The Times of Israel : “¿Quién más desea tener un nuevo motivo para celebrar Simjat Torá?”

The Times of Israel publicó mi nuevo artículo “¿Quién más desea tener un nuevo motivo para celebrar Simjat Torá?”

Simchat Torá marca la conclusión del ciclo de fiestas de Tishrei con una celebración de júbilo en la Torá.  

¿Cual es el significado más profundo de la celebración y júbilo que esta festividad representa? ¿por qué hay tal ambiente de júbilo? ¿cuál es la raíz de este júbilo?

Para entender el significado más profundo de Simjat Torá, debemos  entender primero cuál es el significado más profundo de la misma Torá.

¿Qué es la Torá?

La Torá es la “Luz que reforma” [Midrash Rabah, Eija, “Introducción, párrafo 2]. El término  “Luz” no se refiere a la noción física de la luz, como la luz del sol o de una vela ni significa la luz emocional a la que nos referimos cuando resolvemos alguna situación, por ejemplo, cuando decimos que vemos “la luz al final del túnel”.

Al contrario, “Luz de la Torá” se refiere a la energía creativa que da vida, la que surge en cada detalle de la naturaleza. Luz es una energía que da vida, la Luz que crea, sostiene y desarrolla: la Luz que sostiene la forma de todos los objetos y vitaliza el crecimiento, movimiento y desarrollo de los organismos vivos.

Luz es el deseo de dar y su creación, —incluídos nosotros, todo lo que existe en el planeta en que vivimos y en todo el universo— es el deseo de recibir.

La alegría que sentimos durante Simjat Torá simboliza nuestro descubrimiento de esta Luz, es decir, el alcance de esta cualidad de otorgamiento por encima de nuestro deseo innato de recibir. Un alcance de la sensación de una realidad mucho más extensa que la que sentimos cuando solo recibimos.

¿Qué “reforma” la Torá?

Ya que hemos establecido que la Torá es la Luz, ¿qué significa que esta Luz “reforma”? ¿qué reforma y cómo reforma?

A pesar de que somos el deseo de recibir, completamente opuesto a la cualidad otorgante de la Luz, no sentimos toda la intensidad de esta oposición, de su “mal” (“la inclinación del corazón del hombre es mala desde su juventud” [Génesis, 8:21]).

Lo que sí sentimos es que nos desarrollamos lentamente durante mucho tiempo y que mientras más nos desarrollamos, más problemas y dolores surgen. El propósito de las crisis en todos los campos de la vida que vivimos hoy, es hacer que busquemos entender por qué ocurren y cómo pueden ser resueltas. Es más, la situación global interdependiente nos muestra que mientras más nos desarrollamos, sin resolver los muchos asuntos que nos presionan, estamos destinados a tropezar con brechas más y más grandes.

Estas crecientes crisis tienen el objetivo de ayudarnos a descubrir nuestra naturaleza —el deseo de recibir placer sólo para nuestro beneficio— como la causa de nuestros problemas y que necesitamos aprender cómo redireccionar nuestros deseos para solucionar estos problemas desde su raíz. Como está escrito, “He creado la inclinación al mal” y “he creado para ella la Torá como condimento” [Babylonian Talmud, Masejet Kidushin, 30b] porque “la Luz en ella reforma” [Midrash Rabah, Eija, “Introducción,” Párrafo 2.]. En otras palabras, nuestros deseos egoístas fueron creados con un mecanismo para redireccionarlos hacia una forma de otorgamiento (“la Torá”) y al hacerlo, corregir (“reformar”), sumando satisfacción y placer adicionales a nuestra vida  (“condimento”).

Cómo redireccionar nuestros deseos y sentir una realidad completamente nueva

Al acceder a la Luz de la Torá, adquirimos la habilidad de relacionarnos con otros y con la naturaleza en su totalidad por medio de su cualidad de otorgamiento. Y sentimos una realidad más avanzada y armoniosa, en equilibrio con la energía otorgante de la naturaleza. La pregunta es: ¿Cómo? ¿cómo podemos trabajar con esta Luz? ¿cómo invitarla a nuestra visa, dejar que nos afecte y permitirle causar cambios positivos?

La respuesta está en la sociedad. Cuando nos encontramos con personas que también desean mejorar su vida y ejercer una influencia positiva en el mundo, literalmente podemos “entrenarnos” con la Torá para otorgar, como lo hace la Luz. Al hacerlo, establecemos la base de una sociedad capaz de cambiar la actual dirección caótica en la que se encuentra el mundo, por una positiva y armoniosa.

La creación de tal sociedad de “otorgamiento” es enfatizada en los principios de la Torá, donde está escrito, “amarás a tu prójimo como a tí mismo”, “aquello que odias, no se lo hagas a los demás” y convertirnos en una sociedad conectada “como un hombre con un corazón”. Estos dichos no son moralejas, sino herramientas prácticas para que los que las siguen logren alcanzar la cualidad de otorgamiento y establecer las bases de una sociedad armoniosa, en equilibrio con la naturaleza.

A pesar de que estamos lejos de la verdadera Simjat Torá, en este momento, este es un buen motivo para celebrar el júbilo y la alegría de esta fiesta.

En su raíz, el ciclo de fiestas de Tishrei expres nuestro cambio de una sociedad egoísta y dividida a una conectada, altruista y en balance con la cualidad otorgante de la naturaleza. El día final de la fiesta, Simjat Torá, celebra el resultado favorable de este cambio.

A pesar de que la base de Simjat Torá está lejos de la dirección en la que va nuestra sociedad, es una oportunidad para que pensemos dónde nos encontramos como individuos y como sociedad, en relación a este estado armonioso. Podemos alegrarnos al reconocer la verdadera causa de nuestros problemas —nuestra naturaleza egoísta— y que tenemos los medios a nuestro alcance para cambiar la dirección de esta naturaleza hacia una dirección positiva. Ese ya es un paso mayor hacia la reforma de la cual habla la Torá.

Por lo tanto, tenemos un muy buen motivo para estar felices en esta Simjat Torá. Usemos esta oportunidad para considerar cómo podemos entrenarnos en la cualidad de otorgamiento, amor y conexión entre nosotros y mostrar que realmente hay una alternativa positiva a la creciente división, luchas y conflictos alrededor del mundo.

¡Felices fiestas a todos!
[215139]

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: