“El que reduce la marca del terreno de su prójimo”

La Torá, Deuteronomio 27:17: Maldito sea el que reduce la marca del terreno de su prójimo. Y todo el pueblo dirá, ‘¡Amén!’

Tal estado es llamado una maldición. Es como si una persona le provocara a su propia alma una úlcera terrible. Es decir, todos esos deseos y aspiraciones que la persona debe crear en sí misma para llegar a ser como el Creador, parcialmente se transforman en cualidades que son opuestas al Creador en aras de una mezquina ganancia egoísta. Y no puede hacer nada consigo mismo.

Usualmente, esta es una consecuencia de su equivocada conexión con el entorno. Después de todo, sólo en el entorno puede encontrar la fuerza que le ayudará a resistir todas las tentaciones proporcionadas por el Creador.

La persona, al contrario, corta una oportunidad para la conexión mutua con otros en lugar de ayudarlos a no cortar “espiguillas del borde del campo”.

Existen muchas condiciones diferentes en las cuales una persona- supuestamente al hacer el bien a otro- en realidad le hace mal.

Vemos que la mayoría de las leyes de la Torá en nuestro mundo parecieran no ser tan justas, por decirlo moderadamente. Y realmente es así.

Por ejemplo, muchas personas se oponen a la alimentación y sacrificio del ganado que hacemos para proveernos de carne, comida, pieles y varios productos provenientes de la piel animal. Creen que los humanos no deben hacer esto. Ganamos el poder sobre los animales, en la forma de la razón, no con el fin de usarlo de esta manera.

Sin embargo, la Torá habla acerca de cosas totalmente diferentes: dice que, precisamente al desarrollar a los animales, criarlos, cuidarlos, engordarlos, matarlos de forma apropiada, y después cortarlos y usarlos, elevamos su propósito para que sea en aras del desarrollo del hombre. Esto es lo que cada uno de nosotros debe hacer con el animal que vive dentro de nosotros: desarrollarlo correctamente, criarlo, y matarlo dentro de ti mismo con el fin de ser capaz de alimentar al hombre.

Debes actuar de esta manera con los animales que están fuera de ti así como con tu propio animal que está dentro de ti.

Pregunta: Está dicho que todo es creado para la persona ¿Esto significa que el hombre es como la “corona de la naturaleza”?

Respuesta: Sí, si se comporta correctamente, puede usar esto para hacer crecer un hombre o Adam (es decir similar al Creador) a partir de sí mismo. Si no puede hacer esto, él es incluso peor que un animal. Si las personas hubieran estudiado las leyes de la naturaleza correctamente, hubieran visto que el sacrificio kosher del ganado es la manera más correcta. Sólo necesitamos ver esto objetivamente
[208570]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 23/nov/16

Material relacionado:
El cálculo exactamente opuesto
¿Cómo interpretar la Torá
Amor por los animales o amor por la gente

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: