El camino del caos a la armonía, parte 2

Pregunta: La Torá nos habla de que al principio había oscuridad y caos, a partir de lo cual más tarde fue creada la vida ¿cómo puede surgir la armonía del caos?

Respuesta: Todo esto es dicho sólo en relación al hombre. E incluso si parece como si estuviéramos hablando de periodos de evolución que ostensiblemente tuvieron lugar antes de la aparición del hombre, es equivocado. La evolución tiene sentido sólo con la inclusión del individuo que comienza a usar el mundo entero y todos los cambios ocurren sólo con respecto a él.

Sólo después de la creación de la conciencia y con respecto a ello, podemos hablar de la creación del mundo, del universo, del planeta Tierra, de todos los sistemas y de la humanidad. Antes de la aparición del hombre, parecía no haber nada. Y cuando hablamos de oscuridad y caos, también existen sólo en relación al hombre porque su consciencia está distorsionada, es decir, opuesta al sistema ideal en el que existimos.

La persona no entiende ni siente este sistema, es decir, no lo percibe ni en la mente ni en el corazón. Ve la realidad proyectada por sus deficientes cualidades, contra el fondo de un mundo inmutable y perfecto.

No ve el mundo superior espiritual ni el sistema ideal, sino que se ve a sí mismo con respecto a este sistema; es decir, ve la diferencia entre uno y otro, entre las cualidades del hombre y las cualidades de la naturaleza. Por lo tanto, le parece que el mundo es oscuro y desordenado.

La naturaleza exhibe otorgamiento, amor, conexión, completar al otro, mientras que las cualidades del hombre son todo lo opuesto: recibir, desordenar e inhabilidad para conectarse con otros y complementarlos. Cada uno actúa guiado por su propio beneficio en detrimento de otros y por lo tanto, ve desorden en el mundo.

Desorden es una cualidad que surge de la naturaleza del hombre, de su egoísmo.

Después de todo, si cada uno piensa sólo en sí y es guiado por su propio beneficio, sin tomar a otros en cuenta, detiene todo el sistema, como un engrane defectuoso.

En lugar de conectarse con el resto y girar juntos como en una maquinaria de reloj, cada uno gira en su propia dirección, como le place. Como resultado, nos resistimos, rompemos nuestra maquinaria y todo el mecanismo casi fracasa al funcionar.

Existe otro sistema que castiga y corrige, que nos muestra lo mal que nos sentimos a causa de la actitud egoísta. Por lo tanto, a causa de la desesperación, comenzamos poco a poco a tomarnos en cuenta entre nosotros. Aun cuando esas consideraciones mutuas son también egoístas, porque lo principal para mí es mi propio bien, tomo a los demás en cuenta cuando es necesario. Resulta, que de alguna manera nos las arreglamos para existir pero nuestra vida está llena de sufrimiento y caos. El caos y el desorden en nuestra vida son resultado de que todos son controlados por el poder de su propio egoísmo y que sólo piensan en su propio bien, en lugar de, en el beneficio del sistema común. Esta es la razón principal del desorden que se manifiesta en todas la áreas de nuestra vida.
[215573]
De Kabtv “Una vida nueva” 24/oct/16

Material relacionado:
Una vida nueva 912, del caos a la armonía
En el camino del caos a la armonía
Congreso de Vilnius del caos a la armonia, primer dia 3/Nov/17

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta