No hay división en la espiritualidad

La Torá, Deuteronomio 29:28: Las cosas ocultas pertenecen al Señor, nuestro Dios, pero las reveladas nos pertenecen a nosotros y a nuestros hijos para siempre, para cumplir todas las palabras de esta Torá.

Esta no es una traducción correcta de la Torá. Lo que significa, que lo oculto es del Creador y lo revelado, hasta el tercer o cuarto grado, es de nosotros.

Porque si lo revelamos por nosotros mismos, entonces sucede hacia todo el sistema de las diez Sefirot o hasta el tercer o cuarto grado, lo cual es en los Kelim (vasijas) de otorgamiento—Galgalta ve Eynaim, o incluso AJaP.

Aquello que es revelado por el Creador se nos revela en nuestros esfuerzos. Por otro lado, experimentamos fracaso. Si no trabajas correctamente, dejarás un sendero similar detrás de tI al tercer y cuarto grado. Está establecido claramente: “La culpa de los padres recae en sus hijos hasta la tercera o cuarta generación”.  

Pregunta: ¿Resulta que mi próximo grado espiritual está comprometido?

Respuesta: Tu próximo grado depende de tI. Sin embargo, si está comprometido, se extiende hasta el final y lo debes reconstruir. Es imposible que solo una parte esté dañada. Como se dice: “No hay división en la espiritualidad”.
[213178]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno”, 11/ene/17

Material relacionado:
La espiritualidad no está dividida en partes
Rendición, división, mitigación
En la espiritualidad todos somos iguales

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta