La gran migración de las naciones

Pregunta: Enormes multitudes se están reubicando geográfica y socialmente. El número de migrantes internacionales en 2017 llegó a 258 millones: más de 100 millones que en 1990. Hoy, cuando tecnológica y económicamente el mundo se ha convertido en una “aldea global”, este fenómeno se está convirtiendo en una especie de amenaza ¿qué pasará? (Reuters)

Respuesta: Nos es difícil ver un sistema en un interminable “movimiento browniano” de inmigrantes internacionales. Encontramos explicaciones políticas, económicas, ideológicas y conspirativas.

Sin embargo, la verdadera causa yace en la base misma de la existencia humana. Sus consecuencias a veces nos parecen caóticas e impredecibles, pero en realidad, todo es muy rígidamente determinado, no hay coincidencias.

Las “coincidencias” en el mundo están controladas por la ley general de la naturaleza según la cual, los deseos rotos previamente destrozados deben unirse en armonía. Sin embargo, deben reunirse de forma consciente, por su propia voluntad.

Al entremezclar a la humanidad, la historia nos sitúa ante una nueva etapa de desarrollo y nos exige equilibrio con la naturaleza ¿podremos hacerlo? Sí, si nos fusionamos, pero nuestra interconexión aún no es fija. Está lejos de ser armoniosa.

La humanidad está formada por una multitud de partes aisladas, extrañas y opuestas, que continuamente se ignoran, desprecian y odian. A veces los conflictos conducen al derramamiento de sangre y a veces, se esconden detrás de sonrisas y lemas falsos.

Pero la esencia es una: incluso en comunidades aparentemente exitosas, internamente somos extraños unos a otros. Bajo clichés cultos y civilizados arde el mismo ego, aplacado hasta cierto punto aunque no conquistado. Y no importa cuánto lo nutramos, siempre quiere más.

Como resultado, millones de inmigrantes de otras culturas, no pueden asimilarse totalmente en nuevos lugares: no encajan ni se integran, siguen siendo extranjeros, trabajadores invitados o desempleados; crean sus propios enclaves, islas, puntos focales o territorios completos de anarquía.

La mezcla global es similar a un barril de pólvora: empuja varias partes, intensifica la presión y por sí misma no da una solución fundamental a nuestro problema común.

¿Qué hacer? La gran migración del siglo XXI debe ir acompañada de una educación adecuada. Es imposible ir simplemente a un nuevo mundo; necesitamos comprenderlo, aceptarlo y absorberlo. Necesitamos aprender a vivir juntos. Eso es el ascenso al siguiente grado.

Con el tiempo, las olas de inmigrantes crecerán y la sociedad moderna no está preparada para tal agitación. La gente aún no aprende a interactuar correctamente, a arreglar sus relaciones; aún no entendemos que por sí mismas, las fronteras abiertas no garantizan el éxito.

Eso tiene sentido, ya que los responsables del método de la buena conexión, aún están “durmiendo”. La nación judía, los patriarcas de la humanidad que una vez proclamaron que la unidad y el amor al prójimo eran el mayor valor, hoy prefieren no darse cuenta ni de su historia ni de su herencia.

Por milenios, los judíos, como ninguna otra nación, han aprendido a ser incluidos en otras sociedades y hacen nidos en nuevos lugares. Simplemente no les causa problema, aunque no tienen idea de dónde consiguieron ese regalo. En consecuencia, lo que es la raíz de los judíos sigue siendo inaccesible para los otros.

Si el mundo se diera cuenta del papel de los judíos en la historia entendería que realmente se les debería exigir, unidad. Dejar que los judíos aprendan de nuevo las leyes de conmutación, integración y otorgamiento mutuo y permitirles usar esas leyes prácticamente y demostrar al mundo entero cómo se hace.

En resumen, los judíos necesitan unirse entre sí, primero que todo. Y eso será ejemplo para los demás. El ejemplo de una sociedad unida, multifacética y consolidada será la solución de los problemas del siglo XXI. Solo así podremos abrir con seguridad las puertas de las naciones y sus corazones y comenzar a vivir juntos de acuerdo con la ley de la naturaleza, como una familia única y fuerte.
[223631]
De Kabtv “Noticias con Michael Laitman” 1/feb/18

Material relacionado:
¿Qué hizo que las personas se dispersaran por todo el globo?
El proceso de la corrección humana ha comenzado
La mutación y corrección de las relaciones humanas mutuas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta