Rodea la ciudad con muros

Torá, Deuteronomio 28:52: Te impondrá un sitio en todas tus ciudades hasta la conquista de tus altos y fortificados muros en los que confiaste, en toda la extensión de tu territorio. Te sitiará en todas tus ciudades, en toda la tierra que el Señor, tu Dios te entregará.

Tu enemigo es tu propio egoísmo. Incluso aparece ante ti como algo externo. Las siete naciones que existen en la tierra de Israel, las que se describen en la Torá, son las siete fuerzas egoístas e impuras que constantemente surgen dentro de ti e interfieren con la intención de otorgamiento y amor completo.

Está escrito: “hasta la conquista de tus altos y fortificados muros en los que confiaste”. Esto significa que la persona quiere ser protegida. Sin embargo, esto no ayudará porque la pared debe estar dentro del corazón. Debes erigir esa pared en el corazón que colectará sólo tus intenciones internas corregidas y así acumulará potencial altruista. Luego, gradualmente, podrás convertirla en una ciudad santa.

Una ciudad no puede estar sin paredes. Por lo tanto, en tiempos antiguos, en la tierra de Israel, había varias ciudades rodeadas de murallas. Aún hoy se consideran ciudades. Estas son: Jerusalén, Tiberíades, Hebrón y Safed. Según la Torá, las demás no se consideran ciudad.

Esta es la consecuencia de la ley espiritual: debes rodearte con una pantalla (Masaj) con la cual, las malas intenciones que consideras externas, no entrarán en tus intenciones internas de dar y amar. Debe haber una pared entre ellas.

Fuera de este muro, tus intenciones egoístas aún no corregidas se dividen en Beria, Yetzira y Assiya. Puede salir de tu ciudad, poco a poco tomar esas intenciones y acercarlas a la ciudad, para corregirlas hasta el punto de colocarlas dentro de ti y empezar a usarlas de la manera correcta.

Por eso, hay una franja alrededor de la ciudad llamada, 70 Amah (Amah es un codo, 56 centímetros) y luego otros 2,000 Amah. Puedes alejarte cierta distancia del centro y puesto que ahí no hay deseos muy egoístas, puedes comunicarte con ellos, atrayéndolos gradualmente a la corrección y llevándolos dentro de la ciudad.

Pregunta: ¿Caerán estas paredes alguna vez?

Respuesta: Las paredes caerán sólo al fin de la corrección final, cuando todo lo externo se convierta en interno.
[211496]
De Kabtv “Secretos del libro Eterno” 21/dic/16

Material relacionado:
Escribe la Torá en las paredes del corazón
Los muros del templo
La conspiración de los prisioneros de este mundo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta