El mundo en una encrucijada, parte 6

Pregunta: ¿Por qué nazismo y fascismo, inevitablemente conducen a la guerra, como lo vemos en la historia?

Respuesta: ¡No puede ser de otra forma! Podemos preguntar ¿por qué el nazismo no puede permanecer dentro de su propio país? Sin embargo, esta unidad se basa en egoísmo e inspira a sus líderes a subordinar a otros. El ego sentó las bases del sistema fascista y obligó a la gente a luchar. ¡Es como una mafia!

Pregunta: La democracia basada en el egoísmo también causa consecuencias negativas, pero exactamente ¿por qué el nazismo conduce a la guerra?

Respuesta: El nazismo une a la gente y la democracia no. El liberalismo deja que cada uno haga lo que quiera. Aunque esto es temporal, en su etapa final, la democracia conduce a la unidad en forma egoísta. Así, ego + unidad crean una gran fuerza que requiere obtener y subordinar y conquistar a otros.

Es una secuencia natural de desarrollo del ego: feudalismo → capitalismo → seudo socialismo (democracia, liberalismo) → nazismo. No puede ser de otro modo, porque tenemos que llegar a la unión.

Supongamos que en diez años, la mayoría de los países del mundo están obligados a lograr la unificación, cada uno dentro de sí mismo. El desarrollo del egoísmo es tal, que exige unión, ya sea por una vía natural, nazismo o, por el camino de la Luz, es decir, construir la sociedad del futuro basada en otorgamiento mutuo.

De una u otra forma, debe haber unión. En el eje del desarrollo de la humanidad ya se han establecido marcas y por supuesto, son diferentes para cada país. Sin embargo, si se trata de países desarrollados (egoístamente), se les da un cierto período durante el cual deben lograr cohesión interna, ya sea egoísta o por encima del ego.

La base de toda sociedad es el ego, en el que se viste un orden social externo: feudalismo, capitalismo, socialismo o nazismo. La forma externa es resultado del desarrollo interno del ego y cambia junto con él.

En el principio, corresponde a su núcleo, pero el ego sigue madurando. Por lo tanto, en algún momento, la forma externa cambia para estar de acuerdo con la nueva forma del núcleo interno.

No sentimos cómo el egoísmo oculto en nosotros cambia ni qué forma toma. Sólo vemos su manifestación externa en la sociedad, como un niño que de pronto aprende a hablar o hace algo nuevo, porque se desarrolló internamente.

El egoísmo interno común se desarrolla y también la forma externa de la sociedad debe cambiar de acuerdo con él. Todo sistema social es consecuencia directa de la forma del egoísmo oculto en ella. Si corregimos el ego, obviamente, la forma externa de la sociedad cambia también. Si recibe el método de corrección, la sociedad misma construirá nuevas relaciones sociales debido al cambio en su ego.

Por lo tanto, es inútil tratar de construir; socialismo, comunismo, nazismo, capitalismo, etc. Sólo, es necesario trabajar para corregir el ego inherente en la gente y ella misma construirá una sociedad adecuada a sus cualidades internas.

Mientras tanto, mientras que la forma externa no corresponda al núcleo interno, habrá guerras y revoluciones. Así funciona; el egoísmo interno de la sociedad determina su forma externa y su orden social.
[212750]
De la 1ª parte de la lección diaria de Cabalá 21/ago/17, lección sobre el tema: “Europa en una encrucijada”

Material relacionado:
El mundo en una encrucijada, parte 2
El mundo en una encrucijada, parte 3
El mundo en una encrucijada, parte 4

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: