¿Por qué nos castiga la naturaleza? parte 4

Pregunta: ¿Cómo pueden las relaciones entre las personas, afectar un volcán o un terremoto? ¿Puede un océano encontrar que las personas en su costa han empezado a tratarse mejor entre sí y entonces calmarse?

Respuesta: Todos nosotros: naturaleza inanimada, plantas, animales y humanos, pertenecemos a un solo sistema. Los tsunamis y huracanes son despertados por las mismas fuerzas que están controladas por nuestros pensamientos y sentimientos. Es solo que nuestra mente y sentimientos están en un grado más alto que la fuerza que causa los huracanes. Un huracán es fuerte en cantidad y el hombre —en calidad.

Si mejoramos nuestras relaciones en el grado humano “diez gramos”, acercándonos más uno a otro, entonces, así, debilitamos el huracán al grado más bajo, no diez gramos, sino en diez mil millones de veces. No causará ningún daño.

Después de todo, este es un solo sistema, un nivel por encima de otro. Nosotros, al nivel humano, estamos en el nivel cualitativo y el huracán, en el nivel inanimado, es un nivel cuantitativo. Su fuerza es en cantidad y la nuestra en calidad, por lo tanto, el pensamiento humano puede iniciar y detener huracanes. Sin embargo, hasta ahora, solo los iniciamos.  

Pregunta: ¿Pueden 100 mil personas paradas a la orilla, con la fuerza de un pensamiento, detener un huracán que se aproxima?

Respuesta: No. Primero, no necesitan pararse a la orilla del océano para esto. Lo principal es que debemos llegar a la conexión y la unidad entre nosotros y equilibrar las fuerzas del mal que tenemos con las fuerzas buenas. Luego, en todos los grados —inanimado, vegetal y animal, que están por debajo de nosotros —el balance se restablecerá.

Pregunta: ¿Significa que la amenaza no viene de un océano en tormenta ni de la tierra que tiembla bajo nosotros ni de un volcán en erupción? ¿debemos dirigirles la fuerza de nuestros pensamientos?

Respuesta: ¡Para nada!! Debemos poner atención solo a nosotros mismos, en corregir nuestra actitud hacia los demás. Por más que esto parezca fantástico, irreal o no científico, funciona exactamente así.  

Debemos aprender a controlar nuestros pensamientos, deseos e intenciones. Al fin, si no lo hacemos, automáticamente pasan al lado egoísta, en busca de beneficio propio y de dañar a los demás.

Pregunta: ¿Cómo será la persona corregida del futuro?

Respuesta: La persona corregida del futuro aprenderá la habilidad de mantener equilibrio ideal con los demás, para no estar por encima de nadie y que nadie esté por encima de ella, pero todos serán amigos, conectados con buenas relaciones. Gracias a esto, toda la naturaleza llegará al balance y esto será llamado el Jardín del Edén, el paraíso.   

Pregunta: ¿Qué le preocupará a la gente cuando despierten por la mañana en dicho Jardín del Edén?

Respuesta: Está escrito que “el mundo actúa de acuerdo a sus leyes fijas” y en la vida, todo será lo mismo. Pero la persona cuidará del equilibrio entre sí y la naturaleza, incluyendo a la humanidad.

Pregunta: ¿Será una buena vida o será muy aburrida?

Respuesta: No se preocupen, tendrán experiencias, no desde los problemas, sino desde cosas placenteras. En lugar de preocuparse por llamar a la policía, al doctor o a la escuela, respecto a sus hijos, serán tocados por una buena actitud ante ustedes.
[215858]
De Kabtv “Una vida nueva” 10/oct/17

Material relacionado:
¿Por qué la naturaleza nos castiga? parte 1
¿Por qué la naturaleza nos castiga? parte 2
Una vida nueva #911 – Equilibrio entre las personas y la naturaleza

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta