JPost: ‘¿Se convertirán EUA en una nación de jóvenes ociosos?’

The Jerusalem Post publicó mi nuevo artículo “¿Se convertirán EUA en una nación de jóvenes ociosos?

En un momento de alto desempleo y renuencia a trabajar, un ingreso básico que fomente la solidaridad, es primordial.

Una encuesta publicada recientemente por la Oficina del Censo encontró que en 2015, ‘1 de cada 3 jóvenes o, cerca de 24 millones vivían en casa de sus padres’. La encuesta también encontró que ‘En 2005, la mayoría de los adultos jóvenes vivían en su propia casa… en 35 estados. Una década más tarde, en 2015, el número de estados donde la mayoría de los jóvenes vivían independientemente se redujo a sólo seis’. Pero quizás lo más alarmante es este hallazgo es que: ’Los jóvenes que viven en casa de sus padres, que ni estudian ni trabajan, son aproximadamente 2,2 millones entre 25 y 34 años

La conclusión es: hoy, muchos jóvenes no quieren molestarse en trabajar, no desean mantenerse ellos mismos y, la tendencia se acelera.

Los millennials no son ineptos ni ignorantes. Su problema no es que sea difícil encontrar un trabajo; simplemente no tienen interés en encontrarlo. Perdieron el interés en lo que este mundo les ofrece, así que ponen su vida en espera. Muchos, conscientemente eligen estar en casa y jugar videojuegos en lugar de buscar trabajo.

La impresionante tasa de desempleo cuenta una historia parcial, ya que millones de desempleados han bajado del radar, pero no desaparecen. Estas personas nos dicen que se despliega una historia diferente bajo la superficie. La vieja era se está acabando y una nueva está surgiendo y es mejor que nos preparemos. Lo que percibimos no es ni el fin de la era liberal ni de la era industrial ni de la democrática. Somos testigos del fin de la era egoísta. La pregunta es: ‘¿Pasaremos la transición, pacífica o dolorosamente?’

Una nación juventud ociosa

Durante su reciente discurso de apertura en Harvard, el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, ‘vio la necesidad de considerar el ingreso básico universal para los estadounidenses’. He escrito varias veces que en los próximos años, dar un ingreso básico para todos será necesario.

Sin embargo, incluso si damos a todos un ingreso básico, los videojuegos y el cannabis barato, no entorpecerán a la gente por mucho tiempo. Está en la naturaleza humana buscar propósito y si la gente no encuentra el significado de su vida, se volverán hacia los extremos. Esto ya sucede en cierto grado, muchos jóvenes se están radicalizando, en su búsqueda de significado y se están convirtiendo en peligro para la sociedad (ver el reciente ataque terrorista de Manchester). Sin una solución, la tendencia se extenderá y la violencia y el terrorismo harán que lo normal sea obsoleto.

Una gota de néctar dulce y venenoso

Hay un modo de cambiar, sin problema ni dolor, del modus operandi egocéntrico en que hemos vivido hasta ahora, a una nueva era. Sin embargo, para hacerlo debemos entender la naturaleza de la era que viene y cómo abordarla para aprovechar sus beneficios potenciales y evitar sus trampas.

Cuando empecé a estudiar con mi maestro de Cabalá, Rav Baruch Ashlag (RABASH), me presentó una alegoría escrita por su padre, Rav Yehuda Ashlag, conocido como Baal HaSulam (autor de la escalera), por su Sulam (escalera) comentario sobre El libro del Zohar. En su introducción al Árbol de la Vida, Baal HaSulam escribió que el ego es como un ángel sosteniendo una espada, con una gota de néctar dulce y venenoso en la punta. Los humanos no tenemos otra opción que abrir la boca y beber el néctar dulce hasta que nos provoque la muerte.

Esta es nuestra situación actual. La espada es nuestro egoísmo, que amenaza con cosas terribles que sucederán si nos atenemos a nosotros mismos. Nos da breves momentos de agrado en la vida, que son el néctar, pero estos momentos lo único que hacen es convencernos de anhelar más néctar. Eventualmente, nos absorberá tanto que perdemos contacto con la realidad, como si muriéramos.

Baal HaSulam no es el único familiarizado con este rasgo de la naturaleza humana. Todos nuestros sabios lo supieron, desde el inicio de la historia de nuestro pueblo, hasta cerca de el inicio del siglo 20 y algunos incluso más tarde. Docenas de ellos lo escribieron, explicando lo que debemos hacer para romper las cadenas del ego. Sin embargo, hasta hace poco, no era claro que eso es lo que la humanidad necesita. Ahora que millones están perdiendo contacto con la realidad, hay una necesidad clara de ofrecer un modo práctico de pasar del néctar del ego al nuevo incentivo para la existencia -la era de las conexiones positivas.

En lugar de luchar contra la separación, preferir dar y conectar

De todas las naciones del planeta, sólo una ha tenido el privilegio de vivir bajo un paradigma diferente de existencia, no basado en el ego. Esta nación, el pueblo judío, surgió del grupo que Abraham el Patriarca formó cuando vio a los pobladores de Ur de los caldeos, volviéndose peligrosamente egocéntricos.

El egoísmo que Abraham notó no era exclusivo de su ciudad natal. En toda la antigua Babilonia (de la cual Ur de los caldeos era parte), la gente se hizo cada vez más egoísta. El libro Pirkei de Rabbi Eliezer (capítulo 24) escribe que cuando Abraham pasó por la torre de Babilonia, vio la creciente alienación entre sus constructores. Eran tan indiferentes entre sí, que ‘Si un hombre caía y moría, no le les importaba. Pero si caía un ladrillo, se sentaban y gemían: ‘¡Ay de nosotros! ¿cuándo tendremos otro en su lugar?’’ A medida que su alienación crecía, dice el libro, ’querían hablar entre sí pero no conocían el idioma del otro, ¿qué hicieron? Cada uno tomó su espada y lucharon entre ellos hasta la muerte. De hecho, la mitad del mundo fue sacrificada allí y de allí se dispersaron por el mundo ‘.

Al darse cuenta de que los babilonios eran incapaces de superar su ego, Abraham adoptó un enfoque sencillo: en lugar de luchar contra el ego y la separación, preferir dar y conectar. Por eso, hasta hoy Abraham es conocido como ‘hombre de misericordia’ y es considerado como símbolo de bondad.

Los discípulos y descendientes de Abraham continuaron desarrollando su unidad por encima de su creciente ego, hasta que forjaron lazos tan estrechos que se convirtieron en lo que el gran comentarista RASHI denominó ‘un hombre con un corazón’. Sólo entonces, después de forjar una unidad sin precedente -y hasta hoy no duplicada-, los descendientes de Abraham fueron declarados nación.

Además, justo después de que los hebreos fueran declarados nación, se les ordenó ser ‘luz para las naciones’, es decir, compartir el método único de conexión que habían logrado, con el resto del mundo. A lo largo de muchos siglos, los primeros judíos desarrollaron su método ajustando su unidad a su creciente ego. Cada vez que su egoísmo prevaleció, se esforzaron y lucharon entre sí. Y cada vez que armonizaban la discordia con la conexión, se elevaron a nuevas alturas de unidad. Por eso, El libro del Zohar (Beshalach) escribe: ‘Todas las guerras de la Torá son por paz y amor’.

El advenimiento de conexiones positivas

Cuando los judíos cayeron en tal odio, que no pudieron vencerlo con unidad, se dispersaron y perdieron su tierra, la Tierra de Israel. Desde entonces, durante los últimos dos mil años, el mundo se ha desarrollado sólo por motivos egoístas.

Los antiguos judíos legaron al mundo valores que aún hoy son apreciados. El historiador Paul Johnson escribió en Historia de los judíos: ‘A los judíos debemos la idea de igualdad ante la ley, tanto divina como humana; de la santidad de la vida y la dignidad del ser humano; de la conciencia individual y de la redención personal; de la conciencia colectiva y por lo tanto de responsabilidad social; de la paz como ideal abstracto y del amor como fundamento de la justicia y muchos otros elementos que constituyen la base moral de la mente humana‘. Lamentablemente, como esas nobles ideas se basan en intereses egoístas, la humanidad no pudo instaurar un desarrollo sostenible de estructuras sociales que pudieran ser establecidas en la vida cotidiana, al menos no hasta hoy.

Ahora que, incluso nuestro ego ha agotado su encanto, tenemos una oportunidad real de restablecer una sociedad que proporcione tanto felicidad como significado a nuestra vida, con conexiones positivas y responsabilidad mutua.

Ahora que la sociedad puede proporcionar a cada uno, un ingreso básico, podemos concentrarnos en mejorar nuestra conexión. Ya que tener una profesión no le interesa a los jóvenes adultos, buscarán significado en otro lugar y un significado profundo y duradero sólo está en la conexión humana positiva.

Este es el secreto que descubrió Abraham; este es el método que desarrolló y se le encomendó transmitir a la nación que formó; es también lo que la ciencia contemporánea está descubriendo. En una famosa discusión en TEDtalk titulada ‘Influencia oculta de las redes sociales’, Nicholas Christakis, aclamado sociólogo, detalló lo que la ciencia ha revelado sobre el impacto de las conexiones humanas. ‘Nuestra experiencia del mundo depende de la estructura de las redes en las que residimos y de lo que surge y fluye por esas redes. La razón, creo, es que los seres humanos se unen y forman una especie de superorganismo‘.

Ingreso básico eventual

Para llevar nuestro enfoque y conciencia del individuo a la conexión, necesitamos usar el tiempo libre, cada vez mayor, de la gente para darle formación que le ayude a crear esa conexión. Por eso, no creo que el dinero gratis sea buena idea. Dinero gratis significa que la gente no estará comprometida con su sociedad, lo que agravará, las ya existentes, tendencias antisociales. Por lo tanto, creo que el ingresos básico debe darse sólo a condición de participar en capacitación.

Con reuniones físicas y en línea y con talleres guiados, la gente aprenderá a conectarse por encima del odio, como Abraham y sus discípulos lo hicieron hace casi cuatro milenios.

Incluso el antisemita más manifiesto de la historia de EUA, Henry Ford, recomendó en su libro El judío internacional, el principal problema del mundo: ‘Los reformadores modernos, que construyen sistemas sociales modelo, harían bien en examinar el sistema social bajo el cual los primeros judíos fueron organizados‘.

Esto, de hecho, es lo que tenemos que hacer. Gobiernos, municipios y otras organizaciones, deberían empezar a planear esos entrenamientos, para que la gente pueda participar. Una vez inscritos, los alumnos ya no serán considerados desempleados o sin trabajo. Serán considerados empleados cuyo trabajo es fomentar conexiones positivas en la sociedad. En un futuro próximo, esta forma de conexión se convertirá en el producto con más demanda del mercado. Las conexiones positivas son base de toda sociedad sustentable y, los ‘trabajadores de la producción’ que lo inicien, serán invaluables para su comunidad.

En ese sentido, Thomas Friedman, columnista del New York Times, dijo en una entrevista en el programa Tucker Carlson Tonight: ‘Conectar a la gente será un trabajo enorme. … Creo que los mejores puestos de trabajo serán de persona a persona. Veremos un nuevo conjunto de puestos de trabajo e industria alrededor del corazón, alrededor de conectar a la gente con la gente ‘.

Friedman tiene razón, pero sin la tecnología base para esta nueva industria, su producto será defectuoso. Aquí es donde entra en juego el método de Abraham. En mi libro Completando el círculo: un método empírico, comprobado para encontrar paz y armonía en la vida, detallé la tecnología para fomentar la conexión sobre la alienación. Esta tecnología es aplicable tanto a individuos como a organizaciones y es muy simple de aplicar, siempre y cuando se mantenga esta regla en mente: cada pelea surge sólo para fortalecer nuestra conexión. Esta es la interpretación moderna de las palabras del Zohar que cité anteriormente: ‘Todas las guerras de la Torá son por paz y amor’.

En conclusión, el único remedio para la desintegración de nuestra sociedad es el ingreso básico para todos, dependiente de la participación en crear nuevas comunidades, positivamente conectadas y mutuamente responsables, logradas con entrenamientos que nos llevarán; de la era egoísta, a la era de la conexión positiva y responsabilidad mutua, de forma pacífica y agradable.
[207808]

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: