Prueba de la virginidad

Torá, Deuteronomio 22:16-22:17: El padre de la chica declarará ante los ancianos: “Entregué mi hija como esposa a este hombre, pero ahora él la repudia. Miren, la acusa falsamente alegando que mi hija ya no era virgen en el momento de casarse. Pero aquí está la prueba de la virginidad de mi hija”.

La “prueba de la virginidad” son deseos personales del hombre. Quiere abandonarlos, no quiere corregir nada y dice que no son suyos.

No va a vivir con esa mujer ni engendrar su descendencia; en otras palabras, no acepta ni a ella ni el hecho de que puede crear algo junto con ella. Porque es imposible corregir tal egoísmo.

Vemos esto con ejemplos claros en nuestra práctica. La Torá describe estados por los que todos pasan en su camino individual. El individuo a veces revela en él, tales tierras bajas y egoístas, que no puede hacer nada.

Muchos seguimos adelante, pero muchos “caerán” y se irán. Otros vendrán en su lugar y así, la caravana gradualmente avanzará.

Torá, Deuteronomio 22:17-22:18: “presentará la ropa”  Los ancianos de la ciudad tomarán a ese hombre y lo flagelarán.

El individuo debe sentir sufrimiento porque quiere renunciar a curar su egoísmo. Sin esto, no querrá elevarse porque el sufrimiento lo ayuda a estar de acuerdo con la corrección. Y de esta manera es conducido hacia la felicidad, con la “vara”.
[204683]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 5/oct/16

Material relacionado:
Cómo renunciar realmente al egoísmo
Y ves una mujer hermosa
Una mujer es una copa de bendición

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: