“Los alimentó con los frutos maduros de los campos…”

Torá, Deuteronomio 32:13 – 32:14: Los hizo cabalgar sobre las alturas de la Tierra y los alimentó con los frutos maduros de los campos. También les dio de beber miel de la roca y aceite de la dura piedra, crema de vaca y leche del rebaño, las mejores partes de los corderos de engorde, carneros del Bashan y chivos, con lo más seleccionado del trigo. Y beberás vino de excelente bouquet.

Aquí está escrito sobre cómo la cualidad de otorgamiento y amor debe ser repuesta a expensas de Maljut y Biná, es decir, la conexión de estas dos propiedades en el hombre. La cualidad de la tierra, que nutre todo, viene de la cualidad de Maljut. Pero por otra parte, ocurre por causa de la calidad de Biná, que conecta con Maljut. Esto también comprende las cualidades previas de la naturaleza inanimada, vegetal y animal que elevan el alma humana.

El alma acumula los niveles inanimado, vegetal y animal de la naturaleza en sí misma y de esta manera los conecta en sí, sumando a esto la conexión con el Creador. De otra forma, estos niveles no existirían. Existen solamente porque el hombre y la humanidad están pre-programados. Por lo tanto, todo se alimenta de esto.

Observación: Sólo por causa de ésto comienza el paraíso: “los alimentó con los frutos maduros de los campos. También les dio de beber miel …“

Respuesta: En general, los hijos de Israel comieron maná.

Si no hubiera sido por la Luz superior y el maná que descendió con ella, no hubieran tenido nada. Por supuesto, uno puede decir: “Pero ellos cosecharon algo del desierto, tenían vacas, ovejas y corderos ¿no hicieron nada?” No, ellos acturaron.

La jornada de los hijos de Israel en el desierto no fue un movimiento constante. Se detenían y se quedaban en un mismo lugar por varios años. Y luego seguían como lo indicó el Creador. De hecho, se puede llegar de Egipto a Jerusalén en una semana. ¡¿Y esta transición duró cuarenta años?! La razón es que se quedaban en un mismo lugar por años. Es decir, no son alegorías, sino la forma correcta en Cábala. Todas las transiciones son elevaciones de nivel a nivel. Y en cada nivel se sumaba más egoísmo. Es decir, viajaban más distancia en el desierto. Al sobreponerse a su egoísmo, dieron a luz, se desarrollaron, multiplicaron sus animales, etc.

Desde arriba recibieron maná, es decir, sólo la fuerza superior de Bina, que tenía que ser usada y con su ayuda extrajeron de la naturaleza inanimada, vegetal y animal las cualidades que se convertirían en semejantes al Creador.
[215353]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno” 30/ene/17

Material relacionado:
El rompimiento de los deseos egoístas
Ley de la línea media
¿Cómo ver la verdad?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: