Período latente en el trabajo espiritual

Hay un cierto ‘período latente’ en el trabajo espiritual, cuando la persona no ve que avanza ni que hace algo. Similar a una mujer embarazada que aún no muestra signos de que hay una nueva vida creciendo dentro de ella.

Esto es porque las acciones espirituales caen dentro de la fuerza de otorgamiento, pero la persona aún no posee esta cualidad y no puede percibir acciones espirituales. Si hay un cabalista cerca, entonces, con ayuda de su fuerza de otorgamiento, podrá ver lo que le sucede y lo que le espera, pero sola no puede hacerlo.

A veces no puede detectar ningún cambio interno; aunque la preparación está en marcha y se producen cambios muy importantes, están por debajo de su umbral de sensibilidad. Pues en esa etapa, aún no tiene intención de otorgar.

Por lo tanto, la persona nunca puede ver su siguiente grado; sólo es perceptible para el cabalista a su lado. Como los padres que saben que sus hijos crecerán en uno o dos años, pero los propios niños no lo comprenden.

Todo este ocultamiento es a propósito para darnos oportunidad de desarrollar el Kli (vasija) de otorgamiento. Si conociéramos el siguiente grado, no podríamos trabajar en otorgamiento.

Es una bendición que haya sucedido la ruptura y la ocultación, pues así podemos desarrollar el Kli de otorgamiento, fe. ¡No quiero ver ni saber! Incluso el ver y el saber que se revelará más tarde, la habilidad de ver toda la creación de principio a fin, no la acepto en los mismos Kelim (vasijas). No quiero obtener respuestas, quiero otorgar por encima de ellas.
[220935]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 25/ene/18, Escritos de Baal HaSulam, Carta 56

Material relacionado:
El latente período de maduración espiritual
¿Dónde están los resultados?
Una acción sin intención

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: