La raíz espiritual del orgullo

Pregunta: ¿Por favor puede usted explicar cuál es la raíz espiritual del orgullo? ¿Cuál es la raíz de la arrogancia?

Respuesta: Es nuestro egoísmo. En el mundo en el que existimos, hay un “yo”, la persona más importante. ¿Por qué? Porque así es cómo me experimento. Yo soy el más importante, el más central, el mayor.

Nuestra naturaleza inicial fue intencionalmente creada como lo opuesto del Creador, de modo que cuando comenzamos a experimentar las cualidades de otorgamiento procedentes de Él, nosotros podemos comparar estas cualidades con nuestras propias cualidades egoístas y empezar a construir nuestra comprensión de la diferencia entre esto y aquello.

Es similar a la manera en que construimos un sistema eléctrico con varias resistencias, condensadores, baterías y otros componentes. Los elementos pueden ser opuestos entre sí, pero gracias a la interacción entre ellos, crean un sistema que funciona correctamente. En nuestro mundo también, todo está construido sobre la acción y la reacción porque nosotros, como seres creados, podemos experimentar cualquier propiedad, sensación o calidad sólo con respecto a su opuesto: de la oscuridad a la luz, de amargo a dulce, y así sucesivamente. No hay otra manera de discernir nada. Dos cualidades necesitan estar presentes en nosotros, y sentimos la diferencia entre ellos.

El Creador sólo tiene una cualidad, la cualidad de otorgamiento, que es Su estado inicial. Sólo creó la cualidad de la recepción para que existamos y podamos desarrollar la cualidad de otorgamiento por encima de ella. Resulta que existimos en nuestro mundo estrictamente en el movimiento del egoísmo al altruismo. Y esta diferencia entre estos debe permanecer.

Varias conclusiones interesantes se pueden extraer de esto. En primer lugar, el egoísmo no se destruye, porque de lo contrario perderemos la sensación de altruismo. No podemos eliminar la cualidad del odio, porque sin ella no podríamos experimentar el amor. No podemos deshacernos de pecadores, ladrones y asesinos, de lo contrario dejaremos de experimentar lo que significa ser justos. Todo se logra a través del contraste. Es por eso que resulta que todo tiene que estar en el mundo, pero sólo en un equilibrio correcto.

Esto es por lo que el cabalista se esfuerza, porque entiende cómo se construye toda la naturaleza. Él no planea destruir a nadie ni corregir a nadie; sólo demuestra lo que existe delante de ti, pero lo que haces con eso es tu elección. En otras palabras, se trata de una metodología muy generosa, basada en individuos bien equilibrados.
[211919]
De la lección de Cabalá en ruso, 2/abr/17

Material relacionado:
El orgullo adecuado
Sacrificando el orgullo
El ridículo orgullo de un necio

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta