La era del estrés, parte1

Pregunta: Estrés, tensión y presión psicológica se han convertido en fenómenos ordinarios que todos experimentan. Nuestra era incluso se llama la era del estrés. La existencia moderna somete al hombre a estrés crónico diario, haciendo que sea una constante y no algo que ocurre ocasionalmente.

También se sabe que el estrés prolongado es la causa de las enfermedades más comunes: cardiovasculares, diabetes, infartos, depresión, etc. ¿qué explica este fenómeno aterrador con el que vivimos hoy?

Respuesta: El hombre es el deseo de recibir placer y si lo recibe, está en calma. Esto también se ve en los animales. Pero, de generación en generación, el deseo de placer de una persona crece constantemente, por lo que siempre requiere un placer o realización cada vez mayores para su deseo.

Y debido a que todos quieren recibir placer cada vez mayor, descubrimos que tenemos que compartir con los demás, por lo tanto, no hay nada en la vida de lo cual podamos simplemente recibir satisfacción. Con cada generación, la vida se vuelve más estresante.

Y ahora el estrés se vuelve cada vez más específico; la evidencia es el aumento de la incidencia de infartos y depresión, el aumento del uso de narcóticos y antidepresivos en todos los grupos, incluidas las mascotas domésticas.

Todos estamos bajo estrés constante, lo que aumenta la probabilidad de infartos y otras enfermedades. No todas las enfermedades parecen ser resultado directo del estrés, pero en realidad, el estrés es la causa principal. No hay enfermedad en el cuerpo que no sea el efecto del estrés: enfermedad de la piel, de los órganos internos, principalmente, corazón y pulmones. El estrés nos acompaña desde el momento en que somos liberados de los brazos de nuestra madre y no nos deja hasta el final de nuestra vida. Como niños, se nos exige que vayamos al jardín de niños, donde inmediatamente nos sentimos bajo estrés porque no queremos estar allí. Antes, los niños eran criados en casa por sus madres y abuelas y más tarde tomaban la profesión de sus padres y continuaban su oficio. La persona no abandonaba su círculo.

Hoy, está obligada a viajar a algún lugar, correr, volar, buscar, recibir una profesión y satisfacer su vida. Su egoísmo crece.  Recibe información de internet, de otros y no quiere tener menos éxito que el resto. Por lo tanto, está bajo presión constante. El resultado de todo esto es que vivimos bajo un estrés constante.

Además, trabaja las 24 horas del día. Podríamos preguntarnos, ¿por qué debe trabajar tanto?  El esposo y la esposa trabajan, mientras los pobres niños son abandonados en una guardería o en la escuela, desde temprano en la mañana, donde también están bajo estrés. Si hablas con niños, te sorprendería el tipo de presión psicológica que tienen.

No puedes retirar a un niño pequeño de su madre. El niño, por su propia naturaleza, necesita crecer dentro de la familia o de algún entorno más amplio que él acepta como su propia familia. Tan pronto como lo sacan de su casa y lo colocan en una guardería, inmediatamente se encuentra en estado de estrés, porque no se siente seguro allí.

El niño quiere ser igual  a los demás, ese es el estado más tranquilizador. No es orgullo, simplemente falta de confianza lo que le hace querer esconderse entre los demás. Después de que deja esta primera etapa y se vuelve como los demás, es decir, la sociedad lo acepta, entonces el ego lo empuja a querer destacarse del resto. Comienza a hacer cálculos constantes entre seguridad y aspiración por poder, orgullo e incluso puede salirse de su zona de comodidad o ponerse en un grado particular de peligro.

Pero la búsqueda de un estado de máxima seguridad o el deseo de destacar nos ponen bajo gran estrés y así sucede toda nuestra vida. Si vivimos en una sociedad que está completamente controlada por el egoísmo, entonces no podemos escondernos del estrés y sólo nos quedan antidepresivos y narcóticos. Esto es lo que vivimos en la sociedad actual.
[214649]
De Kabtv “Una vida nueva” 27/jul/17

Material relacionado:
¿Hacia dónde nos lleva el programa de desarrollo?, parte 1
La desigualdad social nos está matando a todos
La cura a la depresión

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta