El universo está dentro del hombre

Pregunta: ¿Por qué creó el Creador tantas estrellas? ¿o es sólo una ilusión? ¿cuáles son los límites del universo?

Respuesta: Hace 60 años, cuando era estudiante, aprendí que el universo es ilimitado, que no fue creado, que apareció hace innumerables años y que el tiempo también es infinito.

Hoy, los científicos han llegado a la conclusión de que tanto el universo como el tiempo son limitados, pero esta información no nos es útil en absoluto; sólo son hipótesis y nada más. De repente, se descubrieron galaxias; el espacio descubierto anteriormente, se convirtió en un punto pequeño, por lo tanto, la participación en una investigación como esa es absolutamente inútil.

Astrónomos, cosmólogos y muchos otros científicos están involucrados en cálculos matemáticos con respecto al sistema del universo, pero de hecho, no entienden ni saben nada formal sobre este sistema.

Pregunta: ¿Por qué se han descubierto cada vez más galaxias? ¿es útil esta información?

Respuesta: La información nos da sensación del deseo que constantemente se expande y en el cual sentimos el mundo exterior. En Introducción al libro del Zohar, se dice que todo lo que sentimos fuera, realmente está dentro de nosotros. Así está ordenado, para que podamos entender la estructura de la creación, que se encuentra en nuestro interior.

No siento lo que existe en mí. En cambio, todo lo que está más allá, aparentemente ‘cayó’ fuera de mí. Por lo tanto, puedo discernir y aprender, porque todo está lejos de mí y parece existir sin ninguna conexión conmigo. Se crea una ilusión para mí, que no es mía y por lo tanto, puedo relacionarme con ella más objetivamente que si estuviera dentro de mí.

Pregunta: ¿Descubrir un universo infinito refleja lo infinito que descubro dentro de mí?

Respuesta: Ciertamente. Mi deseo interior de crecer revela el universo, aparentemente en expansión.

Pregunta: ¿Quiere decir que el cabalista puede observar dentro de sí y decir: ‘Esta estrella es mi deseo’?

Respuesta: Eso es precisamente; exactamente así hablamos del sol, la luna, la Tierra y los planetas del sistema solar. Por ejemplo, el cabalista puede descubrir la ‘luna’ dentro de sí, es la característica de Biná, la característica de otorgamiento que ilumina a través del Ohr Hozer (Luz Reflejada) desde el sol. El sol es la característica de Keter y la Tierra es la característica de Maljut. No podemos determinar estas características dentro de nosotros, porque todo se encuentra fuera, para que podamos determinarlas y aprender de ellas, pero, de hecho, aprendemos sobre nosotros mismos.

Pregunta: ¿Qué le da al hombre? La gente ha observado el sol y la luna por miles de años y no pudo determinar que estos cuerpos celestes encarnan las características de otorgamiento y recepción que se encuentran en el interior de cada uno.

Respuesta: No tenían necesidad de este conocimiento y por eso, no lo entendieron, pero si la gente empieza a descubrir estas características dentro de sí, discernirá –en su conexión con los objetos del sistema solar y del espacio- que realmente simbolizan el enorme número de deseos que se encuentran en su interior.

Pregunta: Es decir que cada una de los millones de estrellas, es un deseo particular, ¿hay un nombre para cada deseo como hay para cada estrella?

Respuesta: Sí. Por ejemplo, Jojmá de Keter de Biná, etc. es una frase muy larga que determina con precisión el nombre de cada deseo particular.

Pregunta: ¿Cómo descubre el cabalista estos deseos dentro de sí y qué hace con ellos?

Respuesta: Lo único que el cabalista necesita hacer con los deseos es: unirlos y atribuirlos al Creador. No necesita trabajar con cada deseo por separado. Nuestra corrección es muy simple. No necesito cambiarme ni a mi ni a mis deseos, sólo mi intención y la forma en la que me uso a mí mismo. Por lo tanto, no presto atención a mis deseos; no es importante que sean. Sólo mi intención con respecto al Creador es importante y eso depende de la importancia que atribuyo al Creador dentro de mí. Por lo tanto, lo principal es desarrollar la imagen del Creador dentro de mis ojos.

Pregunta: ¿Eso quiere decir que los deseos surgen y flotan por sí mismos y que sólo me corresponde relacionarme con ellos con la intención correcta?

Respuesta: Sí, ciertamente. Pero esto ya depende del grupo, del estudio y de lo preparados que esté, para que surjan y floten dentro de ustedes.
[212153]
De la lección de Cabalá en ruso, 19/mar/17

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta