JPost: “El papel clave de los judíos en la administración de Trump”

The Jerusalem Post publicó mi nuevo artículo “El papel clave de los judíos en la administración de Trump

Si yo fuera Donald Trump, haría que los judíos vieran que espero que se unan, porque todo depende de ellos.

La administración Trump lanzó recientemente un sitio web que ofrece a los estadounidenses la oportunidad de compartir ideas y sugerencias ‘sobre cómo puede el gobierno organizarse mejor para trabajar para el pueblo’ y ‘drenar el pantano’, como dice el sitio. En mi opinión, es un enfoque maduro y bienvenido de gobierno.

El sitio pregunta a la gente, ‘¿Qué agencia les gustaría reformar?’ Pero como yo lo veo, aquí está la trampa: el problema no es en las agencias, sino con los que las dirigen. Como sucede en la sociedad, los que dirigen el gobierno se vuelven tan alienados y narcisistas que el sistema se vuelve disfuncional.

Cada regla o regulación se establece para hacer frente a un desafío específico o un grupo de desafíos. Por ejemplo, el Departamento de Seguridad Nacional (DSN) se ocupa de luchar contra el terrorismo, vigilar fronteras, inmigración, aduanas, seguridad cibernética y prevención de desastres. Fue creado en respuesta a los ataques del 11 de septiembre. Pero no ha resuelto esos problemas. Lo que se logra son más reglas y regulaciones, tratando en vano de lidiar con los problemas.

Asimismo, en 1970, el gobierno de EUA creó la Agencia de Protección Ambiental (APA) para proteger la salud humana y el medio ambiente, redactando y aplicando reglamentos. Sin embargo, a pesar de un presupuesto anual de más de ocho mil millones de dólares, el medio ambiente sigue cada vez más contaminado y la calidad de aire, agua y alimentos disminuye.

Con los Departamento de Salud y Servicios Humanos, de Justicia, de Educación y todos los que el gobierno ha establecido, sucede lo mismo que con el DSN y la APA. Se ahogan en un pantano de regulaciones que los hace disfuncionales.

Cuando los primeros colonos judíos se establecieron en el Valle de Hula al norte de Israel, el área sólo era un pantano. Para secarlo, tuvieron que destapar la salida, una sección del río Jordán, llena de limo. Una vez que lo lograron, drenaron el pantano de Hula en poco tiempo, dejando detrás un suelo fértil y exuberante para el cultivo. De igual forma, el corcho que bloquea al gobierno para establecer una administración positiva es la alienación y el narcisismo arraigados en la naturaleza humana. Para drenar este pantano, el presidente de EUA, Donald Trump tendrá que lidiar primero con la desunión de la sociedad y, los judíos son la clave de su éxito o fracaso.

Por qué son importantes los judíos

El 14 de abril, Trump dijo en su discurso semanal, dedicado a Pesaj que ‘la historia del éxodo … es una historia de gente increíble que … elevó la cara de la humanidad. A través de los siglos, el pueblo judío ha … elevado al mundo inmensamente’.

La singularidad de los judíos es conocida desde que hay judíos. En su ensayo, La solución final, su autor León Tolstoi escribió: ‘El judío es símbolo de eternidad. Por tanto tiempo ha guardado el mensaje profético y lo ha transmitido a la humanidad. El judío es eterno. Es la encarnación de la eternidad’.

También, Mark Twain escribió en Complete Essays of Mark Twain: ‘Si las estadísticas son correctas, los judíos son sólo uno por ciento de la raza humana’ (En realidad, son .2 por ciento). Y, Twain escribe; ‘la contribución de los judíos a la lista mundial de grandes nombres en literatura, ciencia, arte, música, finanzas, medicina y aprendizaje oculto son fuera de proporción dado su número’.

‘Los egipcios, babilonios y persas se elevaron, llenaron el planeta de sonido y esplendor y se desvanecieron y pasaron; los griegos y romanos siguieron, hicieron gran ruido y se fueron’, continúa Twain. ‘El judío los vio a todos, los venció y sigue siendo lo que siempre fue. Todo es mortal, menos el judío; todas las fuerzas pasan, pero él permanece, ¿cuál es el secreto de su inmortalidad?

Una nación con un propósito

Los judíos existen, a pesar de persecuciones, porque hay un propósito para su existencia. Fueron creados para ser ‘luz para las naciones’, para conducir al mundo de las tinieblas a la luz, del odio al amor, de la separación a la conexión. Por eso, los judíos fueron declarados nación hasta que se comprometieron a ser ‘un hombre con un corazón’. Cuando un hombre preguntó a Hillel qué hacer para convertirse, el sabio le dijo ‘Lo que odias, no lo hagas a tu prójimo; esto es toda la Torá’ (Talmud, Masechet Shabat, 31a).

Incluso las religiones que surgieron del judaísmo reconocen su importancia seminal. El Nuevo Testamento dice, ‘la salvación viene de los judíos’ (Juan 4:22), y el Corán dice: ‘Oh hijos de Israel, recuerden el favor que Yo les he otorgado y los hice sobresalir entre las naciones’ (The Cow, 2.47, 2.122).

Al final, no hay escape, el mundo no espera nada menos de nosotros que Tikkun Olam (la corrección del mundo). Por esto, los judíos en la administración de Trump y en su familia están en posición ideal para que, al menos, comiencen a cumplir nuestra misión.

Más fácil de lo que parece

‘Cuando Israel se une, para ser único y no una figura imaginaria, sino una unidad real y verdadera, aceleramos y activamos la redención real, que es la redención total -redención después de la cual no hay exilio’, escribió el rabino Menajem Mendel Sjneerson (The Lubavitcher Rebbe) en Torat Menajem. Muchas referencias judías aluden al vínculo entre la unión de Israel y la conexión del mundo. En Aharei Mot, porción de la Torá, El libro del Zohar escribe, ‘He aquí, cuán bueno y cuán agradable es cuando los hermanos se sientan juntos. Estos son los amigos que se sientan juntos y no están separados unos de otros. Al principio, parecen personas en guerra, deseando matarse unos a otros. Luego, vuelven a estar en amor fraternal. De ahora en adelante, tampoco se separaran … Y por su mérito habrá paz en el mundo’. Rav Kook, primer rabino jefe de Israel, escribe (Orot Hakodesh): ‘En Israel está el secreto de la unidad del mundo’.

Hay una razón profunda por la cual los judíos siempre han cultivado la unidad como solución a todos los problemas. Como escribí en ¿Quiénes son ustedes, pueblo de Israel? y “Por qué la gente odia a los judíos y en muchos otros lugares, nuestra nación comenzó en la antigua Babilonia cuando Abraham nuestro padre vio que su pueblo en Ur de los Caldeos se volvía cada vez más alienado. Como Maimónides describe en Mishneh Torah (capítulo 1) y como el Midrash detalla (Beresheet Rabbah), Abraham quería ayudar a sus paisanos a superar su mutua aversión. Reflexionó y caviló hasta que se dio cuenta de que el odio no podría ser superado porque se deriva del ego humano, que es cada vez mayor. Siglos después, el Midrash (Kohelet Rabbah) resumió la esencia del ego humano con el adagio inmortal: ‘El hombre no deja el mundo con la mitad de su deseo en la mano. Si tiene cien, quiere doscientos y si tiene doscientos, quiere cuatrocientos.

Cuando Abraham se dio cuenta de que el ego crecía continuamente, también se dio cuenta de que en lugar de combatirlo inútilmente, la gente debería concentrarse en fortificar su unidad para igualar a su creciente odio mutuo. Entender esto fue clave para la singularidad de la nación que surgió de sus descendientes: el pueblo judío. El tipo de unidad de Abraham no era una unidad ordinaria, sino una forjada para superar el odio más feroz.

A lo largo de las generaciones, los judíos experimentaron muchos conflictos internos y guerras, pero todos fueron para aumentar la unidad y el amor entre ellos. El libro del Zohar (Beshalach) lo resume así: ‘Todas las guerras de la Torá son por paz y amor’ y el rey Salomón lo dijo poéticamente (Prov 10:12): ‘El odio agita la contienda y el amor cubre todos los crímenes’.

Abraham aceptó a todos en su grupo, sin discriminación ni precondición, excepto la voluntad de unirse. Como resultado, sus discípulos llegaron de toda Babilonia. Esto hace del judío una nación única, no por afinidad tribal sino por una ideología de unidad por encima del odio y con ‘representantes’ de todas las naciones del mundo. Por lo tanto, ¡Tikkun Olam, está en nuestro ADN!

Cuando Moisés salió de Egipto, quiso continuar donde Abraham lo había dejado. Ramchal escribe en Comentario Ramchal de la Torá, que Moisés ‘deseaba completar la corrección del mundo. Sin embargo, no tuvo éxito por la corrupción que se produjo a lo largo del camino’. Sin embargo, tan pronto como los judíos fueron declarados nación, se les dio la misión de ser ‘luz para las naciones’, específicamente, completar la tarea de unir al mundo .

Babilonia moderna

En muchos sentidos, Estados Unidos es la moderna Babilonia: una colección de etnias, culturas y razas. Como era Babilonia en los días de Abraham, EUA está en crisis. El pantano en el que se ahoga EUA, no es el laberinto burocrático que heredó de su predecesor, sino el cenagal de odio y alienación que envuelve a la sociedad. Los judíos en la administración de Trump tienen un papel clave que desempeñar en el drenaje: para empezar, trabajar en su unidad y, así, sacar el corcho que obstruye el drenaje. Si empiezan a cultivar una ‘unidad positiva y verdadera’, como dijo el Rabino Lubavitj, liberarán los poderes de unidad que se remontan a la formación del pueblo judío.

Pero no debe terminar ahí. La unidad debe abarcar a todo el pueblo judío y, posteriormente, a toda la sociedad de EUA. Tikkun Olam comienza dentro, pero no debe terminar allí. Cuando la gente expresa diatribas antisemitas como las de Mel Gibson, ‘los judíos son responsables de todas las guerras del mundo’, implica que creen que es nuestra responsabilidad arreglarlo. Incluso nuestras fuentes nos dicen: ‘Ninguna calamidad viene al mundo sino por causa de Israel’ (Talmud, Masejet Yevamot, 63a). Porque la gente lo siente en su interior, siempre y donde quiera que haya crisis, los judíos serán considerados responsables. Y, somos.

Si yo fuera Donald Trump, presionaría a los judíos para que se unan. No violentamente, pero ciertamente les haría ver que esto es lo que espero de ellos. Incluso un antisemita rabioso como Henry Ford veía el papel que los judíos debían desempeñar: ‘Los reformadores modernos, que construyen sistemas sociales modelo, harían bien en examinar el sistema social bajo el cual los primeros judíos fueron organizados’ (El judío internacional -el principal problema del mundo). Si Ford pudo verlo, ¿por qué nosotros no podemos?

Cuando nos unamos, inmediatamente se reflejará en el mundo entero. Como dijo Ford, la humanidad busca seguir el ejemplo de los judíos. Y como los judíos están separados unos de otros, necesitan recordar su llamado.

No debemos esperar a que nos obliguen. Debemos recordar que la separación entre nosotros está creciendo precisamente para que nuestra unidad crezca y cubra nuestro odio con amor mutuo, como lo hicieron nuestros antepasados. Cuanto antes empecemos, más fácil será drenar el pantano de odio que se extiende en EUA.
[205558]

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta