Dos encarnaciones de una gran alma

Baal HaSulam es el más grande cabalista de nuestro tiempo. Es muy difícil hablar de una fuerza tan tremenda porque no entendemos realmente lo que significa ser un cabalista. Él vive junto con nosotros y al mismo tiempo en un mundo diferente, un cabalista en realidad vive en dos mundos.

Para un cabalista no hay confusión. Él ve el mundo superior y el mundo inferior. Pero lo que más le interesa es su interdependencia: cómo es posible hacer correcciones en el mundo superior desde el mundo inferior de manera que una vez más eso influya en el mundo inferior y nuestro mundo se eleve al nivel del superior. Esta es la tarea de todo cabalista.

Un cabalista viene de ese deseo que lo caracteriza en el sistema general del alma llamado “Adam”. Cada uno de nosotros tiene una raíz diferente. Es llamado “punto de referencia” o “punto en el corazón”. Y es por eso que cada uno revela el mundo superior en su propia y única manera.

Sin embargo, todos los puntos en el corazón revelan este sistema de una manera relativamente similar. No obstante, todos aquellos antes de Baal HaSulam, por ejemplo, tuvieron mucha dificultad para escribir un comentario al Libro del Zóhar.

Y previo a la aparición de El Libro del Zóhar, nadie fue capaz de escribir nada que siquiera se le asemejara, a pesar del hecho que muchos cabalistas sabían más que Rabí Shimon. Sólo no podían describirlo de la manera en que él pudo.

Es decir, en la Cabalá existen muchas de esas condiciones: puedes ser un gran genio espiritual, pero no poder describir nada, simplemente no tienes la habilidad.

Pero Baal HaSulam tuvo ambas de esas cualidades ¡Es asombroso! En toda la historia de la Cabalá prácticamente no hubo ningún cabalista con esa habilidad.

Moisés fue el más grande cabalista, y aun así los Cinco Libros escritos por él están escritos de tal manera y en tal lenguaje que todos puedan interpretarlos de la manera que quieran.

Y lo que fue escrito por el Arí en su trabajo El Árbol de la Vida no puede ser entendido en absoluto; aquí, un alcance claro del mundo espiritual es necesario para que uno apenas comience a entender de lo que está hablando. En este libro, son expuestos datos puramente físicos, justo como en cualquier libro de texto de física.

Es por eso que cuando el Arí comenzó a enseñar, el único que era capaz de apreciarlo fue un gran cabalista de su propio tiempo, el Ramak. Él le envió también todos sus estudiantes al Arí, enfatizando que este material es algo nuevo. Pero ni ellos, ni él, fueron capaces de entender el sistema del Arí, no incluso hasta el día que murió. Y eso es porque el Ramak pertenecía a la generación de almas previa, aquellos que vinieron a este mundo antes del Arí.

Es por eso que Baal HaSulam dice: “Todo lo que alcancé, lo alcancé siguiendo el alma del Arí encarnada en mí”, en otras palabras, él era la próxima encarnación del Arí. A lo que se refiere con esto no es al cuerpo físico, dado que este no existe y tampoco nuestro mundo existe. Lo único que existe es el deseo fragmentado, disperso en un tremendo espacio egoísta.

En este espacio existen gotas, como pasas en un panqué que tienen inclinaciones hacia la unidad, hacia la adhesión con el creador. Pero no sentimos esas inclinaciones porque existimos en un océano de egoísmo, estamos incrustados en esta masa, es por eso que ni siquiera sentimos nuestro ego. Cada “pasa”, cada punto en el corazón, constantemente pasa por todo tipo de correcciones.

Sucede que Baal Hasulam ha sido el resultado de que esa misma “pasa”, la cual fue el Arí, la misma alma que estaba en el Arí, quien continuó su trabajo. Esto es llamado una “encarnación”. En otras palabras, esta no es un alma separada, sino la misma alma continuando su trabajo, sólo que bajo diferentes condiciones, en una generación diferente.

¿Y qué significa una “generación”? No es lo que nos sucede en nuestro mundo. Cuando muchos puntos en el corazón, embriones de un alma, aun cuando están cambiando constantemente, mientras aún existen en un tipo de conexión equivocada entre ellos, se imaginan a sí mismos ostensiblemente experimentando nuestro mundo.

Es por eso que es más importante que pensemos no en este mundo, que se presenta ante nosotros a través de nuestros cinco sistemas sensoriales animales, sino en lo que está sucediendo a través del punto en el corazón.

Pregunta: ¿Cuando un alma reencarna, la individualidad es preservada?

Respuesta: El alma se involucra en varias condiciones externas. El Arí trajo a nuestro mundo El Árbol de la Vida. La próxima vez ese mismo Arí vino, y fue llamado Baal HaSulam y trajo a nuestras vidas el Talmud Eser Sefirot.

Pregunta: ¿En otras palabras, tenía el mismo nivel espiritual de alcance del Arí?

Respuesta: Incluso más grande.
[214143]
De la lección en ruso 16/oct/16

Material relacionado:
¿Cuándo terminarán nuestras reencarnaciones?
Ynet: “El hombre que pavimentó el camino espiritual de la nación de Israel”
La misión del alma inmensa de Baal HaSulam

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: