entradas en '' categoría

Cumplir mi misión…

Pregunta: ¿Cómo puedo determinar si mi placer causa daño a otros?

Respuesta: El placer más grande de una persona, se logra cuando otros la alaban y honran, de hecho, la llevan sobre sus hombros, cuando siente que es más grande que otros y que otros la necesitan.

La persona no necesita nada más en la vida, aparte de sentir la importancia de su personalidad; esta es la forma más alta del ego. Llega al nivel en el que exige que el Creador le honre. Es como El cuento del pescador y el pez: le sirvió y cumplió su misión.

Pregunta: Todo el mundo se dirige al Creador con peticiones. Así, ¿no es egoísta alguien que pide al Creador algo?

Respuesta: Depende de lo que pidas y de tus intenciones.

Pregunta: ¿Supongamos que pido dinero o salud para mí o para mi familia?

Respuesta: Eso es lo que piden los egoístas pequeños. Pero tampoco obtienen nada, sólo piden.
[208195]
De la lección de Cabalá en ruso 26/feb/17

Material relacionado:
¿Qué es la oración?
Un plato roto con la intención, para la buena suerte
Una oración sólo para dañarse a sí mismo

Derecho al Monte del Templo

Pregunta: La semana pasada hubo una situación muy tensa en Israel, especialmente en Jerusalén, en conexión con el Monte del Templo ¿ve usted que esta situación pueda llegar a una solución positiva o terminará en catástrofe?

Respuesta: Naturalmente, al final todo estará bien, pero ¿por qué camino vamos a llegar a este final feliz: por el camino del sufrimiento o sin él? Todo depende de la nación de Israel. Desafortunadamente, a juzgar por el comportamiento en la nación en Israel y en el extranjero, no hay señales de que el proceso siga la ruta positiva.

Nosotros tratamos de difundir ampliamente la metodología de corrección y pedimos a la nación de Israel que use este recurso para que traiga la corrección al mundo. Pero si la nación no escucha este llamado, entonces la corrección no será por el camino de la Luz, sino por el camino del sufrimiento. Y lamentablemente eso es lo que está sucediendo ahora. Por eso vemos el malestar en el Monte del Templo y la participación de la policía.

Día tras día, se libra una guerra ideológica muy compleja y el mundo entero está dispuesto a aceptar la infame mentira de que ni el Monte del Templo ni las cuevas con las tumbas de nuestros patriarcas en Hebrón, pertenecen al pueblo judío. Si no, ¿a quién pertenecen? Pero la verdad no es importante para nadie —lo importante es lo que beneficia al egoísmo en un momento dado.

Parece que la nación de Israel no quiere aceptar la verdad ni reconocer su responsabilidad de trabajar en otorgamiento y enseñar al mundo entero, para traerlo a la corrección. Resiste su misión, pensando que la verdad está en seguir la Torá y los mandamientos de forma material o tal vez, en no seguir nada en absoluto. En consecuencia, esto da como resultado que nuestra condición empeore día a día.

Y continuará empeorando hasta que finalmente entendamos que debemos corregirnos primero y luego al mundo entero, como la cabeza y el cuerpo. Porque Israel es llamado “la cabeza es mía” (Li Rosh) Y el resto de las naciones del mundo son el cuerpo del alma colectiva, así finalmente todos se unirán en una humanidad corregida, que trabaja, en unidad colectiva, para otorgar.

En el peor de los casos, una desgracia terrible nos espera. Baal HaSulam nos advirtió que podemos volver a ser exiliados de esta tierra, si no podemos convertirla en la auténtica “Tierra de Israel” (en lugar de traer con nosotros el mismo estado de exilio en que vivimos entre las naciones del mundo). Incluso ahora, continuamos siguiendo su cultura y su relación con la vida.

Basándonos en esto, parece que no tenemos derecho a existir en esta tierra, porque no somos diferentes a nadie. De hecho, todo lo contrario: es como si, con nuestra existencia, “profanaramos” este lugar santo.

No tenemos derecho a ascender al “Monte del Templo” espiritual, porque eso sólo puede suceder cuando estamos unidos y en adhesión al Creador. Y por eso, vemos que las naciones del mundo no nos permiten entrar al Monte del Templo material, porque el mundo material es una proyección del mundo espiritual.

Hasta que nos corrijamos —incluso en un grado mínimo— para parecernos al Monte del Templo y al templo que representan nuestra unidad, seguiremos viendo en el mundo material externo, con todo tipo de conflictos y problemas.

Y el mundo estará de acuerdo con los árabes en que no nos pertenece ni la Torá ni el Monte del Templo ni Jerusalén ni siquiera Tel Aviv ni la tierra de Israel.

No es accidente que ellos mismos se llamen palestinos y no árabes; quieren presentarse como una nación ostensiblemente antigua, que estuvo siempre en esta tierra. Y todo el mundo les creerá. Y no tenemos a nadie a quien culpar por esto, porque nosotros mismos hemos creado la condición en la cual los árabes se eleven y nosotros caemos. Hemos creado esta situación con nuestras propias manos.
[210959]
De la 3a parte de la lección diaria de Cabalá, 28/jul/17, clase con el tema: “Con el mérito del estudio de Cabalá, Israel saldrá del exilio”

Material relacionado:
JPost: “Quién es el soberano en el Monte del Templo?”
La UNESCO niega el vínculo de los judíos con el Monte del Templo
Jerusalén: símbolo de unidad

El Creador y el ser creado – Luz y deseo

En el mundo espiritual no hay tiempo ni espacio ni movimiento. Las definiciones y estados característicos de nuestro mundo son irrelevantes.

El mundo espiritual tiene sólo dos componentes: Luz y materia (deseo). No podemos decir nada acerca de la Luz; está en estado de reposo absoluto, no cambia ni tiene más deseo que dar al ser creado, el cual recibe todo lo necesario. Y por lo tanto no tenemos nada que decir de la Luz; está dispuesta a todo, abierta a la creación.

No hay nada en la Luz excepto el deseo de otorgar permanentemente al ser creado.

La Luz está dispuesta y el ser creado debe lograr la equivalencia de forma con la Luz para acercarse y recibirla. El ser creado se somete a estados diferentes, porque hay grandes cambios en el deseo y en la intención, que es la esencia.

En el primer estado, el ser creado quiere recibir todo de la Luz. Pero descubre que no puede seguir así y decide dar a la Luz, porque cuando recibe, se siente distante y opuesto a ella y esto le hace sentir vergüenza.

Pero ¿qué puede dar para parecerse a la Luz? Nada. Por lo tanto se restringe a sí mismo, esto se llama, la primera restricción.

Así, el ser creado puede usar el hecho de que la Luz quiere darle, hasta el punto en el que pueda pensar en otorgar a la Luz. En la medida en que el ser creado le otorga a la Luz (P1), la Luz le da y aunque la Luz es primero, se vuelve dependiente del ser creado (P2).

En el estado P1, la intención del ser creado es lo que realmente determina todo.

A medida que el ser creado pueda parecerse a la Luz, que tenga intención de otorgar a la Luz, la Luz puede darle y se construye entre ellos una forma especial de cercanía llamada, adhesión.

Este es el estado que se debe lograr. Es todo. El ser creado debe transformarse sólo en la intención de que el Creador le de Luz, para complacerlo. Contempla al Creador y se entrega a Él lealmente: Él quiere darme y yo quiero recibir de Él, pero sólo tomo en cuenta lo que le da placer al Creador: que Él me de satisfacción.
[210587]
De la lección de Cabalá en ruso 19/mar/17

Material relacionado:
Los conductores eléctricos espirituales
Viviendo en la intención en vez de vivir en el deseo
La creación es el deseo

“Muchas semillas sacarás al campo, pero poco cosecharás”

Torá, Deuteronomio 28:23: Muchas semillas sacarás al campo, pero poco cosecharás, pues la langosta lo devorará.

Esto habla de que trabajas, pero no recibes nada; la langosta destruye todo, porque no mereces recibir la cosecha correcta.

Plantas tu egoísmo (la semilla correcta), pero no puedes hacerla crecer apropiadamente ni convertirla en buenas obras. Tu egoísmo trabaja para sí mismo y no para otorgar, por lo tanto todo es comido; todo desaparece.

Pregunta: ¿Pero si planté esas semillas, no significa que mi intención fue correcta?

Respuesta: No. Querías lograr una cosecha con ellas. Y dado que las semillas fueron plantadas con la intención equivocada, la langosta devora los brotes y no recibes nada de ellos. Es decir, recibes, pero sólo con el fin de seguir existiendo, intentando averiguar cuál es el problema.

Si vemos la vida de esta manera, realmente no hay nada qué hacer. Enfrentamos una existencia a medio-hambrienta, hasta que hay la próxima oportunidad de plantar y lograr una cosecha. Finalmente, no es el desarrollo actual, de la biotecnología y eso. Si tienes una cosecha, vives, si no, mueres.
[210729]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 14/dic/16

Material relacionado:
Un cuento moral sobre el burro de la aldea
La intención es el plan de acción completo
Precede el deseo con la intención

En un sistema espiritual único

Pregunta: Si la gente, habiendo adquirido la cualidad de otorgamiento, ni siquiera sabe que está satisfecha, entonces ¿qué cambia en el sistema espiritual?

Respuesta: Lo diferente es que todos satisfacen el sistema, porque todos estamos interconectados y nos convertimos en parte de un sistema cerrado. Están todos los siete mil millones y todos debemos estar interconectados, como células en un cuerpo, proveyendo plenamente el uno al otro.

 

Nada puede ser de otra manera, excepto por el apoyo pleno y la integración mutua de unos para otros.
[211264]
De la lección de Cabalá en ruso 2/abril/17

Material relacionado:
En un sistema estrechamente conectado
La creación soy yo
Quien no trabaja, come

Vivir en armonía con el Creador

Pregunta: ¿Cómo podemos entender que el Creador maneja todas mis acciones? Es una especie de esquizofrenia espiritual. Siento que hago todas las acciones, pero realmente creo que Él es el que las hace ¿cómo puedo vivir así?

Respuesta: Vive cómodamente y no te preocupes. No necesitas cargar con esto a nadie; todo lo que haces, lo haces tú.

No es una personalidad dividida; al principio lo parece. De hecho, esto se logra en el mismo grado en que la persona se vuelve similar al Creador, de modo que no hay división entre si soy yo o el Creador; todo es muy sencillo.

La persona se conecta con el Creador y ve que el Creador se encuentra en todo su cuerpo, en todos sus deseos e intenciones. El Creador lo maneja, ella lo acepta, está satisfecha y quiere coordinar todas sus acciones, deseos e intenciones con el Creador.
[210232]
De la lección de Cabalá en ruso 12/mar/17

Material relacionado:
Todos los deseos vienen del Creador
Trabajando en sincronía
Descubriendo al Creador

Lección diaria de Cabalá – 23/ago/17

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Preparación  para el Congreso  “El futuro comienza aquí” en Europa, lección 4  “Ley de Arvut (Responsabilidad Mutua)”, parte 1
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Preparación para el Congreso  “El futuro comienza aquí” en Europa, lección 4
“Ley de Arvut (Responsabilidad Mutua)”, parte 2
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora