Del desierto a la tierra de Israel

La Torá, Deuteronomio 29:04 – 29:05: Te llevé por el desierto durante cuarenta años, tiempo durante el cual tus vestidos no se desgastaron sobre ti, ni tus zapatos se desgastaron en tus pies. Ni comiste pan, ni bebiste vino nuevo ni vino viejo, para que sepas que yo soy el Señor, tu Dios.

En el desierto sólo como MAN (maná) porque es la cualidad de Biná, otorgamiento -no hay nada más. Me alimento sólo de la cualidad de otorgamiento.

Es mi pan, mi comida y mi ropa, absolutamente todo. Ropa significa todas las pantallas (Masajim) que están en mí. La comida es la Luz de Jasadim que yo consumo y por la que vivo. Significa que todo esto es sólo adhesión al Creador. Me aferro a Él con todos los deseos egoístas que surgen en mí, y así estoy limpio de su cumplimiento egoísta.

Vivo y estoy satisfecho sólo por el hecho de que cada vez me acerco más y más a Él. Recibo de Él una fuerza que me da vida.

En otras palabras, MAN son los grados que una persona atraviesa durante los llamados 40 años de vagar en el desierto, es decir, el ascenso de Maljut a Biná.

Se llaman peldaños de purificación, no peldaños de realización del egoísmo al altruismo, sino de purificación, porque no uso los deseos egoístas, sólo me elevo por encima de ellos dejando todo mi egoísmo abajo.

Y cuando empiezo a excavar el egoísmo que dejé abajo, significa que ya estoy en la tierra de Israel.
[211811]
De Kabtv “Secretos del  Libro Eterno” 28/dic/16

Material relacionado:
Del desierto a la tierra de Israel
Una vida nueva #722- Los hijos de Israel en el desierto
Procesando el vacío en el desierto

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta