La ley de vida en la sociedad del futuro

Baal HaSulam, La última generación: Todos y cada uno deben comportarse de acuerdo a esta religión, para mejorar constantemente el estándar de vida mundial, para que todos aquellos que lleguen, tengan placer en su vida y disfruten la vida cada vez más.

La persona debe llegar a un estado en el que da, toda su fuerza para el desarrollo práctico y el mejoramiento del mundo, sin preocuparse por si misma. Porque sólo al comportarse así, tendrá todas sus necesidades cubiertas y estará absolutamente segura de que estas necesidades serán satisfechas, porque todos se preocupan por todos los demás.

De hecho, llegaremos al estado más positivo del mundo, porque al relacionarnos unos con otros con bondad, crearemos una red especial de conexión entre nosotros, en la que revelamos la cualidad del Creador, la cualidad de amor y otorgamiento. Esto realmente será alcanzar el propósito de este mundo.

Durante este proceso, cada uno empezará a liberarse de miedos, sufrimiento y problemas y se sentirá en el siguiente nivel, liberado de su deseo egoísta y de todo lo que se le asocie. Nos empezaremos a experimentar en el nivel del Creador, individual y colectivamente.  

Está escrito: “….para que todos aquellos que lleguen, tengan placer en su vida y disfruten cada vez más y más”. La felicidad se expresa cuando nos liberamos de todas las limitaciones de nuestro mundo y experimentamos lo opuesto, ingresamos a un estado de adhesión con el mundo superior, eterno, ilimitado y perfecto.

Pregunta: Está escrito que cada uno debe esforzarse constantemente en mejorar el estándar de vida del mundo ¿quiere decir que si una persona no lo hace, estará infringiendo la ley?

Respuesta: Seguro. Cada uno debe dar todo lo que pueda a la sociedad. Esta es la ley de vida para la última generación.
[210039]
De Kabtv “La última generación” 12/jun/17

Material relacionado:
“Hasta que no haya hambre ni sed en el mundo entero”
El hombre del futuro 2
El hombre del futuro

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta