entradas en '' categoría

¿Cómo no confundirnos en el desarrollo espiritual?

Pregunta: ¿Cómo puede la persona que ha avanzado espiritualmente, no confundirse entre las diversas formas de percepción? Por ejemplo, por un lado, el cabalista vive una vida ordinaria, pero por otro lado, está involucrado con el logro espiritual.

Respuesta: Al principio hay una ligera confusión, pero pasa rápidamente. Si estudias seriamente, te involucras en un grupo y tienes relaciones normales con los amigos del grupo, entonces no te confundirás con nada.
[208345]
De la lección de Cabalá en ruso 29/ene/17

Material relacionado:
Viviendo en dos mundos paralelos
Clarificando para mí mismo
Creciendo en un círculo de amigos

¿Por qué la humanidad no sabe nada acerca de Cabalá?

Pregunta: Cabalá es un método para comunicarse adecuadamente con la gente. La humanidad ha estado desarrollándose por miles de años, ¿por qué la humanidad no sabe nada de este método a comienzos del siglo 21?

Respuesta: Esto no tiene nada que ver con la inteligencia del hombre, depende de si surge en él la necesidad de descubrir la razón de su existencia, la pregunta de por qué vivo. Si tiene necesidad de eso, llega a la sabiduría de la Cabalá.

Pregunta: ¿Pero por qué el hombre no lo sabe? Hemos descubierto tantas cosas en nuestro mundo, hemos inventado tantas innovaciones tecnológicas, pero no tenemos ningún conocimiento básico de la sabiduría de la Cabalá.

Respuesta: El hombre no necesita saber lo que no se supone que deba saber. Por lo tanto, la Cabalá no fue revelada hasta el siglo 20, excepto por cabalistas individuales.

Incluso hoy, mucha gente no tienen necesidad de saberlo. Sólo aquellos que quieran, podrán alcanzar la sabiduría de la Cabalá. La siguiente fase intermedia será cuando todos aspiren al conocimiento cabalístico.
[208578]
De la lección de Cabalá en ruso 29/ene/17

Material relacionado:
La verdadera sabiduría de la Cabalá
Una nueva vida #309 – Desarrollo de la Tierra y de la humanidad
La sabiduría clásica de la Cabalá y la evolución a una nueva y urgente conciencia planetaria

Recompensa y castigo en nuestra vida, parte 1

Pregunta: Cada persona quiere recibir recompensas por sus acciones en la vida, no castigo. Pero a veces, aunque intentamos con todas nuestras fuerzas, no importa lo que hagamos, todo resulta desfavorable y ni siquiera está claro por qué ¿hay algún tipo de conexión entre nuestras acciones y los resultados que experimentamos en nuestra vida?

Respuesta: Esta no es una pregunta sencilla, porque todo el sistema está oculto de nosotros. Recibimos recompensas y castigos por todas nuestras acciones, pero ¿quién sabe exactamente qué es considerado recompensa y qué es castigo para nosotros?

Sólo una cosa se puede decir con seguridad: existimos en un sistema estricto de la naturaleza y por eso, cada uno de nuestros deseos —su uso, acto, palabra o hecho, cada matiz de nuestro comportamiento, inconsciente o intencional, cada pensamiento— todo afecta al sistema y, el sistema nos responde.

Todos existimos como dentro de una red, el problema es que no sentimos esta red. Pero sin duda, hay recompensa o castigo por todo. Todo este sistema se llama “realidad” o “mundo”. Pero, este es el mundo real, no el que aparece frente a nuestros ojos. Vemos sólo un segmento pequeño, una parte minúscula de la verdadera realidad.

Es imposible imaginar todo el sistema, si queremos entender el significado de nuestras acciones a través de la pequeña parte de este sistema general que podemos percibir y llamamos “este mundo”. Por eso, no sabemos qué respuestas desencadenan nuestras acciones. Hago algo y no entiendo qué tipo de influencia tengo en el sistema y asimismo, no siento la acción en respuesta, en su forma completa y verdadera.

Este es el problema de la ocultación. Todo el sistema se nos oculta. Recompensa y castigo son un área incomprensible y desconocida que no podemos investigar y mientras más estudiemos el sistema de la naturaleza, con ayuda de nuestras ciencias, más nos convencemos de que estamos entrando en espacios cada vez más internos y profundos, que se vuelven aún menos comprensibles para nosotros.

La naturaleza no se vuelve más clara, sino más oscura. No hay fin a esta profundidad. Por eso, es poco probable que en algún momento podamos descubrir la naturaleza del hombre, con la ayuda de la ciencia. En un tiempo, se intentó con psicología, pero muy rápidamente nos convencimos que ese no es el camino, porque inmediatamente caímos en áreas desconocidas que no ceden a los estrictos métodos científicos de investigación.

La sabiduría de la Cabalá nos dice que debemos alejarnos de la investigación del mundo exterior. Porque el mundo exterior es una ilusión que se forma dentro de nosotros, dentro de nuestros cinco órganos sensoriales, en respuesta a nuestra interacción con una parte mínima del sistema. Esencialmente, la punta del iceberg, mientras que el 99% de este sistema, sigue siendo desconocido.

Por esta razón, vale la pena concentrar nuestros esfuerzos en descubrir el sistema interior de percepción, en otras palabras, expandir nuestros órganos sensoriales hasta el punto en que, gradualmente, recibiremos y  revelaremos todo el sistema de la naturaleza. Cuando comencemos a descubrir este sistema, sentiremos lo qué recompensa y castigo significan y qué efecto tienen realmente nuestras acciones, es decir, cuáles son buenas y cuáles son malas.

Comenzaremos a percibir con mayor precisión los acontecimientos que se despliegan. Teniendo en cuenta que es posible que hoy percibamos recompensas y castigos como niños pequeños que piensan que dulces y refresco, son recompensa. Pero, sabemos que esto no es cierto en absoluto y que es castigo para el cuerpo, una influencia negativa, no positiva.

Por lo tanto, todo depende de quién juzga. En otras palabras, ¿podremos subir a un nivel más alto cada vez, como una madre con su niño, que lo protege de todos los problemas y no hace nada que pueda serle dañino? Por eso, lo que parece recompensa para el niño, para la madre, es castigo.

Así, siempre podremos comprobar, con respecto al grado superior y, en consecuencia, examinar y decidir dónde, en realidad, es recompensa y dónde castigo. La ciencia de la Cabalá nos permite hacerlo, a pesar de que nos exige un gran esfuerzo. Pero sólo de esta manera podemos descubrir que todo es realmente lo contrario, igual que con los niños. Lo que nos parece hoy recompensa, se descubre que es castigo y los castigos aparentes, son en realidad recompensas.

Existimos en un sistema falso construido enteramente sobre nuestro egoísmo, nuestro deseo de recibir placer y toda la realidad, todo el sistema, se comporta de acuerdo con una ley completamente diferente, la de otorgamiento mutuo. Es un sistema integral, dentro del cual cada elemento interactúa en completa armonía con las demás partes.

En este sistema, nadie hace cálculos para su propio beneficio, sino sólo para el bienestar de todo el sistema y lo que es bueno para el sistema general, se llama recompensa por todas sus partes. Lo que es bueno para una parte que se opone a todo el sistema, se llama castigo.

De acuerdo al grado de nuestro desarrollo y conexión correcta con el sistema general, cambiaremos nuestra comprensión de recompensa y castigo, de tal manera que consideremos recompensa lo que beneficia a todo el sistema y, lo que es bueno para mi egoísmo, en oposición al sistema, lo considero castigo.
[206293]
De Kabtv “Una nueva vida” 2/feb/17

Material relacionado:
Una nueva vida #822 – ¿Hay recompensa y castigo?
Castigo por malas acciones
Tanto la recompensa como el castigo están a mi favor

Mis pensamientos en Twitter, 22/jun/17

 

Comentario: Entre Dershowitz y Stone, Dershowitz es inútilmente correcto – El sitio web móvil de Jerusalem Post

De Twitter, 22/jun/17

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 19/jun/17
Mis pensamientos en Twitter, 18/jun/17
Mis pensamientos en Twitter, 16/jun/17

Brecha generacional, parte 2

Pregunta: Cada generación se caracteriza por distintos valores: unas valoran el dinero, otras el conocimiento y cada generación irá disminuyendo su aprecio a lo material y aumentando su búsqueda por los valores internos.

La brecha entre las generaciones se vuelven tan grande que no está claro cómo pudieran hoy los padres educar una nueva generación que vive en un mundo totalmente desconocido para nosotros. Después de todo, crecimos en el viejo mundo, el cual, tal vez ya pasó a la historia.

Respuesta: Esto se nota claramente. Imagina que un par de dinosaurios procrean un mono, esto marca el comienzo de una nueva era que, por lo menos, está muchos miles de años adelante. Y estos dinosaurios ven al mono y no saben qué hacer con él. Ni siquiera tienen claro qué darle de comer, cómo jugar ni de qué hablar con él.

Así nos sentimos a menudo hoy, en el papel de padres-dinosaurios, con un bebé mono que es mil veces más inteligente que nosotros. El niño también ve a sus padres y no entiende que es lo que quieren de él. Sus padres no lo entienden y no tienen conexión con su mundo. Están conectados con él sólo económicamente, así que espera que lo alimenten, que le den dinero y que lo dejen en paz.

Después de todo, él quiere entender la vida, como cualquier generación, es decir, satisfacer sus deseos. Y estos deseos no son como los de sus padres. Los padres quieren vestirlo bonito y el joven no piensa en la ropa.

Los padres apreciaron la música clásica y al hijo no le gusta ni entiende cómo pueden escucharla. Toda la cultura de los padres es tan opuesta a la cultura de los hijos, que no hay entendimiento entre ellos.  

Algunos no entienden ni pueden entender a los demás. Sólo coinciden en el terreno del alimento y del dinero —en lo que se refiere a los deseos corporales. Pero incluso en los deseos corporales, hay diferencias entre nosotros: lo que comemos no es lo mismo, el concepto de trabajo, dinero y carrera en el sentido que conocemos, ya no existe para la generación joven.  

Siguen su propia naturaleza y no quieren adaptarse a la naturaleza de sus padres. El hijo piensa que ya que sus padres lo trajeron al mundo, ahora ellos están obligados a mantenerlo —tal vez, incluso toda la vida. Los padres se apuraron para tener un trabajo cuanto antes, para empezar a trabajar y crear una familia. Pero sus hijos no tienen tales pensamientos ni motivaciones; quieren vivir toda su vida en la casa de los padres, en su habitación con su computadora.

Pregunta: Y, ¿qué aconseja usted a los padres en tal situación?

Respuesta: Nada puede hacerse si padres e hijos no alcanzan la misma profundidad. Para hacerlo, necesitan tener un nivel similar de desarrollo interno, que sea común a ambos, un tipo de “denominador común”. Y por ahora, no tenemos ese denominador común; sólo puede ser en el futuro, dependiendo de, hasta dónde la joven generación pueda alcanzar el desarrollo del alma.

En cada persona hay una parte que es eterna, no sujeta al tiempo y no cambia con los años. Si yo, que tengo setenta y mi nieto, que tiene diez años, empezamos a trabajar juntos en nuestra alma, tendremos un lugar en común —eterno y perfecto.

Será muy importante para el niño; de hecho, este asunto está mucho más cerca de la generación moderna que de las anteriores. Y así podremos alcanzar el contacto, la conexión, la comprensión mutua y el apoyo  —una verdadera vida global.

Veo esto en dos de mis hijos, quienes, como yo, están comprometidos en Cabalá. Por lo tanto, no hay malos entendidos entre nosotros, porque ellos sienten que Cabalá habla del significado de la vida, de su propósito y este trabajo, nunca se volverá obsoleto.
[205724]
De Kabtv “Una nueva vida” 18/abr/17

Material relacionado:
Padres e hijos: ¿Quién carece de entendimiento?
Dos socios: Egoísmo y altruismo
Cambiar la naturaleza humana

“Quitarle el calzado de su pie”

Torá, Deuteronomio 25:07-25:10: Pero si el hombre no quiere casarse con su cuñada, su cuñada deberá dirigirse a la corte de ancianos y declarará: “Mi cuñado se niega a perpetuar el nombre de su hermano en Israel. No acepta realizar el casamiento levirato conmigo”. Entonces los ancianos de su ciudad deberán citarlo y hablar con él. Y él deberá ponerse de pie y declarar: “No quiero casarme con ella”. Luego, su cuñada deberá acercarse a él a la vista de los ancianos, deberá quitarle el calzado de su pie y deberá escupir (en el suelo) ante él, y declarará: “Así se debe proceder con el hombre que no construya la familia de su hermano”. Su nombre será conocido en Israel como “La casa de aquel cuyo calzado fue quitado”.

“Mi cuñado se niega a perpetuar el nombre de su hermano en Israel” significa que él no tiene la habilidad de restablecer el nombre de su hermano dentro del sistema del alma colectiva. No puede hacerlo porque siente que su pantalla no es adecuada para corregir a la esposa de su hermano.  

Y por eso se niega; tiene que hacer la corrección de forma diferente. Tiene que ver con el hecho de que la mujer va con los ancianos, es decir, se eleva al siguiente nivel, conecta con los ancianos y ellos responden por ella. Ella le quita sus zapatos –naal (de la palabra “nael,” que significa cerrado o asegurado), es decir, completa ese nivel.

Pregunta: ¿Por qué se requirió a los judíos usar zapatos?

Respuesta: Todas las partes del cuerpo del hombre siempre tienen que estar cubiertas; ésto habla del hecho de que existe dentro de un sistema de diez Sefirot. Así somos creados a imagen y semejanza del sistema superior y esa es la forma en la cual debemos mantenernos en nuestro mundo.

No hay nada de más aquí, ni “pros” ni “contras”. La persona debe estar siempre vestida, incluso cuando duerme. No hay nada aquí que pueda ser interpretado de alguna otra forma. Por eso los judíos, como regla, llevaban zapatos, lo que prácticamente no existía en otras naciones, hasta los tiempos modernos. Sólo en los últimos 200 o 300 años, el uso de zapatos de generalizó, pero antes, todos caminaban descalzos y no se sentían incómodos.

Por cierto, los pies del hombre son tan peculiares, que al caminar constantemente descalzo, desarrolla una piel tan áspera que, ni siquiera siente cuando está parado en piedras afiladas. Puede correr en el campo y tropezar con objetos afilados y no sentirlo, como si llevara zapatos.  

Pero los judíos, en el antiguo Israel y a través de los milenios, caminaron con zapatos, esto simboliza su desapego de la tierra (del deseo de recibir)
[207349]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno”, 2/nov/16

Material relacionado:
Una vida nueva 566­ – Tres pies (Ragalim)
Anatomía espiritual
El mundo a través de diez Sefirot

Lección diaria de Cabalá – 25/jun/17

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora                Audio: Reproducir ahora

Preparación para el Congreso en Italia
Video: Reproducir ahora                 Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, “Prefacio a la Sabiduría de la Cabalá”
Video: Reproducir ahora                 Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam,”Tiempo de actuar”
Video: Reproducir ahora                 Audio: Reproducir ahora