El mundo en una encrucijada, parte 2

Inició con el primer rompimiento -el llamado pecado de Adam, “el primer hombre” y fue planeado por adelantado- gradualmente, la humanidad comenzó a tomar conciencia de que la razón de todos sus problemas era la separación causada por el egoísmo humano.

Aunque el egoísmo era relativamente pequeño, aún así tomó mucho tiempo, antes de la llegada de Abraham, para que la gente comenzara a unirse y sobreponerse a la crisis que había surgido en la antigua Babilonia.

El ego fragmentado que había dividido a las personas, les mostró lo destructiva que es la separación y que la única solución era unirse.

Después de que Abraham hubo revelado que la unificación es el camino de corrección y que empezó a explicarlo a otros, aquellos que lo entendieron formaron un grupo, el cual más tarde fue llamado, pueblo de Israel, que significa directamente al Creador o Yashar El. Este grupo se aferró a la unidad como único medio para lograr la salvación para la raza humana y, en general, para toda la creación.

Tomó mucho tiempo -desde el primer hombre, Adam, hasta Abraham- para que la humanidad estuviera preparada para aprender que la unidad es la salvación. Al principio, la conexión era natural y toda la gente vivía junta, como uno. Pero después, de pronto, la separación comenzó a desarrollarse y sintieron lo destructiva que era.

Pudieron comparar que fue mejor vivir con la conexión natural que había existido entre ellos cuando el egoísmo aún era relativamente pequeño, que, con el gran estado de egoísmo que provocó tanto problemas como separación y discusiones. Todo terminó en la ruina. Por eso, acordaron trabajar por la unidad de manera que “el amor cubriera todos los crímenes”.  

Sin embargo, necesita quedar claro que los crímenes cometidos en ese entonces eran pequeños y el egoísmo también era pequeño, así que no era tan difícil para ellos unirse, como lo es hoy. Pero en ese tiempo, ya entendían que existen dos caminos para la unificación final que, eventualmente, la humanidad tiene que lograr.

Después de todo, este es el propósito de la creación, programado previamente en el diseño original. Pero, puedes llegar de dos maneras: mediante la Luz o a través del sufrimiento. Ellos lograron entenderlo desde entonces y comenzaron a implementar el método de Abraham.

Es claro para todos que el egoísmo destruye nuestra vida y que necesitamos hacer algo al respecto. Cada nación tiene su propia manera. Existen métodos de reducir el egoísmo con educación especial, así como todo tipo de prácticas orientales como confucianismo y las tradiciones basadas en la moralidad. Las religiones también alientan al hombre a ser humilde y tranquilo e intentan domesticar el egoísmo prometiéndole el cielo o el infierno.

Todos esos métodos funcionaron por un tiempo pero, al final, la gente está abandonando la religión. El egoísmo crece tan rápido que la moralidad y la religión ya no son capaces de restringirlo. Y el método de Abraham es un método general de corregir el egoísmo, dirigido no a su destrucción, sino a su uso correcto. Este método le pertenece a todos, como dijo Abraham, “¡Quien está por el Creador, venga a mí!”

Es decir, necesitamos unirnos y dentro de esta conexión revelaremos la fuerza superior que nos sustentará y nos llevará hacia adelante, retornando al propósito de la creación y sus bases. Este es un método muy especial que sólo es realizado si se es apto para ello. Y, al final de nuestro desarrollo, todos estarán preparados.
[212341]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 21/ago/17, lección sobre el tema: “Europa en una encrucijada”

Material relacionado:
La nueva humanidad ha nacido en sufrimiento
¿Cuántos años le quedan a la humanidad?
Una nueva vida # 309 – Desarrollo de la tierra y de la humanidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta