Otorgamiento es vida, recepción es muerte

Torá, Deuteronomio, Ki Titze, 23:04: Un amonita o moabita no entrará en la asamblea del Señor; ni la décima generación entrará en la asamblea del Señor.

Los deseos llamados amonitas o moabitas no pueden ser corregidos en la forma en que existen. Sólo se pueden corregir con la muerte. Es decir, que la persona anula completamente su egoísmo.

En otras palabras, las diez Sefirot están en el área impura, reciben para ellas mismas y en tal forma, que no pueden ser corregidas; por lo tanto, deben pasar por la anulación total de la intención. Esto es muerte. En la sabiduría de la Cabalá, todo lo que es otorgamiento se llama vida y lo que es recepción, muerte.

Por lo tanto, los deseos llamados siete naciones del mundo no pueden ser corregidos. Sólo podemos matarlos dentro de nosotros y hasta que su uso egoísta cesa completamente, podemos comenzar a convertirlos al uso altruista.
[205479]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 19/oct/16

Material relacionado:
Acercándonos a la corrección
La integración de fuerzas opuestas
La burra de Balaam

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta