Haaretz: “Supervivencia en la era de desempleo voluntario”

Publicado el 6 de junio de 2017

En mi columna regular en Haaretz, mi nuevo artículo: “Supervivencia en la era de desempleo voluntario

La vieja época, donde el trabajo era necesario, está terminando. Una nueva era sin empleo está naciendo y es mejor que nos preparemos.

El pasado abril, la Oficina del Censo publicó un estudio que mostró una tendencia preocupante: muchos jóvenes no desean trabajar aunque están perfectamente sanos y, la tendencia aumenta. La encuesta mostró que ‘en 2015, 1 de cada 3 jóvenes, cerca de 24 millones, vivía en casa de sus padres’. Además, ‘En 2005, la mayoría de los jóvenes vivían en su propio hogar … en 35 estados. En 2015, el número de estados donde la mayoría de jóvenes era independiente se redujo a sólo seis’. Pero quizás lo más alarmante es: ’De los jóvenes que viven en casa de sus padres, 1 de cada 4 es ocioso, ni estudia ni trabaja. Esta cifra representa aproximadamente 2.2 millones entre 25 y 34 años‘.

Mark Zuckerberg, director de Facebook, en su discurso de apertura en Harvard, dijo que debemos ‘considerar un ingreso básico universal para los estadounidenses’.

En lugar de trabajar, los millenials a menudo prefieren pasar el tiempo en el ocio. Por ejemplo, muchos, deciden quedarse en casa y jugar videojuegos en lugar de  buscar trabajo. No son ineptos ni ignorantes y, no es que sea difícil encontrar trabajo. Simplemente, los jóvenes de hoy no tienen interés en encontrarlo. No les interesa lo que les ofrece el mundo.

Esto debería advertirnos que bajo la superficie, hay una historia diferente. La vieja era, donde el trabajo era necesario, está terminando. Una nueva era sin empleo está naciendo y, es mejor que nos preparemos. Si nos preparamos correctamente, será transición pacífica y agradable. Si nos detenemos y esperamos que el desempleo nos atrape sin preparación, la transición será mucho más dolorosa.

ingreso básico y amenaza de radicalización

Mark Zuckerberg, dijo debemos ‘considerar el ingreso básico universal’. Yo lo he escrito antes, no tengo duda de que en el futuro previsible será necesario proporcionar un Ingreso básica a todos.

Sin embargo, aunque un ingreso básico resuelve las necesidades físicas, no da ni propósito ni significado en la vida. Ni videojuegos ni cannabis barata entorpecerán a la gente por mucho tiempo, ya que la naturaleza humana es buscar un propósito. Si la gente no puede hallar el sentido de su vida, buscará los extremos. Esta tendencia ya está en marcha, muchos jóvenes se radicalizan, en su búsqueda de significado, esto los hace peligrosos para la sociedad (véase el reciente ataque terrorista de Manchester). Sin una solución, la tendencia se extenderá y la violencia y el terrorismo harán que la normalidad sea obsoleta.

Una espada con veneno en su punta

Para cambiar sin problema ni dolor del modus operandi egocéntrico en el que hemos vivido hasta ahora, en la nueva era debemos entender su naturaleza para cosechar sus beneficios potenciales y así, evitar sus engaños.

Cuando empecé a estudiar Cabalá con mi maestro Rav Baruch Ashlag (RABASH), me dijo una alegoría escrita por su padre, Rav Yehuda Ashlag, conocida como Baal HaSulam (Amo de la Escala) por su comentario Sulam a El libro del Zohar. En su introducción al Árbol de la Vida, Baal HaSulam escribió que el ego es como un ángel sosteniendo una espada, con una gota de néctar dulce y venenoso en la punta. Este ángel, nuestro ego, nos obliga a abrir la boca y a beber el dulce néctar hasta que nos mata.

La espada, el arma de nuestro ego, amenaza con cosas terribles que sucederán si no nos atenemos a nosotros mismos. Nos promete felicidad si nos entregamos a la auto-absorción, pero el néctar en la punta (breves momentos de gozo) sólo nos hace anhelar más néctar. Con el tiempo, nos volvemos tan narcisistas que perdemos todo contacto con la realidad, como si hubiéramos muerto.

Hoy sabemos que Baal HaSulam tenía razón, pero hasta hace poco no era claro que debíamos encontrar un modo práctico de ir del néctar del egoísmo, al nuevo incentivo para existir -el placer en las conexiones positivas.

Un remedio de la antigüedad

A lo largo de la historia, sólo una nación ha tenido el privilegio de vivir bajo un paradigma de conexiones positivas. Esta nación, el pueblo judío, surgió del grupo que Abraham el Patriarca estableció, cuando vio que en los pobladores de Ur de los Caldeos, aumentaba peligrosamente el ego.

En el tiempo de Abraham, en toda la antigua Babilonia (Ur de los Caldeos era una parte), la gente se hizo cada vez más egoísta. El libro Pirkei de Rabbi Eliezer (capítulo 24) dice que cuando Abraham pasó por la Torre de Babilonia, vio la creciente alienación entre sus constructores. Se volvieron tan indiferentes unos hacia otros, que ‘Si un hombre caía y moría, a nadie le interesaba. Pero si caía un ladrillo, se sentaban y gemían: ‘¡Ay de nosotros! ¿Cuándo vendrá otro en su lugar?’ A medida que su alienación creció, querían hablar entre ellos, pero no conocían el lenguaje del otro, ¿que hicieron? Cada uno tomó su espada y lucharon hasta la muerte. De hecho, la mitad del mundo fue sacrificada allí y el resto se esparció por todo el mundo‘.

Abraham se dio cuenta de que los babilonios eran incapaces de superar su ego. Para curar a la sociedad del egoísmo, adoptó un enfoque sencillo: en lugar de combatir la separación, preferir dar y conectar.

Los seguidores y descendientes de Abraham continuaron desarrollando su unidad por encima de su creciente ego, hasta que forjaron lazos tan estrechos que se convirtieron en lo que el gran comentarista RASHI, llamó ‘un hombre con un corazón’. Hasta después de forjar esta unidad profunda, los descendientes de Abraham fueron declarados nación -la nación judía. Por eso el libro Yaarot Devash (parte 2, Drush 2) dice que la palabra Yehudi (judío) proviene de la palabra Yihudi, unida.

Durante muchos siglos, los primeros judíos desarrollaron su método, ajustando la unidad con el creciente ego. Cada vez que su egoísmo prevaleció, lucharon y discutieron entre sí. Y cada vez que coincidió la discordia con la conexión, se elevaron a nuevas alturas de unidad. Por eso El libro del Zohar (Beshalach) dice: ‘Todas las guerras de la Torá son para la paz y el amor’.

Cambiar el enfoque hacia conexiones positivas

Los antiguos judíos legaron al mundo los valores que aún apreciamos. El historiador Paul Johnson escribió en Historia de los judíos: ‘Debemos a los judíos la idea de igualdad ante la ley, tanto divina como humana; de santidad de la vida y de dignidad del ser humano; de conciencia individual y de redención personal; de conciencia colectiva y por lo tanto, de responsabilidad social; de paz como ideal abstracto y amor como fundamento de la justicia y muchos otros elementos que constituyen la base moral de la mente humana ‘.

Pero, en vez de ser ‘luz para las naciones’ elevando al mundo a una existencia de conexión, los judíos cayeron en el egoísmo. Desde su caída, la humanidad no ha podido establecer estructuras sociales sostenibles basadas en conexión positiva.

Por eso, ahora que nuestro ego ha agotado su encanto, tenemos una oportunidad real de restablecer una sociedad que de felicidad y significado a nuestra vida, con conexiones positivas y responsabilidad mutua.

Ahora que la sociedad puede dar a cada uno un ingreso básico, podemos enfocarnos en mejorar nuestra conexión. Dado que tener profesión ya no le interesa a los jóvenes, buscarán significado en otro lugar y, un significado profundo y duradero sólo puede encontrarse en la conexión humana positiva.

En La influencia oculta de las redes sociales, famosa plática en TEDTalk, el aclamado sociólogo Nicholas Christakis detalló lo que la ciencia ha revelado sobre el impacto de la conexión humana: ‘Nuestra experiencia del mundo depende de la estructura de las redes en las que residimos y de lo que surge y fluye por esas redes. La razón, creo, es que los seres humanos se unen y forman una especie de superorganismo‘.

Un nuevo conjunto de industrias -acerca del corazón

Para ir del individualismo a la conexión positiva, debemos aprovechar el creciente tiempo libre de la gente, para darle una formación que le ayude a establecer esas relaciones. Además, para garantizar que todos participen en la formación, debemos dar ingreso básico sólo a quienes participen.

La participación obligatoria es condición para recibir la renta básica y servirá a dos propósitos: 1) quien recibe dinero gratis sin restricciones no se siente obligado con la sociedad y probablemente será cada vez más narcisista y antisocial. 2) como escribí arriba, la gente sin un propósito en la vida, necesariamente lo buscará y posiblemente se radicalizará. La formación le enseñará a fomentar conexiones positivas, eso le dará el significado que busca en la vida.

Con la tecnología actual, dar estos entrenamientos puede ser casi sin costo. Con reuniones en línea y talleres guiados, la gente aprenderá a conectarse por encima de su odio, tal como Abraham y sus discípulos lo hicieron hace casi cuatro milenios. Incluso el antisemita más notorio de la historia americana, Henry Ford, recomendó aprender de los primeros judíos, en su libro El judío internacional, el principal problema del mundo. En sus palabras, ‘Los reformadores modernos, que construyen sistemas sociales modelo, harían bien en examinar el sistema social bajo el cual los primeros judíos estaban organizados’.

De hecho, es lo que debemos hacer. Gobiernos, municipios y otras organizaciones deberían participar en crear estos entrenamientos para la gente. Una vez inscritos, los alumnos ya no serán considerados desempleados. Serán considerados empleados cuyo trabajo es fomentar conexión positiva en la sociedad. En el futuro próximo, esta forma de conexión se convertirá en el producto más buscado del mercado. Las conexiones positivas son la base de toda sociedad sustentable. Por lo tanto, los ‘trabajadores de la producción’ que organicen conexiones serán invaluables para su comunidad.

Thomas Friedman, columnista del New York Times, dijo en una entrevista en el programa Tucker Carlson Tonight: ‘Conectar gente con gente será un trabajo enorme. …Yo creo que el mejor trabajo será de persona a persona. Vamos a ver una nueva serie de puestos en la industria alrededor del corazón, en conectar gente con gente‘.

Friedman está en lo correcto, pero, sin una tecnología como base de esta nueva industria, el producto será deficiente. Aquí es donde entra en juego el método de Abraham. En mi libro Completando el círculo: método comprobado empíricamente para encontrar paz y armonía en la vida, detallé la tecnología para fomentar la conexión sobre la alienación. Esta tecnología es aplicable tanto a individuos como a organizaciones y es muy simple de aplicar, siempre y cuando se mantenga esta regla en mente: toda pelea surge sólo para fortalecer nuestra conexión. Esta es la interpretación moderna de las palabras del Zohar que cité anteriormente: ‘Todas las guerras de la Torá son para paz y amor’.

En conclusión, el único remedio para la desintegración de nuestra sociedad es el ingreso básico para todos, supeditado a participar en lograr nuevas comunidades positivamente conectadas y mutuamente responsables, con una formación que nos lleve de la era egoísta a la edad de conexiones positivas y responsabilidad mutua, de forma pacífica y agradable.
[207811]

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta