La tierra de Israel: tanto vida como muerte

Torá, Deuteronomio 30:17-30:18 Pero si tu corazón se aparta y no quieres obedecer y te dejas arrastrar para prosternarte y adorar ídolos ajenos, yo hoy les digo que serán exterminados -no vivirán mucho tiempo en la tierra que vas a tomar en posesión cruzando el Jordán.

Naturalmente, al entrar a la tierra de Israel, hay muchos obstáculos porque en ese punto empiezas a avivar el egoísmo, que debe dirigirse a las cualidades de amor y otorgamiento, es decir, recibir por el bien del Dador. Esto es mucho más difícil que no recibir nada o negarse a recibir por completo.

Es un trabajo personal muy complejo, interno y profundo. Si no puedes soportarlo, sentirás el infierno donde no te corrijas. Si te corriges, sentirás el paraíso.

Estos son los dos estados que ahora aparecen ante ti y ambos existen en la tierra de Israel. Entras y trabajas con ellos. Y allí, en la tierra de Israel, logras o bien, un ascenso enorme o un gran descenso. Tanto la vida como la muerte están ahí para ti.

Pregunta: Usted dice que la humanidad, primero tiene que ser educada ¿quiere decir que la humanidad debe comenzar a tratar de elevarse por encima del ego?

Respuesta: Por supuesto, pero no de la misma forma que los cabalistas lo hicieron o deben hacerlo. La humanidad pasará por todo de manera mucho más fácil. La humanidad debe aceptar este método y simplemente pasar por esos estados, hasta cierto punto, repitiéndolos. Esto no será temible para la humanidad, sencillamente se incluirá en algo que fue preparado de antemano.

Los cabalistas pasan por estos estados y los preparan para la humanidad. En otras palabras, tienen que experimentar todo dentro de sí mismos y luego, ofrecerlo al mundo como un producto terminado.

Pregunta: ¿Habrá nuevas instrucciones para la humanidad o son las mismas?

Respuesta: No. Estas instrucciones son sólo para individuos que tienen el punto en el corazón, los que conquistarán la tierra de Israel directamente.

Deben experimentar todas las cualidades egoístas en su interior y elevarse por encima de ellas. El punto en el corazón del hombre, se demuestra por que aspira a cumplir y a comprender, primero las cualidades del desierto y después las cualidades de la tierra de Israel creadas en él, para que pueda cambiarlas en amor y otorgamiento, logrando así en todos sus deseos, revelar al Creador, la cualidad de otorgamiento y amor,.

Egoístamente, el Creador nos aparece como el regalo más grande. De hecho, es un don que se revela sólo en nuestros esfuerzos por amar y otorgar a nuestro prójimo. Por lo tanto, si nos esforzamos en beneficio de nuestro prójimo, en ese esfuerzo, encontramos al Creador.

Si se piensa sólo en los mandamientos y nos obligamos sólo con ellos, no se necesita nada más; es suficiente y todos los mandamientos están incluidos. En este caso, las otras cualidades egoístas del hombre se corrigen a lo largo del camino.
[213676]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 18/ene/17

Material relacionado:
Entrada a la tierra de Israel: no amenazas, solo instrucciones
Trabajo en la tierra de Israel
El mundo entero es la “tierra de Israel”

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta