Ver un nuevo mundo

Torá, Deuteronomio 20:16 – 20:17: Pero en cuanto a las ciudades de estas naciones que el Señor, tu Dios te entrega en propiedad eterna, no deberás dejar ningún sobreviviente, deberás destruirlos por completo. Dichos pueblos son: el Jitita, el Emorita, el Canaanita, el Prizita, el Jivita y el Iebusita. Haz con ellos tal como el Señor, tu Dios te ordenara.

El hombre es un pequeño mundo y todo lo escrito en la Torá, habla sobre su corrección interna.  

Por lo tanto, en el esfuerzo por la unión para revelar al Creador, conquisto al resto de las naciones y sus ciudades, es decir, los deseos opuestos, con el propósito de su corrección adicional. Debo corregir todas mis cualidades egoístas, mi actitud egoísta frente a los demás, el odio, la envidia, etc.

La diferencia entre lo horribles fueron antes de la corrección y en lo que se convierten después de ella, resulta en un nuevo órgano sensorial en el cual comienzo a sentir el nuevo estado llamado “mi nuevo mundo”. Comienzo a ver un mundo diferente, en un estado independiente, corregido y altruista, en la cualidad de otorgamiento y amor.

Naturalmente, al hacerlo así, no abandono ninguno de mis deseos y cualidades anteriores, que me llenaban previamente de vida; los transformo en los opuestos, hacia el otorgamiento.  

Esto significa, “no deberás dejar ningún sobreviviente”. Así, hititas, amoritas, cananeos, fariseos, hevitas y jebuseos son la clave de los deseos egoístas que existen en cada persona y necesitan ser corregidos.
[202988]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 21/sep/16

Material relacionado:
La reconquista de Faraón
La conquista de la Tierra de Basán
La conquista espiritual de la tierra de Israel

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: