación para con su pueblo.

A pesar de lo que parece ser una campaña sistemática de medios liberales como CNN y el New York Times, para desacreditar al presidente Trump, las escisión que expuso por su propia elección, han estado en marcha durante décadas. Trump no las creó, pero su elección las llevó a la superficie.

El centro se está reduciendo rápidamente en ambos lados del mapa político. Trump llegó al poder en el momento en que el país requiere una transformación urgente en una sociedad con una agenda común.

El hecho de que Trump fue elegido demuestra que el pueblo estadounidense está en gran parte, detrás de él. Sin embargo, si sus acciones no forman parte de una estrategia global para unificar a la nación, no producirán el resultado deseado.

El gobierno no debe considerar los problemas como crisis aisladas, sino como indicadores de la desunión en la sociedad. El modo de trabajo debe parecerse al de una familia sana: tiene que priorizar, sin olvidar a ningún miembros de la familia. Si Trump logra a ver al pueblo estadounidense como a una familia saludable y cuida a todos sus miembros, no hay duda de que Estados Unidos volverá a ser genial.

El papel judío en la administración de Trump

Recientemente, Jonathan Levi, de Forward Magazine, preguntó: “¿Es Jared Kushner el ‘judío de la corte’ del reino de Donald Trump?” Claramente, no es el dinero de Kushner lo que el presidente Trump necesita. Él siente que necesita a Kushner precisamente donde lo tiene, como “asesor principal”.

Igual que con cualquier administración en las últimas décadas, la de Donald Trump está llena de judíos en posición clave. Los judíos están en la cima principalmente porque son grandes conectores, lo que los convierte en figuras clave en el funcionamiento de cada sistema. El problema es que cada administración usa a los judíos para promover su propia agenda. Trump establecerá un precedente si los usa para promover una agenda de unidad en EUA. Todos se beneficiarán con esto.

Hay una buena razón por la que los judíos sobresalen en conectar a la gente. El pueblo judío es la única nación del mundo que tiene un cumpleaños oficial. Según la Torá, el 6 del mes hebreo de Sivan, en el año 2488 en el calendario hebreo (1272 ac), el pueblo judío fue nombrado, al cumplir el requisito previo de comprometerse a unirse “como un hombre con un corazón”. Por lo tanto, el ascenso o caída del pueblo judío dependerá de su nivel de adhesión al principio de unidad.

La unidad de Estados Unidos primero

Si Trump realmente quiere cumplir su promesa de hacer a EUA grande de nuevo, tendrá que adoptar un enfoque diferente de sus predecesores. Eso también requiere que los judíos funcionen de manera diferente a las administraciones anteriores. Para que EUA sea grande, debe ser una nación unida. Trump debe exigir que los judíos faciliten la conexión y su relación entre ellos en ambos lados del mapa político y posteriormente, extiendan esa amistad al resto del pueblo estadounidense.

Si los consejeros judíos en posiciones clave establecen confianza y responsabilidad mutua entre ellos, será mucho más fácil para el presidente reconciliarse con el Partido Demócrata y establecer un gobierno que goce del apoyo pleno del Congreso. Mientras más espere Trump, más difícil le será operar.

Como líder inteligente, debe pedir a sus asesores que elaboren una ruta del actual partidismo a la confianza, la cooperación y eventualmente, cohesión de la sociedad estadounidense y el establecimiento político.

Esto hará de EUA, no sólo grande, sino también un modelo a seguir para las demás naciones, “una luz para las naciones”, si quieres. Implementar un plan de esta naturaleza revertirá la trayectoria global negativa y garantizará un futuro mejor para nuestros hijos y para las generaciones venideras.
[205427]

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: