Anhelo de descansar

Baal HaSulam, “Matan Torah“: Ahora se abre ante nosotros la puerta para entender la fuente de todos los placeres y dolores en nuestro mundo. Puesto que el Creador es la raíz de su creación, sentimos todo lo que existe en Él y se extiende directamente de Él, como agradable y delicioso, porque nuestra naturaleza está cerca de nuestra raíz. Y lo que no está en Él y no se extiende directamente de Él, sino que contradice la creación misma, será contra nuestra naturaleza y difícil de tolerar.

Por lo tanto, nos gusta descansar y odiamos movernos, no hacemos un solo movimiento, si no es para lograr descanso. Esto es porque nuestra raíz está inmóvil, en reposo y no existe movimiento alguno en Él. Por lo tanto, es contra nuestra naturaleza y es repugnante. Por la misma razón, amamos la sabiduría, la fuerza y ​​la riqueza, etc., porque existe en Él, es nuestra raíz.

Cualquiera, cuya naturaleza sea deseo de recibir, anhela el placer. El placer se logra sólo cuando hay un deseo y la satisfacción de ese deseo. Si quiero algo y no lo tengo, sufro. Si recibo lo que quiero, disfruto.

El estado de placer se llama descanso, ya que no necesito nada. Tengo lo que quiero. Esta es la razón por la que la naturaleza aspira al descanso, a un movimiento recto unificado, es decir lo más suave posible, estar en un estado cómodo. Nuestro deseo mismo crea esas reglas de comportamiento.

Si el deseo siente deficiencia, se ve obligado a moverse de acuerdo a la deficiencia y lograr lo que le falta. Podemos ver eso en todos los niveles de la naturaleza.

La singularidad de nuestra evolución es que tenemos que cambiarnos a nosotros mismos para querer parecernos al Creador, esto es en contra de nuestra naturaleza original y actuamos para lograr este objetivo implementando un método especial llamado, sabiduría de la Cabalá.

No podemos tener la energía para realizar nuestras acciones nosotros mismos, porque la oposición de nuestra naturaleza no puede complacernos de ninguna manera. Lo único que podemos hacer es pedir al Creador que nos ayude a cambiar, es decir, a cambiar nuestra intención de recibir a la intención de otorgar.

Este cambio tiene lugar como resultado del impacto de la Luz superior, que nos afecta e invoca cambios en nosotros, hace que queramos parecernos al Creador. Pero al mismo tiempo, no podemos decir qué acciones realiza la Luz en nosotros.

Poco a poco percibimos estas acciones que tienen atributos del sistema superior o de la Luz superior y, pueden realizar cambios en nosotros: en lugar de pensar en mí, empiezo a pensar en los demás. Esto es hacia lo que la Luz superior nos empuja. Tendremos que cambiar nos guste o no.

Hoy vemos que el mundo cambia gradualmente y que la vida se hace tan difícil de entender, tan ruidosa y tan egoísta. La humanidad siente que algo le está pasando y que tiene que cambiar de alguna manera, pero no entiende qué pasa. Las familias se están rompiendo, hay serios cambios globales, etc.

Todo está ocurriendo para obligarnos a querer cambiar nuestra actitud hacia el mundo, para convencernos de que ya no podemos existir en el mundo con el atributo de recibir, porque sólo podemos tener placer y descubrir una buena manera de vivir en el atributo de otorgamiento.

Todo indica que ha llegado el momento de que la sabiduría de la Cabalá se revele y se vuelva más popular y más accesible, porque en realidad, es esta sabiduría la que explica cómo hacerlo de manera fácil, sencilla y agradable.

Comentario: La palabra “descanso” suele asociarse con tranquilidad, con acciones suaves o con inmovilidad.

Respuesta: Esto no es cierto. Incluso según la física y otras ciencias exactas, sabemos que el movimiento inmutable a la velocidad de la luz, es un estado de reposo. Por lo tanto, no se trata de nuestro estado, sino de la falta de cambio en el estado; si no anhelan nada, están satisfechos.
[211097]
De la lección de Cabalá en ruso 2/abril/17

Material relacionado:
Una nueva vida 560 – La fiesta de la entrega de la Torá
La Torá no fue dada a los ángeles
El ‘camino de la Torá’ y el ‘camino del sufrimiento’

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: