entradas en '' categoría

Ciencias terrenales y libertad de elección

Pregunta: Es posible probarle a una persona que es esclava de sus propias ilusiones?

Respuesta: Si una persona está en sus ilusiones, no debe ser tocada. No es que sea imposible mostrarle prueba de nada—¡no está permitido! No debes ir con una persona y decirle: “Eres esclavo, eres prisionero.”

El se siente bien. No tienes ningún derecho de molestarle. Pero si se acerca a tí y dice, “Ya no puedo más, no puedo respirar…,” entonces es una historia diferente.

Pregunta: Si se pudiera dar un curso sobre libertad de elección a escuelas o universidades, ¿podríamos darles pruebas a los estudiantes con estudios científicos?

Respuesta: Solo de forma muy limitada, dependiendo del nivel de desarrollo de la sociedad, pero no más: no saques a la gente del estado en que se encuentra.

La ciencia de la Cabalá habla de la vida del hombre en este mundo, de cómo es controlado por deseos que evolucionan constantemente, etc. Desde este punto de vista puedes explicarlo todo. Es completamente racional, realista, correcto, científico y aquí no puede haber absolutamente ninguna contradicción ni objeciones de la sociedad científica u ordinaria.

Pero al momento que empiezas a hablar de tener que elevarse por encima del egoísmo, los problemas comienzan ¿qué significa: por encima del ego? ¿como si me controlara? Yo no lo veo así; no lo siento. Y si está en control y al mismo tiempo ocurre que es nuestra naturaleza, aparte de la cual nada existe, entonces, ¿cómo podemos desligarnos de ella?

Observación: Hace varios años, los científicos condujeron un experimento. Conectaron electrodos al cerebro de los participantes e hicieron preguntas que el sujeto tenía que responder con un “sí” o “no” apretando el botón correspondiente. Se demostró que la respuesta fué formulada en el cerebro cinco o seis segundos antes de que tuviera conciencia la persona y que apretara el botón.

Respuesta: Naturalmente. Un impulso y una orden aparecen en el cerebro y sólo después el dedo presiona el botón por medio de un control estrictamente mecánico. El implemento usado en el estudio pudo medir cuándo apareció el impulso en el cerebro.

Pregunta: Eso significa que el deseo aparece entre cinco o seis segundos antes de que yo siquiera lo sepa. Esto prueba que el individuo no tiene libre albedrío, ¿vale la pena invertir en este tipo de investigaciones solo para dar pruebas de que las decisiones le son dadas?

Respuesta: ¡Nadie toma decisiones! Ocurren de forma natural en nuestro cuerpo, ¿quieres decir que las órdenes de mayor nivel son transmitidas al cerebro de la persona, se desarrollan en ella y luego las lleva a cabo?  Eso es verdad ¿y qué? ¡Todo está en la naturaleza!

Pregunta: Pero este tipo de investigación pudiera empujar a la humanidad a estar consciente de que no hay ningún libre albedrío y a buscar esta libertad ¿o no? Usted es un hombre de ciencia; ¿no piensa que la ciencia llegará a revelar la verdad sobre el libre albedrío?

Respuesta: La ciencia no puede probarlo.Ya ha fracasado y ahora se encuentra en estado de crisis. Los mismos científicos lo reconocen. Después de todo, la ciencia sólo puede usar lo que posee el individuo egoísta que creó esa ciencia. Y nada más. La ciencia existe solo dentro del sistema del conocimiento humano, el sistema de la naturaleza humana. Los científicos simplemente calculan algoritmos de sus propias tendencias egoístas,  los cuales luego aplican al mundo a su alrededor. Nada más.

Si tuviéramos una naturaleza diferente, tuviéramos ciencias distintas. Física e incluso matemáticas serían diferentes. Veríamos el mundo de forma diferente. En física, química, y biología no hay nada objetivo. Todo es solamente relativo al individuo.

¿Por qué fué la teoría de Einstein tan revolucionaria? Porque dijo que todo depende del observador. Y ¿dónde está el observador? Primero, traigámoslo a su estado original y luego, desde este estado veremos lo que realmente existe en este mundo. Después de todo, el estado inicial es una elevación por encima del ego al nivel del cero. Esta es la restricción (Tzimtzum) desde la cual, de acuerdo a Cabalá, comenzamos nuestro estudio del mundo.
[216109]
De la lección de Cabalá en ruso 7/feb/17

Material relacionado:
¿Quien cree en la libertad de elección?
No existe tal cosa como el libre albedrío
¿Donde inicia el libre albedrío?

Historia mundial a la Luz de Cabalá, parte 3

Pregunta: ¿Qué es historia, si se puede cambiar el pasado?

Respuesta: No cambiamos nada ni pasado ni presente ni futuro. Simplemente vemos todos los estados por los que debemos pasar y nos cambiamos a nosotros mismos. Y nos parece que suceden cambios en el mundo y en lo demás. ¡Pero somos los únicos que cambiamos!

Veo lo que se reproduce frente a mí como una película y dependiendo de mi estado interno, lo veo completamente diferente.

En otras palabras, estoy en un estado en el que veo a mi alrededor y me parece que veo el mundo.

En realidad, en lugar del mundo, es la Luz superior simple.

Lo que observo en el fondo de la Luz superior, en realidad lo veo dentro de mí. Todas las imágenes que parezco observar en el exterior se forman dentro de mi cerebro.

Cada uno tiene su propia imagen dependiendo de su estado. Es decir, todos los parámetros están establecidos dentro de mí: Reshimot (información espiritual) y toda la información posibles. De acuerdo con mi desarrollo, represento todas estas imágenes en mí, dentro del marco del mundo superior.

Entonces, ¿qué pasa en realidad?

Por un lado, tengo malos deseos. Por otro, está la Luz, las buenas cualidades. Y en medio se encuentra el llamado mundo, donde existo y parece que percibo sus imágenes y donde se encuentran mis intenciones.

Por lo tanto, el mundo no tiene forma. Todo está representado dentro de nosotros. Además, todo lo que se representa dentro de cada uno, sólo está dentro de mí. Puedo decir: “Tú no existes, sólo existes en mi percepción interna”.
[215753]
De la lección de Cabalá en ruso 16/jul/17

Material relacionado:
La dinámica del desarrollo de la humanidad
Historia mundial a la luz de la cabala, parte 1
La dinámica del desarrollo de la humanidad

El camino del caos a la armonía, parte 2

Pregunta: La Torá nos habla de que al principio había oscuridad y caos, a partir de lo cual más tarde fue creada la vida ¿cómo puede surgir la armonía del caos?

Respuesta: Todo esto es dicho sólo en relación al hombre. E incluso si parece como si estuviéramos hablando de periodos de evolución que ostensiblemente tuvieron lugar antes de la aparición del hombre, es equivocado. La evolución tiene sentido sólo con la inclusión del individuo que comienza a usar el mundo entero y todos los cambios ocurren sólo con respecto a él.

Sólo después de la creación de la conciencia y con respecto a ello, podemos hablar de la creación del mundo, del universo, del planeta Tierra, de todos los sistemas y de la humanidad. Antes de la aparición del hombre, parecía no haber nada. Y cuando hablamos de oscuridad y caos, también existen sólo en relación al hombre porque su consciencia está distorsionada, es decir, opuesta al sistema ideal en el que existimos.

La persona no entiende ni siente este sistema, es decir, no lo percibe ni en la mente ni en el corazón. Ve la realidad proyectada por sus deficientes cualidades, contra el fondo de un mundo inmutable y perfecto.

No ve el mundo superior espiritual ni el sistema ideal, sino que se ve a sí mismo con respecto a este sistema; es decir, ve la diferencia entre uno y otro, entre las cualidades del hombre y las cualidades de la naturaleza. Por lo tanto, le parece que el mundo es oscuro y desordenado.

La naturaleza exhibe otorgamiento, amor, conexión, completar al otro, mientras que las cualidades del hombre son todo lo opuesto: recibir, desordenar e inhabilidad para conectarse con otros y complementarlos. Cada uno actúa guiado por su propio beneficio en detrimento de otros y por lo tanto, ve desorden en el mundo.

Desorden es una cualidad que surge de la naturaleza del hombre, de su egoísmo.

Después de todo, si cada uno piensa sólo en sí y es guiado por su propio beneficio, sin tomar a otros en cuenta, detiene todo el sistema, como un engrane defectuoso.

En lugar de conectarse con el resto y girar juntos como en una maquinaria de reloj, cada uno gira en su propia dirección, como le place. Como resultado, nos resistimos, rompemos nuestra maquinaria y todo el mecanismo casi fracasa al funcionar.

Existe otro sistema que castiga y corrige, que nos muestra lo mal que nos sentimos a causa de la actitud egoísta. Por lo tanto, a causa de la desesperación, comenzamos poco a poco a tomarnos en cuenta entre nosotros. Aun cuando esas consideraciones mutuas son también egoístas, porque lo principal para mí es mi propio bien, tomo a los demás en cuenta cuando es necesario. Resulta, que de alguna manera nos las arreglamos para existir pero nuestra vida está llena de sufrimiento y caos. El caos y el desorden en nuestra vida son resultado de que todos son controlados por el poder de su propio egoísmo y que sólo piensan en su propio bien, en lugar de, en el beneficio del sistema común. Esta es la razón principal del desorden que se manifiesta en todas la áreas de nuestra vida.
[215573]
De Kabtv “Una vida nueva” 24/oct/16

Material relacionado:
Una vida nueva 912, del caos a la armonía
En el camino del caos a la armonía
Congreso de Vilnius del caos a la armonia, primer dia 3/Nov/17

Mis pensamientos en Twitter, 16/nov/17

Aproximadamente la mitad de los millenials estadounidenses están hartos del capitalismo y preferirían vivir en un país socialista ¿por qué? Piensan en la explotación de deudas estudiantiles, altas rentas, salarios estancados e inseguridad laboral. #millenials #socialismo @newsmax

De Twitter, 16/nov/17

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter 11/Nov/17
Mis pensamientos en Twitter 12/Nov/17
Mis pensamientos en Twitter 09/Nov/17

Lección diaria de Cabalá – 17/nov/17

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Preparación para el Congreso en Arava 2017
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Preparación para el Congreso en Arava 2017
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora