Newsmax: “Republicanos y demócratas pueden compartir una carpa sin llamar a la policía¨

El portal más grande Newsmax publicó mi artículo “Republicanos y demócratas pueden compartir una carpa sin llamar a la policía¨

La creación de una Carpa de Empatia en medio del caos que tuvo lugar entre los manifestantes políticos en la Universidad de California en Berkeley la semana pasada parecía una idea pensativa -una zona tranquila donde los manifestantes de ambos lados podrían tener una discusión pacífica, libre de agresiones.

Sin embargo, fracasó miserablemente, cuando un argumento de gritos condujo a una pelea violenta que terminó con la detención de cuatro personas.

Entre las personas detenidas por conducta violenta se encontraba la líder de la escuela, Anita Yvonne Felarca, quien había sido detenida antes por un comportamiento similar. Esto ciertamente nos hace reflexionar sobre las formas violentas en que aquellos que se consideran a sí mismos guardianes de la libertad de expresión eligen operar. Si bien esto es digno de un escrutinio por derecho propio, creo que es más urgente responder: ¿Cómo podemos poner a los republicanos y demócratas en el mismo lugar sin generar violencia, y tal vez incluso producir un entendimiento mutuo?

Comprender la naturaleza humana es clave

Lo primero es lo primero. Tenemos que reconocer la naturaleza humana. No la naturaleza de los republicanos o la naturaleza de los demócratas, sino la naturaleza de cómo todas las personas operan. Somos inherentemente impulsados ​​por nuestro ego, y eso es especialmente evidente cuando se trata de nuestras opiniones políticas.

Nuestro ego lucha con vehemencia para justificarse a sí mismo, hasta el punto de que nos ciega de ver cualquier otra cosa y bloquea nuestra capacidad de entender cualquier opinión que no es similar o de apoyo de la nuestra.

Por lo tanto, es ingenuo pensar que en medio de la olla sofocante de impulsos egoístas de izquierda y derecha, la creación de una carpa mágicamente permita a la gente  superar sus diferencias y encontrar la empatía, incluso temporalmente.

Para producir empatía en la Carpa de Empatía, los participantes necesitan orientación y preparación apropiadas. Necesitan un método de deliberación que pueda producir igualdad en las discusiones y un moderador profesional que no tome partido y cuyo único papel sea mantener una discusión “circular”.

“El círculo”, una plataforma de discusión segura y positiva

Para llevar a cabo una discusión segura y positiva, se recomienda que los participantes se sienten en un círculo, y no sólo porque ayuda a todos a verse y escucharse unos a otros. Este lugar también los coloca a una distancia igual del centro del círculo, que simboliza un lugar común entre ellos, donde cada uno tiene una vista de ave de todas las opiniones en el círculo, sin cancelar las suyas. Sólo esa perspectiva más elevada desde “el centro del círculo” puede lograr la comprensión mutua.

¿Cómo puede crearse un lugar tan común? Es el resultado de una exitosa ronda de discusión. Y el punto de partida es llegar a un acuerdo sobre dos reglas simples, que serán establecidas y mantenidas por el moderador del círculo.

Regla número uno: Igualdad en la discusión. A cada participante se le da la misma cantidad de tiempo para expresarse libremente y con seguridad. Libertad de expresión en su mejor momento. Cada orador toma su turno siguiendo el orden del círculo, por lo que nadie necesita gastar sus energías en la lucha por su tiempo para ser escuchado.

La segunda regla es escuchar cada entrada. Esto significa que cuando alguien habla en el círculo, el papel de los otros participantes es simplemente escuchar. Esto no significa que necesitan estar de acuerdo con lo que escuchan, ni tienen que empezar a pensar como el orador. Más bien, escuchan para entender lo que motiva a los hablantes, lo que aspiran, cuál es su punto de vista.

Un moderador del círculo profesional dejará claro que no hay ningún intento de decidir sobre una visión ganadora, y tampoco queremos desdibujar nuestras diferencias. El círculo anima a abrir los oídos sin cerrar la boca. Esto nos lleva de nuevo a la comprensión de la naturaleza humana – cuando una persona está segura de que tendrá el tiempo para expresarse y que su mensaje será escuchado, también se hace más capaz de escuchar.

La sociedad estadounidense necesita centrarse en la inteligencia colectiva

Estos dos principios simples, la igualdad en la discusión y el escucharse unos a otros, son como oxígeno muy necesario en la sociedad actual. Pero hay más. Estos principios han sido probados empíricamente por los investigadores del MIT para impulsar la inteligencia colectiva de cualquier grupo de personas. Esto significa que si un grupo de personas se enfrenta a un desafío colectivo, su éxito no está determinado por la agudeza o talento de los individuos en el grupo, sino por lo bien que siguen estos principios para llegar a una solución.

La relevancia para las fisuras socio-políticas en Estados Unidos es directa: con cada lado centrado en su rectitud, somos colectivamente incompetentes para encontrar soluciones a desafíos comunes. Tenemos que reconocer la necesidad urgente de fomentar nuestra “inteligencia colectiva” y establecer prácticas eficaces para lograrlo.De lo contrario, lo que hemos visto en Berkeley la semana pasada es sólo el comienzo. Las brechas sociales se ampliarán, la incapacidad para comunicarse se fijará y la violencia se extenderá exponencialmente.

Fomentar una nueva mentalidad social

Seamos sinceros. El cambio que se necesita en Estado Unidos no ocurrirá por una carpa de empatía ocasional, incluso si se lleva a cabo de acuerdo con las directrices anteriores.

Los estadounidenses necesitan experimentar constantemente los beneficios de la deliberación segura y positiva, semana tras semana, círculo tras círculo.

¿Suena lejos de la realidad? Claro que lo sí. Esto se debe a que hemos llegado a aceptar una realidad donde las deliberaciones constructivas y el entendimiento mutuo entre diferentes puntos de vista no se espera que se produzca. En cambio, la violencia es un resultado esperado cuando la gente de puntos de vista en conflicto ocupa el mismo espacio.

Sin embargo, es precisamente este punto muerto y estas disparidades extremas las que llevan a la extrema necesidad de implementar un método de conexión que nos eleva por encima de nuestras diferencias y nos permite encontrar el “centro del círculo”.

Mi experiencia ha demostrado que este método se puede aplicar a todos los tipos de personas y en todos los entornos. Esto es porque se basa en nuestro cableado natural para la conexión humana. No se trata de usar palabras bonitas y ser cortés el uno con el otro y no tiene nada que ver con la ética.

Más bien, tenemos que desenterrar la fuente natural de sabiduría, resiliencia y eficiencia que existe en la conexión correcta entre las personas. De hecho, es un recurso natural para la prosperidad en todos los aspectos de la vida humana.

Pero por lo menos, puede prevenir la violencia. Incluso por esta sola razón, debemos ponerlo en práctica lo antes posible. De lo contrario, hoy es un incendio en Berkeley, mañana es un incendio forestal en todas partes.
[214473]

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta