No hay justos que no tropiecen

Torá, Deuteronomio 28:33: El fruto de tu tierra y el fruto de todo tu trabajo lo devorará un pueblo que tú ni conoces. Serás explotado y oprimido constantemente.

En lugar de usar correctamente los frutos de tu propio esfuerzo para otorgar y amar entre tú y el Creador, nuevos y desconocidos deseos egoístas aparecen.

Es como si saltaran, conspiraran y devoraran todo lo que querías dar a los demás y al Creador, como evidencia de tu intención correcta hacia el trabajo espiritual.

Ellos absorben “el fruto de tu tierra y el fruto de todo tu trabajo”. Estos deseos egoístas son nuevos; por lo tanto, crecerán y tú podrás corregirlos en el siguiente nivel.

Pero, no está permitido evitar estos descensos: no hay justos que puedan avanzar sin tropezar. Todo depende de cuánto tropieces.
[210179]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 12/jul/16

Material relacionado:
Los deseos egoístas son aquellos que no están enfocados en el otorgamiento y el amor por los demás
No huyas de los deseos egoístas
¿No puedes ver el resultado? Arregla la escala de medir

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: