Generación X, Y y Z, parte 2

Pregunta: Cuando te ves a tí mismo y a tu generación baby boomers y te comparas con tu nieto, algunas generaciones delante de ti, que pertenece a la generación “A”, por supuesto, que ves una gran diferencia.

¿Cuál es la causa raíz de tal diferencia? ¿por qué las nuevas generaciones tienen una percepción del mundo tan diferente?

Respuesta: Desde el momento de la creación de nuestro universo, desde el Big Bang hasta hoy, todo nuestro desarrollo fue egoísta. Primero, la evolución fue a nivel de la materia inanimada, los átomos comenzaron a formarse y conectarse en moléculas. Luego, las plantas aparecieron en la superficie del globo, más tarde animales y finalmente, el hombre, que también se ha desarrollado durante muchas decenas de miles de años.

Toda esta evolución se debió al crecimiento del egoísmo dentro de la materia en todos sus niveles: inanimado, vegetal, animal y humano. Por lo tanto, el egoísmo de la generación de mi nieto, por supuesto, es mucho mayor que el egoísmo de mi generación. Él exige más de la vida. Después de todo, mientras más tiempo pasa desde el comienzo de la creación, más materia se desarrolla.

Su desarrollo se expresa en el hecho de que comienza a exigir mayor satisfacción, tanto en cantidad como en calidad. En consecuencia, una generación es diferente de otra. Además, hay una cierta aceleración de generaciones. Antes, era necesario pasar varios siglos para hacer notar la diferencia entre generaciones. Hoy, la generación es completamente nueva cada diez años.

El egoísmo crece y requiere cada vez más de la vida. Por lo tanto, la generación moderna necesita conocer el significado de la vida, su esencia y cómo satisfacer su deseo egoísta, que ha crecido en relación con las generaciones pasadas. Rápidamente descubre lo que vale la pena hacer y lo que no. En resumen, es más egoísta.

La calidad del deseo egoísta también ha cambiado. El hombre ya no puede estar satisfecho con pequeñas alegrías, características de la vieja generación. Recuerdo cuando me compraron una bicicleta, la alegría me duró unos dos años. Mi nieto más joven es casi indiferente a si tiene bicicleta o no. Busca mejores logros.

Cuando era niño, veía un avión en el cielo y su sola apariencia me inspiraba. Mi nieto pequeño fue llevado en un viaje a Francia y me sorprendió la calma con la que entró en el avión, como si este fuera el evento más común. Reaccionó como adulto.

En su exterior, es un niño pequeño, pero de hecho, hay un adulto en su interior que no se impresiona con lo material. Sus impresiones y su forma existen en un nivel completamente diferente.

El niño moderno enciende la computadora y sabe de antemano lo que encontrará allí. Su necesidad interior le dice cómo funciona cada botón. Sabe que la computadora fue preparada para él por la última generación y así debería ser. Esta generación viene y abre las cosas, sabiendo por adelantado que ya han sido creadas.

Esto es muy característico de las últimas generaciones. Después de todo, nuestra generación sólo descubrió y creó cosas nuevas. Fue una generación que no tenía nada. Todo empezó a entrar en nuestra vida. Coches y aviones: los creamos nosotros.

Para nuestros nietos, es común. El cielo y la tierra están llenos de todo tipo de máquinas. Por lo tanto, nada impresiona al joven: ni las montañas ni el supermercado ni el parque de diversiones. Desde antes todo parece ser obvio. El egoísmo se ha vuelto más sofisticado y complejo y requiere una mejor satisfacción.
[205540]
De Kabtv  “Una nueva vida” 18/abr/17

Material relacionado:
Generación Z – La generación de la corrección
Generaciones X, Y y Z, parte 1
La última generación de gadgets

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta