Arí – punto de quiebre, de la oscuridad a la Luz

Arí,  El árbol de la vida: He aquí, que antes que las emanaciones fueran emanadas y las criaturas fueran creadas, la Luz superior simple había llenado toda la existencia…

La meta de la creación es llevar a la creación al logro del Creador, a la adhesión con Él, a alcanzar Su nivel. Todo el desarrollo del ser humano en este mundo, a través de los miles de años, está dirigido a realizar esta tarea.

En toda la historia human, existieron muchas personas que fueron capaces de salir del grado animal al grado humano, comenzando con Adam, el primer hombre, Adam HaRishón. Esas personas son llamadas cabalistas y durante todas las generaciones han ayudado a otros a lograr la fuerza superior, para entrar al grado espiritual.

Toda nuestra vida está en este mundo, dentro de nuestro deseo egoísta, está ahí con el propósito de salir de ella y elevarnos al nivel del otorgamiento, a una existencia más elevada -eterna y sin límites.

Así debemos agradecer a esas personas que, habiendo alcanzado al Creador ellos mismos, hicieron todos sus esfuerzos para desarrollar la ciencia de la Cabalá y ayudar a otros a llegar al mismo grado e ir a través de los mismos estados en el camino para alcanzar la realidad más elevada.

Toda la evolución puede ser dividida en dos etapas. Inicialmente, hay una maduración instintiva y el desarrollo del deseo de placer. Sin embargo, en cierto punto, ese deseo se desarrolla al grado de exigir su corrección hacia el deseo de otorgar. Ese punto de quiebre es simbolizado por un cabalista especial, cuyo nombre fue Arí.

Este mensajero de arriba, hizo por nosotros lo que nadie había hecho. No existe otra persona que haya hecho una contribución más grande para la corrección general. A partir de él, la humanidad entró en el periodo de liberación. Porque fue el Arí quien reveló la ciencia de la Cabalá, la metodología de la corrección, él la tomó de arriba y la trajo hasta lo más bajo, para nosotros.

Por eso, hoy [27 de julio de 2017] es tan importante para nosotros -el día que conmemoramos al Arí. Porque todo lo que tenemos en nuestra vida espiritual, por lo que no esforzamos, invirtiendo nuestra vida en ello, realmente nos llegó del gran Arí. Él es el alma que simboliza el punto de quiebre del mundo de la oscuridad hacia el mundo de la corrección.

Él fue el primer cabalista que la trajo la metodología práctica de la corrección, que incluye la estructura de los mundos superiores, la circulación de las almas, la distribución de la Luz y el desarrollo. Él vinculó esas explicaciones con los días festivos y citas de la Torá.

El Arí creó el lenguaje de Cabalá e hizo posible su estudio, investigación e implementación. Él tradujo la Cabalá, del lenguaje de las parábolas y las insinuaciones, recibidas antes de él de los cabalistas, en un idioma moderno, preciso, científico: medidas, grados, Aviut (profundidad del deseo), Kashiut (fortaleza de la pantalla)- todos términos científicos.

Después de él, Cabalá se convirtió en una ciencia real, debido al grado tan elevado que el Arí alcanzó, pudo abarcar todo el mundo superior.

Por eso, inició sus escritos a partir de las cuatro etapas de la Luz Directa, en todos los detalles. Toda la estructura de los mundos que la ciencia de la Cabalá enseña, vino del Arí. Baal HaSulam escribe que él alcanzó su altura espiritual, porque recibió un embrión del alma del Arí. A causa de esta alma especial, Baal HaSulam logró sus alcances y continuó el trabajo del Arí.
[210889]
De la lección del día en memoria del Arí, 27/jul/17

Material relacionado:
Recordando al Ari
El día que el ARI partió
Arí: El principio de la ascensión

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta