Para ver desde un extremo del mundo hasta el otro

Los grados inanimado, vegetal, animal y humano de la espiritualidad significan la medida de nuestra participación en el sistema de la realidad. En el nivel inanimado, revelo este sistema pasivamente, estoy bajo el control total de la fuerza superior.

Soy como embrión en el útero de su madre, cuyo único trabajo consiste en anularme totalmente. Este es el trabajo en el nivel inanimado: en la medida en que me anulo a mí mismo, revelo al superior.

En el grado vegetal, mantengo el nivel inanimado porque todo surge de él, pero realizo acciones especiales que me permiten revelar más profundamente al superior. Es decir, me convierto en una planta.

Sin embargo, mi crecimiento es de acuerdo con el superior: es cualquier cambio que descubro en Él, también cambio de la misma manera. Siempre mantengo similitud con Él, es decir, adhesión, como una planta que se extiende constantemente hacia la luz, hacia el sol.

Más tarde veremos que todo el mundo: la naturaleza inanimada, plantas, animales y humanos, todos, aparte de los cabalistas, repiten obedientemente todos los movimientos del Creador, es decir, existen en adhesión con la fuerza superior. Sin embargo, el cabalista debe alcanzar conscientemente la adhesión con el Creador.

En el nivel inanimado de la espiritualidad, sólo podemos conectarnos mediante nuestra anulación. Al anularme a mí mismo, puedo entrar en el otro y no sentirme en él, pero la comunicación entre nosotros también es imposible. Una conexión surge entre nosotros, que aún no tiene ninguna consecuencia. Sin embargo, simplemente nos da la base para formas posteriores de comunicación.

Cuando nos conectamos mutuamente de manera inanimada, al anularnos uno al otro, logramos contacto con el Creador, aunque  todavía no lo sentimos.

Existe una sensación común de que estamos bajo el control de algún tipo de poder, dirección, pero no más que eso. Aunque esto ya es un estado espiritual, la Luz general de Nefesh, hay una percepción y comprensión muy limitada —sólo un sentimiento de que estás en el ambiente espiritual. Sin embargo, ya hay contacto con la fuerza superior.

La anulación de la persona ante el Creador se llama “santa quietud”, un estado inanimado de santidad. Se queda completamente muda, aceptando todo lo que hace el superior. Por lo tanto, siente que existe dentro del superior como un embrión en el útero de su madre que “ve de un extremo del mundo al otro, una vela arde por encima de su cabeza y se le enseña toda la Torá“. Esto es porque se ha anulado por completo en su grado.
[220414]
De la 3ª parte de la lección diaria de Cabalá, 11/ene/18, Escritos de Baal HaSulam, “Introducción a El libro del Zohar”

Material relacionado:
Cómo crece el embrión espiritual
La ley de la adhesión con el Creador: 1 + 1= 1
El significado de fusionarnos con el Creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: