El camino hacia la Luz pasa entre los recto

La diferencia entre el día más triste, amargo y el más dulce y placentero, está en esencia, determinado por nuestra relación hacia las condiciones que se nos presentan. Podemos observar estas condiciones y percibirlas a través de nuestro egoísmo, a través de la inclinación al mal, o podemos percibirlas a través de la cualidad de otorgamiento, a través del bien; en otras palabras, podemos percibir a través de la separación o a través de la unión. La misma Luz que debería haberse revelado dentro de la unidad, se revela dentro de la fragmentación y resulta en efectos trágicos.  

No podemos culpar a la fuerza superior de nuestro sufrimiento, porque todo depende sólo de las vasijas en las cuales recibimos. Lo que desciende a nosotros siempre es lo mismo: la Luz superior, amor bondadoso y misericorde, pero el resultado siempre está determinado por cuánto estamos en equivalencia de forma con esta Luz superior.

En este momento particular, la misma Luz brilla, como la que nos trajo a la destrucción. Sin embargo, eso estaría destinado a llevarnos a la corrección si el pecado del becerro de oro y el rompimiento de las tablas no hubiera ocurrido. Así es como debemos relacionarnos con todo lo que sucede —con el entendimiento de que todo depende de nuestra unión. En nuestra unión podemos recibir la influencia de arriba en su forma correcta, en el Kli correcto.

Si no estamos dispuestos a esto, entonces la gran Luz que debería haber llenado el Kli correcto y llevarnos al gozo, al avance y alcance, nos llevará en su lugar, a la destrucción y al sufrimiento. Todo depende de nosotros.1

El muro no nos protege de afuera, de la infiltración del mal, porque la Luz del Creador es lo único que se revela afuera. El muro nos protege de nosotros mismos, de nuestros deseos egoístas. Un deseo puede ser para o contra la unidad; esto se considera como lo interno y lo externo en la sabiduría de la Cabalá. En esta Luz debemos ver todos estos conceptos como el “pueblo”, el “muro” y los “enemigos” que nos atacan.2

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 1/jul/18, sobre el tema: “El período de ‘Entre los estrechos’”, 

1 Minuto 16:27

2 Minuto 54:07

Material relacionado:
Limpiando la vasija del alma
Un sótano para un hijo amado
¿Debería uno ser sensible al sufrimiento de los otros?

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta