Educación en la sociedad del futuro

Baal HaSulam, Escritos de la última generación: Tienen muchos libros metódicos de sabiduría y moral que prueban la gloria y la sublime excelencia en otorgar a los demás, al punto en donde toda la nación, desde el más pequeño al más grande,  se involucra de todo corazón.

No estamos hablando de ética general, que es parte de psicología o filosofía. Estas no son bellas palabras ni alguna clase de principios de comportamiento que la humanidad ha desarrollado a niveles extremos y demanda que estemos a su nivel, sino que es lo que debemos alcanzar bajo la influencia de la fuerza oculta de la naturaleza.  

Primero, las prácticas conductuales deben ser resultado de nuestros esfuerzos organizados correctamente, con los cuales despertamos la Luz circundante, una fuerza particular de la naturaleza que forma, une y nos dirige hacia la inclusión mutua, donde nuestra individualidad desaparece. Luego, comenzamos a sentir a los demás, más que a nosotros mismos, por encima de nosotros mismos, como lo más importante.

Como una madre trata a su bebé, que es más importante que ella misma, así la persona debe llegar a la fuerza superior que forma la relación entre la madre y su hijo, para que pueda hacer lo mismo con nosotros. Eso es lo que le debemos pedir, demandar, exigir.  

Por eso necesitamos ejercer cierto esfuerzo, para que la fuerza superior nos empiece a cambiar respecto a extraños absolutos que son removidos y opuestos de nosotros y después a todo el mundo. Y así, iniciamos en un círculo pequeño, cercano a nosotros en espíritu y en entendimiento y, despertamos la misma fuerza en círculos más externos que no están en contacto con nosotros.

Baal HaSulam destacó que todos deben estudiar los textos metodológicos “desde el más pequeño, hasta el más grande”, es decir, en todos los niveles. No hablamos de la edad real de la persona, porque es imposible obligar a un bebé ni a un niño pequeño ni a un adolescente a que entiendan la grandeza de la meta más elevada y las formas de alcanzarla.

Para eso, necesitamos trabajar entre nosotros mismos y preparar a la siguiente generación, en jardines de niños y escuelas, para que en la adolescencia comiencen a entender la virtud de su conducta en la sociedad.
[211461]
De Kabtv “La última generación”, 26/jun/17

Material relacionado:
Cambiar la naturaleza humana
El hombre del futuro
La última generación: la eternidad no tiene limites

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: