De la impotencia a implorar al Creador

Hay varios ejercicios para lograr la oración al Creador. Primero, es necesario reconocer que ya realmente tenemos conexión con la fuerza superior y existimos en el campo de su acción.

De lo contrario, somos como niños que en su ingenuidad no sospechan que la madre los observa constantemente y piensan que están solos. El grupo debe darnos constantemente la sensación de que existimos en el campo de fuerza del Creador.

En realidad, el Creador llena el mundo entero, pero esta experiencia nos está oculta. Sin embargo, los amigos, el grupo, pueden darnos esa sensación. Y aunque yo mismo no siento mi dependencia del Creador, no siento su influencia a cada momento, con la que Él asegura mi existencia, me corrige y guía, el grupo puede despertar estas sensaciones dentro de mí.

Debemos mostrarle a nuestro amigo que tiene conexión con el Creador, es lo principal; todo lo demás es sólo un apoyo. Esto nos lleva a la sensación de dependencia de la fuerza superior, al principio egoístamente, para nosotros mismos, para estar mejor. Sin embargo, después empiezo a pensar en que sea mejor para nosotros, porque yo solo no puedo despertar al Creador, solamente en la decena.

Mientras más decenas empiecen a funcionar así, mayor será nuestra fuerza y ​​nuestra oportunidad de despertar la fuerza superior. Sentiremos cómo el Creador se acerca a nosotros. Así, gradualmente, desarrollamos nuestros sentidos; este es el trabajo de nuestra vida, todo nuestro desarrollo espiritual.

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 26/jun/18, clase con el tema “De la impotencia a implorar al Creador”.

Material relacionado:
El Día de la Expiación es un día de alegría
El clamor de la persona que está ahogándose en el pantano
El adaptador entre el Creador y yo

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: