“Hice todo lo que Tú me ordenaste”

Torá, Deuteronomio 26-14: Tampoco comí del diezmo estando de luto ni lo consumí en estado de impureza ni aporté del diezmo para uso fúnebre. Sólo obedecí la voz el Señor, mi Dios, hice todo lo que Tú me ordenaste.

El hombre debe decir esto en cada grado y no sólo una vez durante su vida.

Es decir, cada día después de recoger la cosecha, el fruto de su trabajo y ver que ha hecho algo, debe darse cuenta de que todas sus acciones e intenciones de principio a fin, fueron acompañadas de la ayuda del Creador, que Lo dirigió y realizó todo, estando dentro de él.
[208010]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 8/nov/16

Material relacionado:
No decepciones ni al Creador ni a la creación
El mundo espiritual es el mundo de los deseos
No hay nada más valioso que un corazón roto

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: