“Para que Él te establezca hoy como su pueblo”

La Torá, Deuteronomio 29:11 – 29:12: Para que entréis en el pacto del Creador, vuestro Dios, y con el juramento que el Señor vuestro Dios hace hoy con vosotros, para establecerlos en este día como pueblo Suyo, y que Él será vuestro Dios, como te habló, y como juró a tus antepasados  Abraham,  Isaac y  Jacob.

Pregunta: Está escrito: “A fin de establecerlos este día como Su pueblo¨. Pero, ¿no han sido su pueblo durante todo este viaje?

Respuesta: ¡De ningún modo! El pueblo del Creador son personas que están totalmente interconectadas entre sí por la naturaleza del Creador. Este es el otorgamiento completo, el amor completo, la sustitución completa del uno al otro, mientras que existan no en el sentido de “yo”, sino sólo “nosotros”.

Al entrar en la tierra de Israel, no existe. Nadie desea mal el uno al otro, pero no hay asistencia mutua. Cada uno está separado, por su cuenta.

La ayuda mutua se llama amor, pero no lo es. Después de todo, el paso de cuarenta años a través del desierto sólo pretende elevarse por encima del ego desde Maljut hasta Biná. Y es posible comenzar a conectarlos juntos sólo ahora.

Pregunta: Entonces, ¿en qué etapa se realiza el principio ¨el amor cubre todas las transgresiones realizadas¨?

Respuesta: Sólo en la tierra de Israel. En el desierto no hay amor, pero la gente entiende que está adelante. Está claro para ellos lo que pueden hacer y lo que no pueden; es decir, es sólo elevarse por encima del ego, no trabajar con él.

Por lo tanto, entrar en “el pacto del Señor, tu Dios” y aceptar “Su juramento” está teniendo lugar sólo ahora.

Pregunta: ¿Esto no sucedió en el Monte Sinaí?

Respuesta: No. Allí se asumió la responsabilidad de iniciar este trabajo, y luego comenzarlo. Pero el trabajo consta de dos partes. La primera parte es el movimiento hacia la tierra de Israel. El segundo es trabajar en la tierra de Israel con un deseo que será corregido para el otorgamiento y el amor.

El amor al prójimo es el objetivo del desarrollo de la humanidad y de cada ser humano para ser similar al Creador que está en un estado de otorgamiento completo.

Para nosotros, el estado de otorgamiento completo se define como el amor entre nosotros. Sabemos que este es nuestro objetivo final, pero todavía estamos lejos de ello. En ninguno de nuestros deseos ahora podemos llegar a ser similares al Creador. Sólo podemos elevarnos por encima de nuestro egoísmo, es decir, volvernos neutros en algo, pero no más.

El movimiento en el desierto aún continúa, pero con la intención de amar a tu prójimo como a ti mismo.
[212508]
De Kabtv ¨Secretos del Libro Eterno¨9/ene/17

Material relacionado:
La corrección del mundo – sólo desde la tierra de Israel
Ir directo a la meta
Convertirse en el pueblo santo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta