¿Tenemos protección de arriba? parte 2

Pregunta: Si la naturaleza nos cuida como una madre cuida a sus hijos, ¿no debe cuidarnos y protegernos de todo daño?

Respuesta: Un embrión dentro del útero de su madre se desarrolla bajo fuerzas controladas que actúan sobre él y es 100% dependiente del sistema superior. Este sistema tiene una meta: desarrollarlo y darlo a luz.

Dentro del sistema de la madre, fuerzas opuestas son activadas porque todo nace de la interacción entre dos fuerzas: positiva y negativa. Por eso hay sistemas de absorción y excreción de sustancias, todos ellos son controlados por el cuerpo de la madre, que tiene poder completo sobre el cuerpo del embrión.

Nos parece que el embrión sólo experimenta la bondad de la madre. Pero en realidad, fuerzas opuestas actúan sobre ella, estrictas, poderosas, en conflicto entre sí. Una fuerza obliga al embrión a crecer y expandirse; la otra ejerce presión sobre él y lo contrae. Es casi como respirar, inhalar y exhalar o el latido del corazón.

Hay muchas acciones que no vemos; sin embargo, todo desarrollo se produce como resultado de dos fuerzas opuestas: más y menos. Y hay material entre ellas, como si estuviera entre fuego cruzado. Por eso la vida del embrión no es tan fácil como nos puede parecer, es muy compleja. El embrión instintivamente realiza muchas acciones, algunas de resistencia y otras de conformidad con la madre.

Tiene una guerra real para recibir la fuerza adecuada y librarse de elementos extraños. El embrión hace un trabajo tremendo de discernimiento, consumo y eliminación. No creas que durante nueve meses esté descansando y creciendo pasivamente mientras la madre hace todo el trabajo.

Cada día hace un enorme trabajo bajo la influencia de fuerzas opuestas, hasta que lo moldean en la forma externa e interna precisa y lo preparan para nacer.

El embrión pasa por un proceso preparatorio dentro de la madre, para que cuando nace, no requiera nada más que energía externa, nutrición y abrir las células de memoria. En esencia, satisface todas las necesidades, ganadas durante la difícil guerra al lado de la madre y oponiéndose a ella. Tiene la fuerza de la pantalla y la restricción, el trabajo de discernimiento y síntesis. Esta es la verdadera guerra interior sin la cual el embrión no puede desarrollarse.

Por cierto, el embrión lo siente todo. Después de los tres primeros días de “absorber la semilla” y los siguientes cuarenta días de formación del feto, ya es una persona capaz de absorber y procesar información. No es sólo una masa de células, es una persona.

Incluso dentro de su madre y en un tipo especial de comunicación con ella, toma en la información del entorno externo, a través de ella y de otras formas. Y cuando nace, comienza a sentir el mundo externo. Es un nuevo grado de existencia.
[204595]
De Kabtv “Una nueva vida” 26/ene/17

Material relacionado:
Tenemos proteccion de arriba, parte 1
Como un embrión en el vientre materno
Volviéndose un embrión en el vientre del grupo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: