La chica comprometida

Torá, Deuteronomio, 22:25 Pero si es en un descampado donde el hombre encuentra a la chica comprometida y la fuerza y se acuesta con ella, sólo el hombre deberá ser sentenciado a muerte.

La chica comprometida es el deseo de otro y no le pertenece a la persona en absoluto, no estaba bajo su Masaj (pantalla). Y si usó este deseo, necesariamente fue de manera egoísta. ‘La chica comprometida’ es un deseo que tiene un Masaj común con otro Masaj, por lo tanto, si uso ese deseo muy probablemente será egoísta. Al estar en contacto con ese deseo, la persona se ‘mata’ a sí misma, su Masaj de otorgamiento, se convierte en recepción y se rompe.

‘Descampado’ es la ausencia de toda circunstancia externa que pueda detener a la persona. En este caso, la mujer no puede resistir por sí misma.

Torá, Deuteronomio, 22:26-22:27 Y a la chica no le harás nada, pues ella no cometió ninguna transgresión punible con la pena de muerte, igual que cuando uno se levanta contra su prójimo y lo mata, así es este incidente. Pues, en efecto, la agredió en un descampado. Y aunque la chica comprometida hubiese pedido auxilio, no hubiera habido nadie para salvarla

En la muchacha misma (deseo), no hay pecado, pero deben hacerse correcciones, porque cayó bajo el uso de un Masaj completamente diferente, que se rompió en esas circunstancias.
[205191]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 10/oct/16

Material relacionado:
Interrelación correcta de pantalla y deseo
Otorgamiento es vida, recepción es muerte
“Si hay una muchacha prometida a un hombre”

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: