JPost: “Los pilares del consumismo están desmoronándose”

The Jerusalem Post publicó mi nuevo artículo “Los pilares del consumismo están desmoronándose

¿Qué sucede cuando desaparecen los trabajos y las tiendas? ¿qué y cómo compraremos? Afortunadamente, una nueva industria proporcionará, tanto ingresos como materia prima para consumir.

Los pilares del consumismo se están desmoronando. Durante los últimos meses, ha habido un alud de tiendas de cadena, establecidas, grandes y medianas que se han declarado en bancarrota o anunciado el cierre de cientos. Si este ritmo continúa, para fines de este año, más de 8,600 tiendas habrán cerrado sus puertas. En comparación, en 2008, en el punto más alto de la Gran Recesión, sólo 6,150 tiendas cerraron.

Más allá del impacto del colapso en comercios, tendrá efecto devastador en los centros comerciales, donde se encuentran, pues son tiendas de anclaje que atraen negocios a todo el centro comercial. En algunos casos, comerciantes como Macy’s y Sears (que también posee Kmart) cerrarán sus puertas dentro del mismo centro comercial, causando, en  efecto, el cierre de todo el lugar.

La plaga también afecta los empleos. A medida que más y más gente recurre a Internet para hacer sus compras, las tiendas cierran y se pierden empleos. Según cifras del Departamento de Trabajo, los comerciantes redujeron alrededor de 30 mil puestos en marzo. Aproximadamente, esto pasó también en febrero, es la mayor baja en dos meses, desde 2009.

El rápido crecimiento del comercio electrónico, puede ser bueno para negocios en línea como Amazon, pero este comercio no requiere tantos trabajos como las tiendas establecidas. La conclusión sombría es que en lo que respecta al trabajo tradicional de venta al por menor, observamos el fin de una era.

¿Nos estamos volviendo irrelevantes?

No sólo las tiendas minoristas son afectadas por la tecnología. Las máquinas están reemplazando a la gente en todas partes. Hay dos millones de conductores profesionales en EUA, ¿dónde trabajarán en 10 o 15 años, cuando los camiones y autobuses autónomos sean más seguros de conducir y más barato de operar que los vehículos conducidos por humanos? ¿qué harán los trabajadores del centro de llamadas cuando los chatbots los reemplacen por completo, en pocos años? Camareros, gente de servicio y limpieza en hoteles, incluso doctores y abogados, todos serán afectados por los adelantos en tecnología.

Un comentario de un lector en una de las historias de los periódicos acerca de la tendencia, capta la esencia de nuestro mundo cambiante: “Estas historias me hacen sentir irrelevante, ¿a dónde va la humanidad? Te metes en un auto que se conduce, te lleva a trabajar, pero un robot tomó tu trabajo. Por fortuna recibo ingresos básicos del gobierno. En ese caso, ¿por qué no voy al centro comercial? Oh, cierto, el centro comercial cerró porque hacemos nuestras compras en línea y drones nos entregan el producto en la puerta, incluso la gente que entrega, desapareció. De hecho, no tengo para qué salir. ¡No he hablado con una persona real en meses! Pronto, todos nos volveremos irrelevantes, redundantes!”

Introducción al ingreso básico universal

En los últimos años, se ha hablado mucho de la idea de ingreso básico universal (IBU). IBU significa que todos reciben una cantidad fija de dinero, que les permite vivir por encima de la línea de pobreza, trabajen o no. En muchos lugares del mundo, principalmente en Europa occidental y Canadá, ya se están haciendo experimentos del impacto y la viabilidad del IBU.

La idea del IBU también gana adeptos gracias al apoyo vocal de directivos en Silicon Valley. Elon Musk, por ejemplo, dijo: “Será necesario” y Mark Zuckerberg declaró: “Debemos explorar la idea del ingreso básico universal”.

Un nuevo conjunto de empleos e industrias en relación con el corazón

Estoy totalmente en contra de la idea de IBU. Si se da dinero gratis, esto devastará a la sociedad y convertirá a muchos en bombas de tiempo. El trágico incidente del 5 de junio en Orlando, donde un hombre que había sido despedido, entró al lugar de trabajo con una pistola, asesinó a cinco ex compañeros y se suicidó, debería enseñarnos lo que podría pasar a alguien que no ve futuro.

La violencia ya es escandalosa y sigue creciendo en nuestra sociedad. Dejar a millones de personas sin nada que hacer y sin compromiso, empujará a muchas al extremo y todos sufriremos las consecuencias.

En mi opinión, el inicio de la era robótica es una gran oportunidad para toda la humanidad. Pues las máquinas tomarán nuestro trabajo físico, seremos libres para desarrollar lo que Thomas Friedman, columnista del New York Times, denominó “todo un nuevo conjunto de empleos e industrias en relación con el corazón, conectando a la gente con la gente”.

En otras palabras, la gente no estará desempleada. Será empleada como innovadora de una nueva sociedad. Su trabajo será fomentar una sociedad cuyos miembros estén conectados, cuidados y se sientan responsables unos de otros.

Hoy, la gente es admirada por su carrera exitosa. Pero mañana, las máquinas lo harán todo. La competencia por empleos será obsoleta; no habrá trabajos por los que pelear. Por lo tanto, el trabajo de los nuevos trabajadores será introducir nuevos valores en la sociedad, donde la gente competirá por el reconocimiento por su contribución a la sociedad.

La competencia positiva cambiará la mentalidad de la sociedad. Todos somos envidiosos. Pero cuando se envidie a la gente por su capacidad para promover a la sociedad, en lugar de su capacidad para promoverse a sí misma, seremos elementos positivos de la sociedad. Así, la sociedad cambiará la dirección del aislamiento a la conexión.

Los centros comerciales serán centros comunitarios

La industria del corazón “fabricará” cohesión social. La gente no recibirá IBU, sino salario, como lo hacen en el mercado de trabajo actual. La única diferencia será el producto que harán.

No hay fin a lo que la gente puede hacer si quiere beneficiar a la sociedad. La creatividad será ilimitada y mientras más avance la tecnología, más gente podrá participar en trabajos pro-sociedad y más se abrirá la sociedad.

Las condiciones para crear el cambio ya están en proceso. Según un nuevo informe de Credit Suisse, entre 20 y 25% de los centros comerciales de la nación, cerrará en los próximos cinco años, ya que el comercio electrónico continúa alejando a los compradores de los comercios establecidos.

En lugar de convertirse en zonas donde nace el crimen, como ocurre hoy, pueden transformarse fácilmente en centros de formación del nuevo trabajo pro-social.

En mi opinión, todos los que pierden el empleo, no debe recibir beneficios de desempleo, sino inscribirse en estos entrenamientos y recibir salario como en cualquier otro trabajo. En lugar de sentarse en casa y sentirse miserables, todos los desempleados deberían recibir beneficios del Estado por su participación en los entrenamientos pro-sociales. Al término de la formación o incluso durante, iniciarán sus nuevas carreras como innovadores de la nueva sociedad.

Tecnología de la conexión

La tecnología para fomentar actitudes pro-sociales en comunidades enteras, ya existe. Eventos con mesas redondas y círculos de conexión, son dos formas de las que hablo en mi libro Completando el círculo: método empíricamente probado para encontrar paz y armonía en la vida.

Han sido probados en muchas ocasiones en EUA, Europa e Israel, todos con rotundo éxito. Cuando se implemente correctamente esta tecnología, no sólo creará una atmósfera de calidez y sociabilidad, también promoverá la comprensión de que así es como la sociedad debe ser, si queremos sentirnos seguros y felices en nuestro vecindario. Con la llegada de la era del desempleo, el cambio de paradigma social se convertirá en necesidad.

Sin embargo, gracias a la tecnología en línea, este cambio se puede hacer a un costo mínimo. Además, lo que se ahorre, cuando cese la actitud antisocial actual de la gente, compensará, por mucho, el costo del entrenamiento, haciéndolo un negocio lucrativo para los inversionistas.

Cuando una comunidad se une, decrece la violencia, el crimen y el abuso de sustancias y, surge la responsabilidad, la ayuda mutua y la amistad. Esto libera enorme cantidad de recursos que, de otro modo, se utilizarían en policía y trabajos para el bienestar, que tratan de mitigar las crisis. Por lo tanto, incluso desde el punto de vista más capitalista, las actitudes pro-sociales en la comunidad pagan.

Mientras más pronto los gobiernos o Estados implementen estos programas para desempleados, mayor será su beneficio, social y financiero y mayor beneficio para la sociedad.
[208290]

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta