Hay dinero, pero no hay felicidad

En las noticias (Feeling Financial): “¿El dinero compra  la felicidad?. Depende. Probablemente ha escuchado que el dinero no compra la felicidad, hasta cierto punto. El ingreso que Kahneman menciona en TEDTalk es 60 mil dólares por año en EUA y es lo que otros estudios encuentran.

“Por encima de ese nivel de ingreso, su nivel de felicidad puede aumentar, pero a ritmo decreciente. En otras palabras, ganar 120 mil dólares por año no dobla la felicidad que se siente, cuando se gana 60 mil; no es gran cosa, pero hace las cosas un poco mejor.

“Kahneman afirma que el aumento en felicidad es sorprendentemente poco, por encima de 60 mil. Además, si bien, el dinero no compra la felicidad para tu yo experimentado, la falta de dinero puede hacer las cosas desagradables”.

Mi comentario: El dinero permite que la gente se consienta. Y, comienza a gastar millones en casinos o en otros lugares, para sentir un poco de sabor en vida, pero no lo logra. Deja de sentirla, incluso en cosas pequeñas. No siente gusto ni en comida ni en fútbol ni en vacaciones.

He conocido a mucha gente rica que aparentemente vive libremente y su cuenta bancaria siempre crece, pero básicamente es gente miserable. Puede viajar a donde quiera, ordenar lo que quiera, pero no siente satisfacción.

Después de todo, no puede haber placer en este mundo sin sentir deficiencia por algo, porque todo se logra en el contraste entre luz y oscuridad. Si no hay oscuridad, la gente tiende a intentar cosas diferentes y se pone en situaciones para despertar sentimientos fuertes, agudos y vivos, pero no funciona.

Pregunta: Al mismo tiempo, los jóvenes están ansiosos por progresar y gastan su vida tratando de lograrlo, incluso se dañan tratando de romper la barrera de ingreso anual de 60 mil dólares. ¿No entienden que eso no es la felicidad?

Respuesta: Es una ilusión y no podemos hacer nada al respecto. También yo solía creer que si viajaba de un país a otro y veía nuevos lugares y gente, sería feliz. Recuerdo lo atractiva que me parecía esa idea. Cuando éramos niños, soñábamos explorar el mundo, porque estaba cerrado para nosotros. Y cuando todo se abrió, lo único que se ve es el vacío.

Pregunta: Parece que el hombre necesita otro deseo, un deseo alterno.

Respuesta: Por supuesto. No me malinterpretes.

Hubo un tiempo en mi vida en el que viajé por el mundo y visité muchos museos, exposiciones, etc., pero todo se fue en un momento. Cada uno tiene un umbral, más allá del cual, deja de sentir algo nuevo, porque no hay nada nuevo. Nuestro ego comienza a desarrollarse hacia un nuevo umbral de sensibilidad y percepción.

Esta es la razón por la que la gente que no logra niveles superiores, que no alcanzan la Luz que entra en el deseo, que lo llena y representa áreas totalmente diferentes para alcanzar, el mundo superior, son muy miserables.
[195788]
De la lección de Cabalá en ruso 9/jun/16

Material relacionado:
La búsqueda de la felicidad
El dinero no compra felicidad
El principal problema de la humanidad: la falta de felicidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta