Recompensa y castigo en nuestra vida, parte 8

El hombre debe existir en dos niveles diferentes. Uno, es su acostumbrada actitud egoísta hacia el mundo, es la que existe en él por naturaleza, sólo se ocupa de cuidarse a sí mismo.

El otro, es un nivel superior y avanzado y se debe construirlo en uno mismo, es la conciencia de la integración que se debe lograr para acceder a la realidad general, es decir, cuidar a otros.

Aquí, el hombre no se sacrifica, sólo se da cuenta de que preocuparse por otros, es su vida real. Es similar a quien hace algo bueno por sus propios hijos; no hay diferente en hacerlo por sí mismo.

Pregunta: ¿Cómo se perciben los eventos que se desarrollan en esos dos niveles? ¿los castigos que se siente en el nivel animal y egoísta pueden ser percibido como recompensa en el nivel integral, “humano”?

Respuesta: Por supuesto, lo que percibo como mal en el nivel egoísta, lo veo como recompensa en el nivel altruista. Esto con respecto a cualquier evento en nuestra vida.

Pregunta: ¿Y si, Dios no lo quiera, algo terrible sucede a mis hijos?

Respuesta: Es difícil contestar esta pregunta, porque hay muchos sentimientos personales involucrados. Pero en realidad, no hay ningún mal en el mundo. Eso es lo que descubrimos cuando subimos a un nivel superior.

Si vemos la vida desde un ángulo estrecho y egoísta: aquí está mi vida, mis hijos, yo y, es todo lo que incluye nuestra percepción, es imposible explicar nada. Si se ve la realidad a través del sistema general, entonces, en el nivel material, no hay vida ni muerte, ni recompensa ni castigo; los cálculos son sólo para el bien común.

El sistema general es eterno y total; no hay nada como muerte en él. Aunque en el cuerpo físico constantemente mueren algunas células, millones se renuevan cada segundo, nuevas células llegan a reemplazar a las viejas y, la vida continúa.

Por lo tanto, si vemos desde la perspectiva del sistema general, nuestra visión de recompensa y castigo es a un nivel totalmente diferente.

Vemos lo mismo en nuestra vida cotidiana. Si un niño pequeño llora porque su madre no le da lo que quiere, ¿la madre es mala o amable? Es imposible decirlo porque cada nivel tiene su propia comprensión de recompensa y castigo.

Pregunta: ¿Qué buenas acciones debo hacer para recibir sólo recompensas, solo respuestas positivas del sistema?

Respuesta: La única acción que garantiza éxito es encontrar gente que ya está involucrada en el desarrollo de este nivel integral dentro de sí misma. Y juntos aprenderán cómo conectar el sistema físico general y el espiritual.

La ley más importante de la Torá es ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’. Este es el símbolo de conexión con el sistema de manera integral. Si te conectas totalmente con todo el sistema, entonces, sin duda, su influencia será, sólo positiva.

Pregunta: ¿Y si alguien me grita o hiere mis sentimientos?

Respuesta: Tenemos que entender que aún no es una parte corregida del sistema y debemos ayudarlo a corregirse.

El sistema es perfecto y procede de acuerdo a una ley: amor a los demás. Y si queremos estar conectados con este sistema, ¡debemos aprender a amar!

Todo lo llamado recompensa o castigo, viene a nosotros sólo para llevarnos a esta única ley del amor. Y aunque ahora nos parezca lo opuesto, necesitamos seguir esta ley con fe por encima de la razón y así llegaremos a la sabiduría superior.
[207084]
De Kabtv “Una nueva vida” 2/feb/17

Material relacionado:
Recompensa y castigo en nuestras vidas, parte 5
Recompensa y castigo en nuestras vidas, parte 4
Una nueva vida #822- ¿Hay recompensa y castigo?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: