Shavuot

La fiesta de Shavuot no es sólo una fecha del calendario, es un estado espiritual. Por eso todo depende de si alcanzamos o no este estado de entrega de la Torá. Para hacerlo nos debemos unir, conectar mutuamente, convertirnos en un hombre con un solo corazón y estar al pie de la montaña; en otras palabras, debemos entender que se nos dieron condiciones muy importantes bajo las cuales debemos trabajar con mayor diligencia y unidad crecientes.

Sólo mediante un incremento constante de nuestra conexión ascenderemos la montaña cada vez más alto. Ascender significa incrementar continuamente nuestra conexión por encima de todos los problemas, dificultades y disturbios que el Creador pone ante nosotros en el camino, para ayudarnos a conectarnos más y más, y para crear una vasija en la cual la Luz de NaRaNJaY se revele gradualmente.1

La conexión debe ser espiritual. Sin embargo, en este punto el tremendo egoísmo se revela,  la verdadera coraza; y al mismo tiempo, una intención de otorgar. Al grado en que nos unimos unos con otros y con el Creador, convertimos la fuerza del egoísmo de cada persona en una fuerte coraza. En sí, es algo terrible sin una gota de bondad, pero a través de medios unificadores le damos la fuerza de vida, la fuerza de la Luz y se convierte en una coraza contra las fuerzas del mal.

Así es cómo convertimos la fuerza del mal en una fuerza de bien. Estas dos fuerzas yacen una contra la otra. Toda la dureza de la coraza egoísta es nuestra inclinación malvada inicial, por encima de la que construimos una intención de otorgar, otorgar con el fin de otorgar. Nos unimos en mutuo otorgamiento y gracias a esto los egos individuales de cada uno de nosotros se unen y se transforman en una fuerza de resistencia, en una defensa.

Los enemigos nos otorgan con esta coraza nos obligan a volver al Creador, para llegar a la fuerza de unión y por eso, ellos trabajan para nuestro beneficio. Si sabemos cómo utilizar esto correctamente, entonces gracias a ello alcanzaremos la restricción, una pantalla de defensa y Luz reflejada, creando nuestro propio Kli.

La vasija espiritual se construye específicamente sobre la base del tremendo egoísmo que se revela en cada uno de nosotros. Nos unimos por encima de estos deseos egoístas, distantes, separados, que se odian mutuamente. No queremos utilizarlos en esta forma, pero nos unimos a través de los medios de una pantalla, conectando todos estos deseos a una única fuerza superior, al Creador.

Debajo está el pozo con serpientes retorciéndose —nuestro Maljut. No obstante, no usamos este egoísmo en la forma usual, sino sólo con el propósito de otorgar al Creador y así es que nos unimos. Así, por encima de nosotros, aparece una pantalla y todo el veneno de las víboras se convierte en una poción de medicina. Todo depende solamente de cómo se usa.2

De la segunda parte de la lección diaria de Cabalá 14/may/18, lección sobre: “Shavuot

1 Minuto 1:07:35

2 Minuto 1:28:00

Material relacionado:
El Libro del Zohar – Capítulo “La noche de la novia”, Parte II
Shavuot: acerca de dar y recibir
Nueva Vida #979 – Cómo dar y recibir

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta